Taiwán envía seis cazas como advertencia a una nueva incursión aérea china

Pekín envió 19 aviones, incluidos bombarderos con capacidad nuclear, según Taipei, hacia la zona de identificación de defensa de la isla autónoma

Un caza de Taiwán despega de una base aérea
Un caza de Taiwán despega de una base aéreaWally SantanaAP

La fuerza aérea de Taiwán detectó este domingo 19 aviones, incluidos bombarderos con capacidad nuclear, en su zona de identificación de defensa aérea. Taiwán, una territorio reclamado por China, se ha quejado en los últimos meses de las constantes misiones de la fuerza aérea de China cerca de la isla autónoma. La última misión china involucró a 10 cazas J-16 y cuatro Su-30, así como cuatro bombarderos H-6, que pueden transportar armas nucleares, y un avión antisubmarino, dijo el Ministerio de Defensa de Taiwán.

Taiwán respondió con el envío de 6 aviones de combate taiwaneses para advertir a los aviones chinos, mientras que se desplegaron sistemas de misiles para monitorearlos, dijo el ministerio. Un avión enviado por Pekín voló en un área más cercana a la costa china que a la de Taiwán, aproximadamente al noreste de Pratas, según un mapa proporcionado por el Ministerio de Defensa de Taiwán.

La última actividad a gran escala, el 15 de junio, involucró a 28 aviones de la fuerza aérea china, la mayor incursión informada por Taiwán hasta la fecha. China suele organizar tales misiones para expresar su malestar por algo que ha hecho Taiwán o en muestras de apoyo internacional a la isla gobernada democráticamente, especialmente por Estados Unidos, el principal proveedor de armas de Taiwán.

En este caso no está claro aún qué pudo haber llevado a China a lanzar su avión esta vez, aunque un buque de guerra estadounidense y una lancha de la Guardia Costera estadounidense navegaron a través del Estrecho de Taiwán después de los simulacros de asalto chino en esta zona a finales del mes pasado. China ha descrito sus actividades como necesarias para proteger la soberanía del país y hacer frente a la “colusión” entre Taipei y Washington.

El Ministerio de Defensa de Taiwán advirtió la semana pasada que la amenaza de China está creciendo, y añadió que las fuerzas armadas de China pueden “paralizar” las defensas de Taiwán y monitorear completamente sus despliegues.

Taiwán se ha estado preparando para un hipotético conflicto con China durante décadas y, en algunos aspectos, esa batalla ya ha comenzado. No es el enfrentamiento final y titánico que Taiwán ha temido durante mucho tiempo, con las tropas chinas asaltando las playas, sino un conflicto más sutil en el que el enemigo es el Ejército Popular de Liberación, con de dos millones de efectivos, y su nueva forma de guerra de “zona gris”.

En este tipo de conflicto irregular, que se frena antes de una verdadera guerra con disparos, el objetivo es someter al enemigo por agotamiento. Pekín está llevando a cabo incursiones provocativas desde el aire mientras aumenta las tácticas de presión para erosionar la voluntad de Taiwán, según denuncian oficiales militares taiwaneses y estadounidenses. Los vuelos, dicen, complementan los ejercicios de desembarco anfibio, patrullas navales, ciberataques y aislamiento diplomático.