Scotland Yard investiga como atentado el asesinato de un diputado “tory” por un somalí

Sir David Amess, de 69 años, asistía a un encuentro con sus electores en su circunscripción de Essex cuando fue atacado por un joven que ya ha sido detenido

El diputado conservador Sir David Amess, de 69 años, uno de los parlamentarios más veteranos de Westminster, perdió ayer la vida tras ser apuñalado por un hombre durante un encuentro con los parroquianos en su circunscripción en Essex (sureste de Inglaterra). Estaba casado y era padre de cinco hijos. La Policía confirmó la detención de un varón de 25 años de origen somalí. Pero, al cierre de esta edición, no se conocían más datos sobre motivaciones políticas o terroristas. En cualquier caso, las autoridades descartaron la existencia de cómplices y aseguraron que “no existía amenaza para el público”.

Se trata del segundo asesinato a un parlamentario en cinco años en el Reino Unido, un país conmocionado ante un suceso que atesta una nueva puñalada a propio sistema democrático. En 2016, pocos días antes del referéndum de Brexit, la laborista Jo Cox, defensora de la causa europeísta, perdió la vida con 41 años, tras recibir cuchilladas y disparos por un militante de ultraderecha, Thomas Mair, al grito “Muerte a los Traidores y Libertad para Gran Bretaña”. Mair fue condenado a cadena perpetua.

A los parlamentarios se les costean los gastos para que instalen medidas de seguridad en sus casas, como alarmas y persianas especiales. Tras el asesinato de Cox, este gasto aumentó en tan solo dos años de 170.576 libras a 4.5 millones de libras. Tras el ataque de ayer, Brendan Cox, el viudo y padre de dos hijos de la laborista asesinada en 2016, tuiteó: “Atacar a nuestros representantes electos es un ataque a la democracia misma. No hay excusa, no hay justificación. Es tan cobarde como parece”.

Asesinato en Londres
Asesinato en Londres FOTO: Antonio Cruz

Desde hace tiempo, sus señorías aseguran que no se encuentran de todo seguros a la hora de realizar su trabajo, donde están muy expuestos al público. En el Reino Unido, los parlamentarios se reúnen habitualmente con los vecinos de su distrito para escuchar de primera mano sus quejas y preocupaciones. Los diputados son elegidos por circunscripción, no por listas. Por lo tanto, existe un contacto más directo con los vecinos.

Tras la pandemia, Amess -euroescéptico, católico, anti aborto y gran amante de los animales- celebraba uno de esos encuentros en la iglesia metodista de Belfairs, situada en un tranquilo barrio residencial de la ciudad costera de Leigh-on-Sea. Los oficiales recibieron la primera llamada notificando un ataque a las 12.05 de medio día hora local. El diputado fue atendido por los servicios de emergencia que intentaron reanimarle durante dos horas. Pero fallecía trágicamente a consecuencia de las heridas antes de que pudieran trasladarle al hospital.

El premier Boris Johnson condenó el ataque y rindió tributo a su colega a quien calificó como “un excelente servidor público” y, por encima de todo, “una de las personas más amables, bondadosas y gentiles de la política”. “Creía apasionadamente en este país y su futuro”, manifestó. Todos los representantes de formaciones políticas mostraron sus condolencias y, en señal de luto, la bandera británica de Downing Street ondeó a media asta.

El presidente de la Cámara de los Comunes, Lindsay Hoyle, avanzó que en los próximos días se tratará la cuestión de seguridad a sus señorías. En enero de 2019, coincidiendo con los largos debates que se celebraban en Westminster por las interminables negociaciones un Brexit que parecía que nunca se iba a materializar, los diputados ya pidieron a la Policía que hiciera más para combatir la intimidación, tanto de políticos como periodistas, en el exterior del Parlamento después de que unos manifestantes insultaran a una conocida diputada conservadora pro-UE durante una entrevista televisiva en directo.

La entonces parlamentaria conservadora Anna Soubry, quien pedía un segundo referéndum sobre el Brexit, se enfrentó a cánticos en los que le decían: “Soubry es una nazi” y “mentirosa”. “Me parece intolerable que me llamen nazi”, aseguró interrumpiendo la entrevista. “Creo que esto es asombroso. Esto es lo que le ha sucedido a nuestro país”.

En cualquier caso, antes del debate del Brexit, ya se habían registrado otros ataques. En 2010, el diputado laborista, Stephen Timms, fue apuñalado dos veces durante un encuentro con los vecinos de su distrito por Roshonara Choudhry, una extremista islámica cuyo objetivo era encontrar “venganza” por las muertes que provocó la intervención militar en Irak en 2003. Afortunadamente logró salvar su vida.

En 2000, Andrew Pennington, asistente del diputado liberal demócrata Nigel Jones, fue asesinado a puñaladas mientras intentaba proteger al parlamentario de un atacante que sufría esquizofrenia que irrumpió en su oficina electoral armado con una espada.

Cuando están en el Parlamento, los diputados están protegidos por un departamento de policía armado especializado llamado Protección Parlamentaria y Diplomática. No obstante, para la mayoría, no existe la misma protección cuando están en sus distritos electorales. Aunque Westminster les ofrece orientación sobre seguridad y cómo actuar ante comportamientos sospechosos.