Mejores tiempos para la relación transatlántica

Carolyn Dudek analiza las futuras relaciones y alianzas de la administración Biden

La investidura de Joe Biden retransmitida en un centro comercial de Pekín
La investidura de Joe Biden retransmitida en un centro comercial de PekínMark SchiefelbeinAP

El día de la investidura fue un día alentador para muchos estadounidenses, que dieron la bienvenida a una nueva administración que difiere profundamente de su predecesora. En el conmovedor discurso inaugural del presidente Biden, no solo se dirigió a los estadounidenses, sino al mundo y declaró: “Repararemos nuestras alianzas y nos comprometeremos con el mundo una vez más”. Con esas palabras, Biden señaló un distanciamiento del aislacionismo y un nuevo compromiso con nuestros aliados europeos. En varios sentidos, la administración Biden puede restablecer la relación transatlántica, cerrar la brecha y disminuir las tensiones que crecieron durante la administración Trump.

Para empezar, muchas de las guerras comerciales que inició la administración Trump con Europa serán anuladas. Anthony Blinken, el candidato a Secretario de Estado de Biden, ya ha hecho declaraciones para revertir los aranceles y las barreras comerciales hacia Europa establecidas bajo la administración anterior. Sin embargo, no está claro si el regreso a la negociación de la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP), un área de libre comercio entre los EE. UU. y la UE, será revisada o si el giro de Europa o EE. UU. hacia Asia puede impedir tales negociaciones .

La administración de Biden se volverá a unir a la OTAN, especialmente como un baluarte contra la agresión rusa. Biden, al igual que Trump, presionará a los europeos para que paguen más y carguen con su parte justa del peso de la financiación de la OTAN, pero el mensaje será menos antagónico, con los mismos resultados. Ciertamente, Estados Unidos y Europa comparten preocupaciones sobre la intervención de Rusia en las elecciones a ambos lados del Atlántico y probablemente trabajarán juntos para detener este ataque a la democracia.

Otro ataque local a la democracia en Estados Unidos y Europa es el ascenso de la extrema derecha. Los líderes de Polonia y Hungría ya no encontrarán un aliado fuerte en EE. UU. dispuesto a dejar de lado su relación con otros países de la UE para establecer una base militar. ¿Quizás, incluso un cambio de nombre inminente en la base de Trump en Polonia? El ascenso de la extrema derecha en Europa ciertamente es anterior a Trump, pero estos partidos ya no se sentirán envalentonados por tener un amigo en la Casa Blanca. El presidente Biden no será un admirador de los líderes antiliberales o autoritarios y será un aliado de la UE para presionar a las democracias antiliberales en Europa para que actúen más como sus homólogos democráticos europeos.

La decisión de Biden de volver a participar en el Acuerdo Climático de París es un paso importante para que Estados Unidos sea un socio de Europa en la lucha contra el cambio climático y sea un líder mundial con Europa para promover la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero. Biden también ha manifestado su deseo de unirse a los aliados europeos y volver al acuerdo nuclear iraní, que no solo mejoraría las relaciones transatlánticas, sino que también garantizaría que Irán no intente convertirse en una nación paria que acumule armas nucleares.

Seguirán existiendo algunas tensiones a medida que Europa y EE. UU. toquen cuestiones como las relaciones exteriores en Oriente Medio, especialmente las relaciones con Israel, el tipo de relaciones que mantendrá EE. UU. con el Reino Unido, ya que ya no es miembro de la UE, cómo cada uno aborde el coronavirus, comparta la carga de la migración desde Siria, Afganistán e Irak, y reconstruya no solo las economías nacionales, sino también la economía mundial. Tanto Europa como Estados Unidos se enfrentan a graves amenazas y desafíos. La administración Biden presenta más oportunidades para trabajar con aliados europeos para abordar estos desafíos juntos en lugar de trabajar en contra. Los líderes europeos ya han expresado su alivio y alegría por una presidencia de Biden. La toma de posesión de Biden no solo fue una esperanza para un Estados Unidos mejor, sino también para una amistad renovada con su aliado de larga data: Europa.

Carolyn Dudek es profesora y presidenta del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Hofstra