Los cristianodemócratas alemanes luchan contra los populistas en el este

Alternativa para Alemania les sigue de cerca en las elecciones de Sajonia-Anhalt del domingo

Simpatizantes de Alternativa para Alemania (AfD) asisten a un mitin de campaña en Haldensleben
Simpatizantes de Alternativa para Alemania (AfD) asisten a un mitin de campaña en Haldensleben FOTO: FILIP SINGER EFE

El pequeño Estado de Sajonia-Anhalt, en Alemania oriental, está dirigido por una coalición denominada “Kenia”, formada por tres partidos cuyos colores coinciden con la bandera de ese país: los conservadores cristianodemócratas (CDU), los socialdemócratas y Los Verdes. Pero las luchas internas son tan malas que deberían llevar el nombre de los tonos similares de la bandera de Afganistán, se ríe Oliver Kirchner, director local de la utraderechista Alternativa para Alemania (AfD)

Él debería saberlo. Hace cinco años, la AfD un grupo extremista rechazado por todos los demás partidos, ganó una cuarta parte de los votos, lo que obligó al trío de Kenia a aceptar un arreglo tan desajustado. El apoyo duradero de AfD podría obligarlos a continuar después de las elecciones de Sajonia-Anhalt este domingo.

Partes de este Estado ofrecen una tristemente familiar historia de desindustrialización, despoblación y resentimiento de los occidentales sabelotodo de Alemania Oriental. La fuerza de AfD en esos lugares le da a la CDU, que lidera el Gobierno federal, un dolor de cabeza persistente. Las extrañas coaliciones que dicta son bastante malas: el Gobierno de Sajonia-Anhalt a menudo se ha tambaleado al borde del colapso. En Brandeburgo y Sajonia, el músculo de la AFD ha obligado a la CDU a realizar artilugios similares e incómodos.

Pero muchos en la CDU, en Sajonia-Anhalt y otros Estados del este, también sienten amargamente el cordón sanitario que sus líderes han erigido alrededor de AfD. Quizás un tercio de los diputados de la CDU en Sajonia-Anhalt preferiría trabajar con los populistas, reconoce Wolfgang Renzsch, profesor emérito de la Universidad de Magdeburg. Muchos coquetean regularmente con las políticas de la AfD, la más reciente en diciembre durante una disputa por las tarifas de licencias de televisión que casi derrocó al Gobierno. (Ese episodio, como otros antes, fue desactivado por Reiner Haseloff, el astuto primer ministro de la CDU). Los miembros de la CDU preocupados han hecho circular una carta a sus colegas instándolos a mantener la línea contra la AfD.

Los Estados del este son pequeños, pero sus dramas aún resuenan. El año pasado, en Turingia, el brazo local de la CDU respaldó a un primer ministro también apoyado por la AfD. El furor acabó con Annegret Kramp-Karrenbauer, en ese momento líder nacional de la CDU y heredera aparente de Angela Merkel. Su sucesor, Armin Laschet, adopta una postura firme contra la AfD. Es probable que este mensaje lleve a Haseloff a una estrecha victoria sobre los populistas, lo que le dará a Laschet un viento de cola para las elecciones federales de septiembre. Sin embargo, se enfrenta a un dilema: el principal rival de la CDU en el oeste son Los Verde, pero en el este es AfD. Este par son polos opuestos, lo que dificulta encontrar un mensaje nacional coherente.

Una idea es simplemente descartar una parte del voto oriental. La semana pasada, Marco Wanderwitz, el comisionado del Gobierno para el este de Alemania, revivió un viejo debate al afirmar que parte del electorado había sido “socializado por la dictadura” y no entendía la democracia. Otros partidos, dijo, deberían dejarlos en manos de la AfD y esperar una nueva generación.

Sin embargo, 30 años después de la reunificación alemana, la fuerza de AfD sugiere que no se puede esperar. En el este, es más popular entre los votantes más jóvenes que entre los mayores. Y siempre consigue encontrar un tema popular, suspira Sven Schulze, candidato de la CDU en Sajonia-Anhalt: hace diez años era el euro; refugiados hace cinco años; ahora la covid-19. (Kirchner se ha comprometido a iniciar investigaciones sobre lo que, según él, fue un bloqueo excesivo). La dirección de la CDU está decidida a bloquear a AfD. Pero todavía no tiene remedio para su dolor de cabeza oriental.