Putin amenaza a su pueblo y a sus vecinos

Occidente debería aumentar el coste del comportamiento maligno del presidente ruso

Vladimir Putin es imprevisible cuando se ve amenazado
Vladimir Putin es imprevisible cuando se ve amenazadothe ecoTHE ECONOMIST

Un hombre comanda un Estado policial. El otro está encerrado y al borde de la muerte. No obstante, Vladimir Putin teme a su prisionero. Alexei Navalni puede estar físicamente débil: después de casi un mes en huelga de hambre, lo trasladaron a un hospital de la prisión el 19 de abril, quizás para alimentarlo a la fuerza. Sin embargo, sigue siendo el líder de la oposición más eficaz de Rusia. Sus videos jocosos y prácticos resuenan entre los votantes. Uno, una visita guiada a un palacio llamativo que Putin niega poseer, ha sido visto más de 116 millones de veces. Navalni ha construido un movimiento burlándose de las mentiras del Kremlin y desafía al partido de Putin en las elecciones. Por eso fue envenenado el año pasado y luego encarcelado por cargos falsos. Es por eso que su organización ha sido tildada de “extremista” y está siendo clausurada sin piedad. También puede explicar por qué Putin, ansioso por cambiar de tema y enardecer a los partidarios rusos patrióticos, vuelve a amenazar a los vecinos.

En las últimas semanas ha concentrado más de 100.000 soldados en la frontera con Ucrania, un país que ya ha desmembrado parcialmente al apoderarse de Crimea y respaldar a los secesionistas prorrusos en Donbás, una región oriental. Mientras tanto, su armada ha amenazado con bloquear el estrecho de Kerch, aislando partes de Ucrania del mar Negro. El 22 de abril, sin embargo, su ministro de Defensa anunció que las fuerzas rusas serían retiradas nuevamente de la frontera con Ucrania, habiendo completado sus “ejercicios”. Cuando “The Economist” entró en imprenta, no se sabía cuántas tropas se retirarían realmente. En circunstancias similares en el pasado, Rusia a menudo ha dejado atrás fuerzas significativas. Tampoco estaba claro qué punto estaba tratando de hacer Putin con esta colosal demostración de fuerza. Su objetivo puede ser intimidar a los líderes de Ucrania para que hagan concesiones, como la autonomía formal para Donbás. O puede estar preparándose para una futura agresión.

Su discurso sobre el estado de la nación el 21 de abril ofreció solo una vaga pista. Putin prometió limosnas para las masas y dolor para sus enemigos. Repitió una teoría de la conspiración sobre el intento de Occidente de asesinar a Alexander Lukashenko, el déspota de la vecina Bielorrusia. Prometió que aquellos que amenazan la seguridad de Rusia “lamentarán sus acciones más que cualquier cosa de lo que se hayan arrepentido en mucho tiempo”. Mientras hablaba, sus matones acorralaron a los disidentes.

Putin es más débil de lo que parece, pero eso lo vuelve peligroso. Sus anteriores aventuras ucranianas se produjeron cuando la economía rusa estaba en problemas y sus encuestas necesitaban un impulso. Hoy, sus encuestas personales están bajando y apenas una cuarta parte de los rusos apoya a su partido. Las protestas contra el arresto de Navalni en enero fueron las más grandes en una década. Y los acontecimientos en Bielorrusia preocupan a Putin: Lukashenko se ha visto tan debilitado por las protestas que ahora depende del apoyo ruso para mantenerse en el poder. Si algo similar le sucediera a Putin, no tiene a nadie a quien acudir. Frente a las protestas en casa, puede atacar en el extranjero, en Ucrania, Bielorrusia o en otros lugares.

Todo esto plantea un desafío para el presidente Joe Biden y sus aliados. Al decidir cómo disuadir a Putin, Occidente debe ser realista. Nadie quiere una guerra con una potencia nuclear y las sanciones suelen ser ineficaces. Rara vez funcionan si son unilaterales o su objetivo es demasiado ambicioso. Incluso los embargos más estrictos no han logrado desalojar a los tiranos menores en Cuba y Venezuela. Rusia ha creado una economía de asedio, introvertida y estancada, pero difícil de controlar para los forasteros. Mientras tanto, hablar de un embargo a las exportaciones rusas de petróleo y gas es ingenuo. El mundo debe algún día encontrar alternativas a los combustibles fósiles, pero cerrar repentinamente a un proveedor tan grande como Arabia Saudí causaría temblores económicos globales, por lo que no sucederá.

El objetivo de las sanciones debe ser modesto: no un cambio de régimen, sino aumentar el coste para Putin de la agresión en el extranjero y la opresión en casa. Biden ha tenido un buen comienzo, imponiendo una serie de sanciones financieras por piratería e intromisión electoral, que se pueden endurecer si Putin transgrede más. Las restricciones más severas a las instituciones financieras occidentales que tratan con empresas vinculadas al Kremlin se sumarían al dolor. Biden también está tratando de engatusar a los aliados para que presenten un frente unido, como hasta ahora no han logrado. Alemania debería acabar con Nord Stream 2, un gasoducto destinado a evitar y exprimir Ucrania. Reino Unido debería reprimir más el blanqueo de dinero. A las personas implicadas en abusos se les debería congelar sus activos y se les debería prohibir la entrada a Occidente.

La OTAN debería intensificar su acción. Debe encontrar un equilibrio: tranquilizar a los vecinos de Rusia sin alimentar la paranoia del Kremlin. Algunos rusos imaginan que la OTAN podría invadir para ayudar a Ucrania a recuperar su territorio perdido. Biden debería dejar en claro que no será así. Pero la OTAN debería reforzar su presencia en el mar Negro y sus miembros deberían seguir suministrando armas defensivas a Ucrania.

Rusia es mucho menos importante que China, ya sea para la economía mundial o para las conversaciones sobre el clima. Pero todavía importa mucho. Es el provocador de inestabilidad más prolífico en las fronteras de Europa y posiblemente el alborotador más enérgico en las democracias ricas, que financia partidos extremistas, difunde desinformación y discordia. La forma en que Occidente lo afronta también sienta un precedente. Los líderes de China ciertamente están observando. Si Biden permite que Rusia pase sobre Ucrania, es posible que asuman que Taiwán también es un juego limpio.

A diferencia de su predecesor, Biden ve claramente a Putin. En lugar de abrazarlo, lo ha llamado asesino. Pero también mantiene abiertas las comunicaciones. Ha sugerido una cumbre. Eso sería un error si simplemente aumenta el prestigio de Putin, pero no si disminuye las tensiones militares y da señales de resolución. El trabajo de pala diplomático que lo antecede será crucial. Afortunadamente, Biden ha contratado a muchos expertos en Rusia y, de hecho, los escucha.

Al final, no serán los forasteros los que decidan el futuro de Rusia. La larga y difícil tarea de crear una alternativa al mal gobierno de Putin solo puede ser realizada por los propios rusos. Mientras tanto, las democracias deberían prestar a los demócratas rusos su apoyo moral, tal como lo hicieron en la era soviética. Biden debería presionar con fuerza para que Navalni sea liberado, inmediatamente y ileso. El mundo necesita disidentes como él para pedir cuentas al Kremlin. Sin tales controles, Rusia seguirá siendo una cleptocracia matona y sus vecinos nunca estarán a salvo.

© 2021 The Economist Newspaper Limited. Todos los derechos están reservados. El artículo original en inglés puede encontrarse en www.economist.com