Mata a su novia y a seis personas más y se suicida en una fiesta de cumpleaños en EE UU

Entre los asistentes, también había niños, aunque están todos a salvo

Freddy Márquez y su esposa, Nubia Márquez, cerca del lugar donde su madre y otros miembros de su familia murieron en un tiroteo en Colorado Springs, Colorado
Freddy Márquez y su esposa, Nubia Márquez, cerca del lugar donde su madre y otros miembros de su familia murieron en un tiroteo en Colorado Springs, Colorado FOTO: Jerilee Bennett AP

Al menos seis personas han muerto asesinadas la madrugada de este domingo en Colorado Springs, en el estado estadounidense de Colorado, tras ser disparadas mientras estaban en una fiesta de cumpleaños, ataque tras el que el presunto autor se habría suicidado. Según ha explicado la Policía local en un comunicado, los agentes respondieron a una llamada de emergencia por disparos a las 00.18 horas (hora local) y a su llegada encontraron seis adultos muertos y otro gravemente herido, que fue trasladado al hospital, donde debido a la gravedad de las heridas también falleció.

La investigación preliminar indica que estaban celebrando una fiesta de cumpleaños para una de las víctimas, y el sospechoso, novio de una de las víctimas, condujo hasta el lugar de la fiesta y abrió fuego contra los asistentes, tras lo cual se habría quitado la vida. Entre los asistentes, también había niños, aunque están todos a salvo y con sus familias, según informa NBC. Las fuerzas de seguridad siguen trabajando en la investigación para determinar una posible causa del ataque.

“Les disparó a todos”

El tiroteo ocurrió dentro de la comunidad de casas prefabricadas de Canterbury, un parque de casas móviles de unos 470 remolques de residentes en su mayoría latinos en el lado sureste de la ciudad, cerca del aeropuerto de Colorado Springs, a unos 110 km) al sur de Denver.

Freddie Márquez, de 33 años, dijo que su suegra fue una de las víctimas y que él estaba en la fiesta pero se fue alrededor de las 10:30 p.m. en sábado. Pasada la medianoche, recibió una llamada del hijo de una de las mujeres de la fiesta, que estaba llorando por teléfono. “Alguien entró y les disparó a todos”, dijo Márquez, relatando lo que le habían dicho por teléfono. El Denver Post citó a la vecina Yenifer Reyes diciendo que el sonido de los disparos la despertó. “Pensé que era una tormenta. Entonces comencé a escuchar sirenas”, dijo Reyes al periódico. Dijo que vio a la policía sacar a los niños del remolque y meterlos en un coche patrulla. “Estaban llorando histéricamente”, dijo Reyes.