Johnson convoca un gabinete Cobra tras la explosión de Liverpool ante la “grave” alerta terrorista de Reino Unido

El Gobierno británico cree que la posibilidad de que se produzca un nuevo ataque en el país es “altamente probable”

Forensic police officers walk near the scene of a car blast outside Liverpool Women's Hospital, in Liverpool, Britain, November 15, 2021. REUTERS/Phil Noble
Forensic police officers walk near the scene of a car blast outside Liverpool Women's Hospital, in Liverpool, Britain, November 15, 2021. REUTERS/Phil Noble FOTO: PHIL NOBLE REUTERS

El Gobierno de Reino Unido ha elevado la amenaza terrorista de “sustancial” a “grave”-lo que significa que un ataque pasa de ser ‘probable’ a ‘altamente probable’- después de que la explosión de un taxi el pasado domingo ante un hospital de Liverpool fuera declarada oficialmente acto terrorista.

El “premier” Boris Johnson, que convocó ayer un gabinete de emergencia Cobra para valorar la situación, subrayó que lo sucedido ha demostrado que “los británicos nunca se acobardarán ante el terrorismo” y nunca “cederán a los que buscan dividirnos con actos de violencia sin sentido”. “Nuestras libertades y nuestro estilo de vida siempre prevalecerán”, afirmó el líder “tory” en una rueda de prensa celebrada en Downing Street, su residencia oficial, al tiempo que alertó que el ataque supone “un duro recuerdo de la necesidad de que todos continuemos estando muy alerta”.

La explosión se produjo en el interior de un taxi que acababa de estacionar ante las puertas de un centro médico especializado en obstetricia, ginecología y neonatología, después de que el pasajero detonara un dispositivo improvisado de fabricación casera, provocando su muerte y lesiones al conductor del coche. Éste último, identificado como David Perry, ha sido ensalzado como un héroe nacional por haber evitado una tragedia mayor. Johnson ensalzó su “increíble coraje”, mientras la alcaldesa de Liverpool Joanne Anderson dijo que sus “esfuerzos heroicos” habían servido para evitar “un terrible desastre en el hospital”.

El conductor del taxi recogió al supuesto autor del atentado en una ubicación situada a unos diez minutos del hospital. Tras la detonación del artefacto en el interior del coche, el conductor logró escapar del vehículo en llamas. Se le han tratado de las heridas sufridas y ayer recibió el alta.

Según la prensa local, el pasajero -cuya identidad al cierre de esta edición no se conocía- podría haber tenido como objetivo la cercana catedral anglicana de Liverpool, donde más de mil militares y autoridades locales celebraban a esas horas, al igual que en otras ciudades británicas, el llamado Domingo del Recuerdo en homenaje a los soldados caídos en combate. La explosión ocurrió poco antes de las once de la mañana local, cuando se cerró el perímetro de seguridad para el acto oficial.

La titular británica de Interior, Priti Patel, indicó que el Gobierno continuará “trabajando con todos cuando se trata de la seguridad del país y se asegurará de que adoptaremos todos los pasos requeridos necesarios”. En este sentido, justificó el incremento del nivel de alerta en el país al haberse tenido en cuenta el actual “contexto”, en el que se han registrado “en un periodo de un mes” dos incidentes terroristas, en alusión al reciente asesinato del diputado conservador David Amess en el sureste de Inglaterra a manos de un joven de origen sudanés.

Se desconocían los motivos que provocaron el atentado del domingo, según reconoció en un encuentro con medios de comunicación el subinspector de la Unidad Antiterrorista del cuerpo policial de North West, Russ Jackson. “Aunque la motivación aún no se comprende, teniendo en cuenta todas las circunstancias, se ha declarado como incidente terrorista y la policía antiterrorista continúa con la investigación, que seguirá centrada en entender cómo se fabricó el explosivo, la motivación de lo ocurrido y si hay alguien más implicado”, matizó.

El lunes por la noche los agentes interrogaban a cuatro sospechosos, tres de ellos - de la citada ciudad inglesa y un cuarto cuyo arresto se efectuó ayer.

“Los servicios de emergencia acudieron al lugar rápidamente y el cuerpo de Bomberos de Merseyside (noroeste inglés) sofocó el fuego, tras lo que enseguida fue claro que el pasajero que quedaba en el vehículo había muerto”, reveló Jackson, puntualizando al cierre de esta edición que, si bien creen conocer ya la identidad del fallecido, aún no podían confirmar.