Afganistán, tras la retirada militar de EE UU

La salida de las tropas occidentales deja al país asiático a merced de los talibanes dos décadas después

Taliban fighters patrol in Wazir Akbar Khan neighborhood in the city of Kabul, Afghanistan, Wednesday, Aug. 18, 2021. (AP Photo/Rahmat Gul)
Taliban fighters patrol in Wazir Akbar Khan neighborhood in the city of Kabul, Afghanistan, Wednesday, Aug. 18, 2021. (AP Photo/Rahmat Gul)Rahmat GulAP

El presidente Joe Biden pasará a la historia como el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas durante la forzada salida de emergencia después de veinte años de presencia militar estadounidense en Afganistán.

“Nos tenemos que centrar en las amenazas de hoy, en 2021, no en las de ayer”, dijo este lunes Biden dirigiéndose a la nación en directo desde la Casa Blanca, donde voló desde Camp David, después de varios días de silencio, para dar respuesta a la crisis de la invasión talibán.

“Hemos pasado cuatro presidentes por Afganistán: dos demócratas y dos republicanos. No le delegaré esta responsabilidad al próximo presidente”, declaró Biden.

Pero el final de EE UU en la guerra más larga de su historia, calificada como “humillante” por los titulares de los principales rotativos del país como el “New York Times”, ha sembrado dudas sobre la estrategia de Biden respecto a la retirada de sus tropas, poniendo en el punto de mira la credibilidad del presidente estadounidense.

“¿Cuántas vidas más de estadounidenses están en juego? Tengo muy clara mi respuesta: no cometeré los mismos errores que se han cometido en el pasado”, dijo Biden desde la Casa Blanca.

“No me arrepiento de mi decisión de retirar las tropas. Los militares no detienen su misión: están en otras partes del mundo”, añadió Biden, delegando también futuras responsabilidades sobre otros países, como China y Rusia, de quienes destacó que deben estar deseando que EE UU continúe proveyendo recursos a los afganos para seguir luchando.

Si bien hace apenas unas semanas nadie hablaba sobre Afganistán en Washington, vuelve a trascender ahora que, al ser preguntado hace unos días por la retirada de los soldados estadounidenses y compararla con la salida de Saigón -que selló el fin de la guerra de Vietnam el 30 de abril de 1975-, Biden aseguró que ese paralelismo histórico “no se puede comparar para nada” con Afganistán, prometiendo que esta vez no sucedería algo parecido a los rescates aéreos en tejados de embajadas.