Francia fija en los 15 años la edad mínima para el consentimiento sexual

La proposición de ley incluye una excepción si entre ambas personas hay menos de cinco años de diferencia, una cláusula bautizada como “Romeo y Julieta”

Una foto de archivo del martes 14 de noviembre de 2017 de una activista sosteniendo una pancarta que decía: "Para él impunidad, para ella una cadena perpetua" durante una protesta en París
Una foto de archivo del martes 14 de noviembre de 2017 de una activista sosteniendo una pancarta que decía: "Para él impunidad, para ella una cadena perpetua" durante una protesta en París FOTO: Christophe Ena

El Parlamento francés ha adoptado de forma definitiva la proposición de ley destinada a proteger a los menores contra los crímenes y los delitos sexuales, que fija la edad mínima del consentimiento en los 15 años y en los 18 en los casos de incesto. Su voto en la segunda y última lectura en la Asamblea Nacional fue unánime, con 94 diputados a favor y ninguno en contra. El texto incluye una excepción si entre ambas personas hay menos de cinco años de diferencia, una cláusula bautizada como “Romeo y Julieta”, incluida para no criminalizar relaciones consentidas entre jóvenes y que había recibido la oposición de algunas asociaciones de defensa de la infancia. La proposición de ley permite que la prescripción del delito de violación de un menor sea ampliada más allá de los 30 años actuales si el agresor ha violado a más menores.

El plazo de 20 a 30 años se fijó en 2018 y ese tiempo adicional se acordó teniendo en cuenta la llamada “amnesia traumática”, frecuente en ese tipo de agresiones. El nuevo texto endurece además las penas contra adultos que recurran a menores prostituidos, que van hasta los siete años de prisión y los 100.000 euros de multa cuando la víctima tiene menos de 15 años.

El pasado febrero, el ministro francés de Justicia, Éric Dupond-Moretti, avanzó que no se iba a tener en cuenta que el agresor argumentara cualquier tipo de consentimiento, y este jueves se reafirmó en esa línea subrayando que “no se toca a los niños”. ”Por debajo de los 15 años, no. El incesto, no”, resumió en declaraciones recogidas por los medios franceses la diputada del partido gubernamental Alexandra Louis, impulsora de esta proposición.

La cuestión de los delitos sexuales contra menores ha cobrado gran actualidad en Francia este año después de denuncias de ese tipo contra personalidades destacadas del país, como el politólogo Olivier Duhamel, que este miércoles reconoció en su interrogatorio haber abusado de su hijastro. También ha estado en el punto de mira el productor Dominique Boutonnat, responsable de éxitos como “Intouchables” (“Intocables”) y presidente del Centro Nacional Cinematográfico, que fue arrestado en febrero tras haber sido acusado por su ahijado de agresión sexual y tentativa de violación. EFE