Löfven recibe el encargo de formar Gobierno tras tirar la toalla el líder conservador

El primer ministro sueco en funciones dispone hasta el lunes para garantizarse el apoyo de centristas y ex comunistas

El primer ministro sueco, el socialdemócrata Stefan Löfven
El primer ministro sueco, el socialdemócrata Stefan LöfvenTT NEWS AGENCYvia REUTERS

No llegó a agotar el plazo de 72 horas que concluía este viernes para explorar posibles apoyos para formar Gobierno. El líder de la oposición sueca, Ulf Kristersson, tiró hoy la toalla y renunció al encargo recibido el martes por el presiente del Parlamento (”Riksdag”), Andreas Norlén.

“Las condiciones parlamentarias para formar un Gobierno de centro derecha simplemente no existen”, admitía Kristersson ante la Prensa esta mañana. “Concluimos que hay 175 escaños que votarán en contra”, constaba el líder del Partido Moderado, el segundo más importante de la Cámara, con 70 diputados.

La tozuda aritmética muestra que conservadores, domocristianos y liberales, con 111 diputados, solo alcanzarían 173 con el apoyo de los ultraderechistas Demócratas Suecos (SD), a dos escaños de la mayoría absoluta. El sistema parlamentario del país nórdico no exige que un primer ministro sume 175, pero si que no tenga una mayoría en contra, como sería el caso de la oposición.

“Creo que era mi deber volver con el presidente del Parlamento y decirle que hay algún acuerdo sobre las posturas políticas, pero que no tenemos las matemáticas”, zanjó Kristersson.

El anuncio vuelve a colocar la pelota de la crisis política en el tejado del socialdemócrata Stefan Löfven, que dimitió el pasado lunes tras perder la confianza del Parlamento en una histórica moción de censura el 21 de junio. El primer ministro en funciones recibió de inmediato esta mañana el encargo de buscar apoyos para formar Gobierno.

“Mi mensaje sigue siendo que el Partido Socialdemócrata y yo estamos listos para asumir la responsabilidad, junto con otras fuerzas constructivas, de llevar el país hacia adelante”, explicó en un comunicado Löfven, que se decantó por dimitir el lunes para evitar la celebración de elecciones anticipadas un año antes de lo que marca la Constitución sueca, que fija mandatos parlamentarios fijos de cuatro años.

Ahora, el líder del SAP dispondrá hasta el lunes (aunque podría reclamar tiempo adicional al Norlén) para poner de acuerdo a centristas y el Partido de la Izquierda para apoyar su Gobierno en minoría junto a Los Verdes. Como muy pronto, la votación de investidura podría celebrarse el próximo miércoles. Legalmente, se convocarán elecciones automáticamente tras la cuarta votación fallida. El presidente del Parlamento quiere zanjar, en todo caso, la crisis política en julio, por lo que prevé celebrar una votación cada semana si fuera necesario.

Por el momento, se despejan dos dudas que amenazaban la investidura de Löfven. La diputada centrista Helena Lindahl ha confirmado que seguirá la línea de su partido y apoyará al dimitido primer ministro. Asimismo, los socialdemócratas han sustituido a una diputada en baja por enfermedad por la dimitida ministra de Agricultura, Jennie Nilsson.