La pandemia confina a la clase política de Suecia y Dinamarca

El primer ministro sueco, Stefan Löfven, ha finalizado su aislamiento tras dar negativo de coronavirus. En el país vecino, 13 de los 20 miembros del Gabinete permanecen en cuarentena tras infectarse el titular de Justicia

El primer ministro sueco, el socialdemócrata Stefan LöfvenJessica GowEFE

El primer ministro sueco, el socialdemócrata Stefan Löfven, y su esposa han concluido hoy su autoconfinamiento tras dar negativo en sendas pruebas de corononavirus, según informó este el martes el Gobierno sueco.

Löfven había decidido aislarse tras conocer que una persona cercana tuvo un contacto con un tercero que posteriormente se confirmó que había contraído la covid-19.

La noticia se dio a conocer dos días después de que el país introdujese una serie de restricciones para controlar la propagación del coronavirus.

El líder socialdemócrata indicó que se había confinado junto a su mujer por “precaución”, pero que ambos “están bien” y no presentan síntomas. La persona cercana se ha realizado un test con resultado también negativo.

“Estamos bien y no tenemos síntomas. De acuerdo con las recomendaciones sanitarias, nos haremos un test lo antes posible”, aseguró en la red social Facebook Löfven, que agregó que seguiría trabajando desde casa.

I dag så vill jag berätta om en sak som jag fick veta i går eftermiddag. En person i min närhet har i sin tur vistats...

Posted by Stefan Löfven on Thursday, November 5, 2020

El primer ministro sueco aprovechó para pedir a todos que sigan las recomendaciones sanitarias para aplanar la curva de contagios, que tras un verano con escasa incidencia, empezó a repuntar a mediados de septiembre y a acelerarse desde mediados de octubre, lo que ha obligado a 13 de las 21 regiones del país nórdico a poner en marcha restricciones más duras para reducir la movilidad y la vida social.

“Tomad nota de las recomendaciones. Escuchadlas. Seguidlas. Quedaos en casa en cuanto os sintáis mal. Lavaos las manos a menudo y de forma concienzuda. Trabajad desde casa si podéis. Cuidad unos de otros”, recomendó Löfven a los ciudadanos suecos, que en esto meses de pandemia han seguido rigurosamente las recomendaciones lanzadas por la Agencia de Salud Pública (FI).

Las nuevas restricciones incluyen límites en la ocupación de cafeterías y restaurantes, así como un máximo de ocho personas por mesa. Las mayores ciudades del país, entre ellas Estocolmo, tienen además una serie de medidas especiales por la mayor concentración de personas.

Löfven advirtió al presentar esta nueva batería de restricciones que la situación en el país es “muy seria” y que Suecia va “en la dirección equivocada”. “Ahora todos los ciudadanos deben asumir su responsabilidad. Sabemos lo peligroso que es”, agregó.

Sin embargo, el líder socialdemócrata no ha sido el único dirigente político sueco que se ha visto obligado a interrumpir su agenda por la pandemia. El líder de la oposición, el conservador Ulf Kristersson, se encuentra en cuarentena después de uno de sus colaboradores diera positivo en coronavirus. Asimismo, la máxima dirigente de los centristas, Annie Lööf, tuvo que recluirse después de que también uno de sus colaboradores fuera infectados. Tanto Kristersson como Lööf han dado negativo en sus correspondientes tests.

Ola de contagios en Borgen

En la vecina Dinamarca, el coronavirus también esta golpeando a la clase política. La Primera ministra, la socialdemócrata Mette Frederikssen, se confinó a finales de la pasada semana después de que su ministro de Justicia, Nick Haekkerup, diese positivo por covid-19. “La primera ministra participó el 30 de octubre en una reunión con el ministro de Justicia. En ella se cumplieron todos los protocolos. La Jefa del Ejecutivo no tiene actualmente síntomas y mantendrá su agenda de trabajo en la medida de lo posible”, indicó el Gobierno danés en un comunicado.

"El virus se ha extendido tanto al Parlamento como al Gobierno. Estoy aislado y me pondrán a prueba. Aunque no tengo síntomas de la enfermedad. Cuídense unos a otros ", escribió Frederiksen en Facebook. Hækkerup dijo en una publicación de Facebook que tenía tos y fiebre, pero que está de buen humor.

Entre los ministros infectados -y por el momento todos asintomáticos- se encuentran los titulares de Empleo, Peter Hummelgaard; Infancia y Educación, Pernille Rosenkrantz-Theil; Educación Superior y Ciencia, Ane Halsboe-Jørgensen, Medio Ambiente, Lea Wermelin; y Agricultura, Mogens Jensen.

Actualmente 13 de los 20 miembros del gabinete danés se encuentran en aislamiento -por haberse contagiado- o en cuarentena, a la espera de los resultados de sus test a raíz de éste y otros contactos con personas infectadas por coronavirus.

Por recomendación médica, este martes la primera ministra ha podido retomar su actividad y asistir a la sesión de control al Gobierno en el “Folketing” (Parlamento) a la que que no pudo acudir hace una semana.

El virus no entiende de colores políticos y ha infectado a ministro y diputados, entre ellos al líder de los conservadores, Søren Pape Poulsen. Sin embargo, el caso más grave afecta al liberal Lars Christian Lilleholt. El ex ministro que ahora ejerce como portavoz parlamentario de su partido ha sido ingresado en el Hospital Universitario de Odense con neumonía tras dar positivo por coronavirus y se le ha dado el tratamiento experimental Remdesivir, confirmó en una publicación en las redes sociales.