¿Es viable la agenda izquierdista de Biden?

El presidente electo ha puesto muy altas las expectativas de su presidencia con decenas de medidas para desmantelar el legado de Trump

Biden evocó a Roosevelt para decir que EEUU experimentará un cambio nunca visto desde el New Deal
Biden evocó a Roosevelt para decir que EEUU experimentará un cambio nunca visto desde el New Deal FOTO: Andrew Harnik AP

Cuando las elecciones estaban muy ajustadas y solo faltaba una semana, Joe Biden se fue a lo grande. Voló a Warm Springs, la ciudad de Georgia cuyas aguas termales una vez dieron consuelo a Franklin Delano Roosevelt frente a la polio, y se comprometió a restaurar el tejido económico y político de Estados Unidos como nunca antes desde el New Deal en los años treinta.

Su llegada al poder esta semana va a poner a prueba su capacidad de gestión. De momento, su equipo está preparando docenas de acciones ejecutivas a partir del miércoles y durante los primeros 10 días de la administración de Biden, así como el inicio de leyes que comenzarán a abrirse camino en el Congreso, centradas en el alivio de la pandemia, inmigración y mucho más.

¿Biden ha prometido más de lo que puede cumplir? No en su opinión. Sugiere que puede lograr incluso más de lo que prometió. Dice que él y su equipo “harán todo lo posible para superar las expectativas que tienen para el país”. Algunos demócratas creen que Biden tiene razón al fijar grandes objetivos en lugar de comenzar con metas más pequeñas para después tener que reducirlas aún más.

“No se le puede decir a una nación que está hambrienta, insegura, en algunos lugares con miedo, y cuya economía se ha estancado que tuvo que reducir la ambición de su gobierno porque tiene un margen estrecho”, dijo el ex gobernador de Massachusetts Deval Patrick, antiguo rival demócrata en las primarias presidenciales de Biden.

Los nuevos presidentes generalmente disfrutan de un período de luna de miel que los ayuda en el Congreso, y las perspectivas de Biden mejoraron con las victorias de los candidatos demócratas de este mes en dos elecciones especiales del Senado de Georgia. Es posible que también lo haya ayudado la reacción pública contra la insurrección armada en el Capitolio de los Estados Unidos por parte de los partidarios de Trump.

Los asesores de Biden han reconocido que tendrán amargas peleas por delante. Un enfoque que tienen en mente es el de consolidar algunas grandes ideas en lo que se conoce como “legislación ómnibus”, de modo que los legisladores que quieren que se aprueben medidas populares deben tragarse también medidas más controvertidas.

Otro enfoque es perseguir metas a través de órdenes ejecutivas. Hacerlo esquiva al Congreso por completo, pero hace que las medidas sean más fáciles de impugnar en los tribunales. Trump hizo un uso notable de las órdenes ejecutivas para algunas de sus acciones más contenciosas, sobre el control fronterizo, el medio ambiente y más, pero los tribunales federales a menudo se interpusieron en el camino.

La principal prioridad de Biden es la aprobación por parte del Congreso de un plan contra el coronavirus de 1,9 billones de dólares para administrar 100 millones de vacunas antes de su centésimo día en el cargo, al tiempo que proporciona pagos directos de 1.400 dólares a los estadounidenses para estimular la economía golpeada por el virus.

Es probable que cualquier pago de este tipo se combine con medidas a las que muchos en el Congreso se oponen, como la propuesta de subir el salario mínimo nacional a 15 dólares la hora, por ejemplo.

Vuelta al acuerdo climática de París

Solo en su primer día en el cargo, Biden prometió extender la pausa en los pagos de préstamos estudiantiles federales, hacer que Estados Unidos se reincorpore al acuerdo climático de París y la Organización Mundial de la Salud y pedir a los estadounidenses que se comprometan a 100 días usando las mascarillas. Planea recurrir a acciones ejecutivas para revocar la prohibición de la administración Trump a los inmigrantes de varios países de mayoría musulmana y eliminar los recortes de impuestos corporativos donde sea posible, mientras duplica los impuestos que pagan las empresas estadounidenses sobre las ganancias extranjeras.

Ese mismo día, Biden se comprometió a crear grupos de trabajo sobre la falta de vivienda y la reunión de padres inmigrantes con niños separados en la frontera entre Estados Unidos y México. Planeará enviar proyectos de ley al Congreso para exigir verificaciones de antecedentes más estrictas para los compradores de armas, eliminar las protecciones de responsabilidad de los fabricantes de armas de fuego y proporcionar un camino hacia la ciudadanía para 11 millones de inmigrantes que llegaron ilegalmente a los Estados Unidos cuando eran niños.

Además, el nuevo presidente quiere relajar inmediatamente los límites a la sindicalización de los trabajadores federales, revertir la relajación de 100 reglas de salud pública y ambientales aprobada por Trump y crear normas para limitar la influencia corporativa en su administración y garantizar la independencia del Departamento de Justicia.

Biden dice que usará la Ley de Producción de Defensa para aumentar los suministros de vacunas y garantizar que la pandemia esté bajo control suficiente después de sus primeros 100 días en el cargo para que la mayoría de las escuelas públicas reabran en todo el país. También se comprometió a crear una comisión de supervisión policial para combatir el racismo institucional para entonces.

Entre otras iniciativas importantes que deben abordarse rápidamente: reincorporarse al acuerdo nuclear entre Estados Unidos e Irán, un paquete climático de 2 billones de dólares y más fondos para lograr que la ley de salud de la administración Obama siga adelante.

Sin embargo, quizás oscurecido en ese desfile de promesas está el hecho de que algunos de los más de 80 millones de votantes que respaldaron a Biden pueden haberlo hecho para oponerse a Trump, no porque estén entusiasmados con una ambiciosa agenda demócrata. La victoria del presidente electo puede no haber sido un mandato para llevar a un país que optó por el centro en las elecciones hacia la izquierda.

Agenda izquierdista

El estratega republicano Matt Mackowiak anticipó que habria un apoyo republicano al alivio del coronavirus y a los planes de gasto de estímulo económico de Biden, pero añadió que eso puede evaporarse rápidamente si “se decretan un montón de órdenes ejecutivas de izquierda en el primer día”. “No se puede ser bipartidista con una mano y de izquierda con la otra”, dijo Mackowiak, “y esperar que los republicanos no se den cuenta”.

Biden ocupó un asiento de primera fila como vicepresidente en 2009, cuando Barack Obama asumió el cargo, y prometió trascender la política partidista. Su administración utilizó mayorías en el Congreso para supervisar el lento crecimiento económico después de la crisis financiera de 2008, y aprobó la ley de salud que Biden ahora busca expandir.

Pero Obama no logró que se aprobaran leyes importantes sobre cambio climático, ética o inmigración. Tampoco cerró el campo de detención estadounidense en la bahía de Guantánamo, Cuba, que permanece abierto hasta el día de hoy.

No cumplir las promesas entonces no ha hecho que Biden sea más castigado hoy. Reconoce que hacer incluso una pequeña parte de lo que quiere requerirá acumular enormes déficits, pero sostiene que Estados Unidos tiene un “imperativo económico” y una “obligación moral” de hacerlo.

Kelly Dietrich, fundadora del Comité Nacional de Capacitación Demócrata y ex recaudador de fondos del partido, dijo que las divisiones fomentadas por Trump podrían darle a Biden una oportunidad única para seguir adelante de inmediato e ignorar a los críticos conservadores que “se van a quejar, llorar e inventar cosas” y argumentar. que los socialistas “vienen a patear a tu cachorro”. Biden y su equipo harían bien en ignorar a cualquiera que no crea que pueda apuntar alto, dijo. “No deben distraerse con personas que piensan que es decepcionante o que no puede suceder”, dijo Dietrich. “Abrume a la gente con acciones. Ninguna administración, una vez terminada, dice: ‘Logramos demasiado en los primeros cien días’ “.