De reina de la belleza a matrona del cártel de Sinaloa

La joven de 31 años detenida en Virginia, Estados Unidos, podría ser condenada a cadena perpetua por tráfico de drogas

Thumbnail

Fue la reina del sur, la musa de todas las portadas y el objeto de deseo de los tabloides mientras su marido, el legendario narcotraficante Joaquín «El Chapo» Guzmán, afrontaba su juicio por tráfico de drogas a gran escala. Emma Coronel Aispuro, de 31 años, miss retirada, fue arrestada ayer en un aeropuerto de Dulles, y acusada de haber cogido las riendas de parte del imperio de su marido. Durante el juicio de su marido la mujer, que lleva con «El Chapo» desde el año 2007, asistió a todas las sesiones.

La esposa de Joaquín "El Chapo" Guzmán, Emma Coronel Aispuro, en un boceto de la corte de Washington D. C.
La esposa de Joaquín "El Chapo" Guzmán, Emma Coronel Aispuro, en un boceto de la corte de Washington D. C. JANE ROSENBERGREUTERS

Ahora la Fiscalía la acusa de haberle ayudado a fugarse en 2015, en una escapada digna del guión más grandilocuente y desolado respecto al infinito poder de la mafia. Convocada para hablar ante el juez ayer, Emma Coronel, con dos hijas fruto del matrimonio con el «narco», intentará eludir un proceso como el que acabó con el capo, que fue extraditado previamente a Estados Unidos, en 2017, condenado a cadena perpetua. A Coronel la acusan de distribuir coca, marihuana, anfetaminas y heroína y ha sido señalada por un testigo protegido.

Emma Coronel, esposa del narcotraficante Joaquín 'El Chapo' Guzmán
Emma Coronel, esposa del narcotraficante Joaquín 'El Chapo' GuzmánJESSE WARD / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO JESSE WARD / ZUMA PRESS / CONTAC

Los investigadores sostienen que nadie como ella conoce el negocio del hombre que metió hasta 150 toneladas de cocaína en Estados Unidos durante sus 25 años al frente del cártel de Sinaloa.

Dos décadas y media que dieron para regar las calles con sangre, para que la organización criminal cometiera varios miles de asesinatos, para que saltaran por los aires arrepentidos, testigos y rivales, para acribillar a periodistas y policías, para regar con dinero corrupto las fontanerías del sistema policial y penal mexicano, para burlar una y mil veces los esfuerzos del FBI por detenerle, para desestabilizar el suroeste de Estados Unidos y hasta para ser inmortalizado en mariachis y narcocorridos.

Emma Coronel Aispuro, esposa de Joaquín Guzmán, "El Chapo", a la salida de una corte en Brooklyn, Nueva York, el 4 febrero 2019
Emma Coronel Aispuro, esposa de Joaquín Guzmán, "El Chapo", a la salida de una corte en Brooklyn, Nueva York, el 4 febrero 2019Brendan McDermidREUTERS

El Departamento de Justicia también la acusó de ayudar a su esposo a escapar de una prisión mexicana en 2015 y de participar en la planificación de una segunda fuga antes de que a «El Chapo» fuera extraditado a EE UU. Podría ser condenada a cadena perpetua.

El ascenso de “El Chapo”

A “El Chapo” Guzmán lo denuncian por pedir asesinatos por razones tan arbitrarias como la teórica falta de respeto de un colega, que por lo visto no le saludó en público. De nada sirvió la espectacular defensa montada por sus abogados, que insistieron en que fue un maniquí, un hombre de paja, un campesino sin instrucción, semianalfabeto, que habría sido situado por los grandes capos para que diera la cara y afrontase las consecuencias de una posible caída. Pero de poco sirvieron aquellas parrafadas frente a las 300.000 pruebas que había reunido la Fiscalía. La misma que ahora espera presionar a la mujer del «narco» tirando de donde más duele, del futuro de sus hijas, a las que no podría criar durante años de ser condenada.

La vieja doctrina contra la mafia, que tan buenos réditos dio en la lucha contra el crimen organizado de Nueva York o Florida, sería así reeditada en un nuevo envite por destruir una organización todopoderosa.

«El Chapo» cayó, pero el río de droga y la violencia, los tiroteos y el miedo continúan impertérritos.

Emma Coronel era la esposa, consejera, aliada y amiga de un hombre con una fortuna valorada en unos asombrosos 15.000 millones de dólares.

Desde luego que su marido no claudicó ni cedió a las tentaciones para rebajar su condena si hablaba. Ni confesó los crímenes ni pidió perdón o clemencia ni mucho menos aceptó colaborar con las autoridades. Declaró la guerra a los hermanos Flores, los hombres que vendían la droga del Cártel en Estados Unidos. Su centro de operaciones estaba en Chicago, una ciudad estratégica por su privilegiada situación geográfica.

El Cártel de los Beltrán-Leyva

A las órdenes del Chapo, y de sus rivales, los hombres del Cartel de los Beltrán-Leyva, introdujeron cientos de toneladas de droga. Pero los Flores se entregaron a la Justicia estadounidense junto con una tonelada de pruebas y testimonios. El rastro de oro y sangre quedaba al descubierto y el poder del perro a la vista de unos fiscales que llevaban décadas tras su pista. Por las manos de los Flores pasaban toda la droga que llegaba a EE UU.

Sería ingenuo creer que con la derrota de «El Chapo» moriría una organización que, como sucede generalmente a esa escala, pueda enfrascarse en una lucha fraticida por el vacío de poder, o ceder a las presiones de sus enemigos, pero el negocio es demasiado grande, y la demanda demasiado poderosa, como para que desaparezcan los cimientos que posibilitan el lucro infinito.

«El Chapo» acusó a los fiscales de someterlo a un tratamiento inhumano y de mantenerlo como a una fiera enjaulada. Allí estaba su esposa, día tras día, que ahora, tiempo más tarde, podría cruzar la barrera y situarse al otro lado.

La familia como moneda de cambio
Su padre, Inés Coronel Barreras, fue arrestado en 2013 con uno de sus hijos y otros hombres en un almacén con cientos de kilos de marihuana al otro lado de la frontera de Douglas, Arizona. Meses antes, el Tesoro de EE UU había anunciado sanciones económicas contra su padre por su presunto tráfico de drogas. Coronel presionó al Gobierno mexicano para que mejorara las condiciones carcelarias de su esposo. Y después de que fuera condenado en 2019, ella aprovechó para lanzar una línea de ropa a su nombre. Mike Vigil, ex jefe de operaciones internacionales de la DEA indicó que Coronel «ha estado involucrada en el tráfico de drogas desde que era una niña», pero podría estar dispuesta a negociar: «Tiene una gran motivación, sus gemelas».