El Tribunal Europeo de Derechos Humanos exige la liberación de Navalni

Rusia ignora la petición, a la que califica como una “burda injerencia en el funcionamiento del sistema judicial de un país soberano”

La Justicia rusa condenó al opositor Alexei Navalni a tres años y medio de prisión
La Justicia rusa condenó al opositor Alexei Navalni a tres años y medio de prisiónEFE

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha pedido a las autoridades rusas la liberación inmediata del líder de la oposición Alexei Navalni, aceptando así las medidas cautelares solicitadas por la defensa del político ruso.

El Tribunal señaló este miércoles, en un comunicado, que ayer transmitió al Gobierno ruso esa petición y exigió que se aplique “con efecto inmediato”.

En su decisión, el TEDH “ha tenido en cuenta la naturaleza y el alcance del riesgo para la vida del demandante, que, a priori, queda demostrado”. En el futuro examen de la demanda se analizará ese riesgo de forma detallada.

La petición del TEDH contradice la legislación y no se puede cumplir, declaró este miércoles el ministro de Justicia de Rusia, Konstantín Chuichenko. “La exigencia sobre la liberación de Navalni del TEDH que recibimos hoy es algo sin precedentes por muchas razones. Primero, es una clara y burda injerencia en el funcionamiento del sistema judicial de un país soberano y, segundo, es una reclamación infundada e ilegítima”, dijo Chuichenko a la agencia Interfax.

El ministro agregó que la demanda del TEDH no cita “ninguna prueba, ni ninguna norma que permitirían al tribunal a tomar la decisión” de liberar al opositor.

Además, señaló, la petición no puede cumplirse porque “de acuerdo con la legislación rusa, no hay motivos legales para la liberación” de Navalni.

Los abogados de Navalni presentaron el pasado 20 de enero ante la Corte europea una demanda contra Rusia. Al tiempo, entregaron una petición de medida cautelar sobre su detención, con el objetivo de obtener su puesta en libertad.

El Tribunal de Estrasburgo solicitó el 21 de enero al Ejecutivo ruso información sobre si ha persistido el riesgo para la vida de Navalni tras su envenenamiento y qué medidas se han adoptado para proteger su vida durante la detención.

Además, pidieron datos sobre las condiciones de su encarcelamiento y si se ha realizado un control individual regular sobre el trato que ha recibido, conforme a las normas europeas.

El Gobierno ruso respondió cinco días después e indicó que Navalni estaba detenido en un establecimiento “correctamente vigilado”, con vídeo-vigilancia en su celda y acceso a comunicaciones electrónicas a través del sistema de la cárcel.

También está autorizado a realizar llamadas telefónicas y a recibir visitas de sus abogados y de los miembros de la Comisión de control público.

En las observaciones presentadas por Navalni como respuesta a las del Gobierno ruso, el político indicó que los argumentos gubernamentales “no ofrecen las garantías suficientes para su vida y su salud”.

Navalni, de 44 años, fue detenido el pasado 17 de enero en el aeropuerto de Moscú a su regreso de Alemania, donde se recuperó durante casi cinco meses de un envenenamiento con un agente tóxico.

La Justicia rusa le impuso hace dos semanas una pena de tres años y medio de prisión por no personarse ante la autoridad durante 2020 en relación con la pena suspendida que recibió en 2014 por fraude comercial a la compañía Yves Rocher Vostok.