El portaaviones que lidera la Fuerza de Respuesta de la OTAN se avería antes de zarpar a EEUU

El buque más grande de Reino Unido, el HMS Prince of Wales, iba operar con cazas F-35B y sistemas no tripulados “que definirán la aviación de la Royal Navy del futuro”

El portaaviones británico HMS Prince of Wales
El portaaviones británico HMS Prince of Wales FOTO: AET Godfrey Royal Navy

Un día antes de partir para participar en un ejercicio naval, el portaaviones HMS Prince of Wales, el más grande de la Marina británica y el más caro de su historia, ha sufrido un fallo mecánico y ha tenido que permanecer anclado mientras los técnicos investigan el origen del fallo. Las autoridades creen que ha podido sufrir daños en el eje de una hélice cerca de la Isla de Wight, donde realizaba maniobras unas horas antes de zarpar para el otro lado del Atlántico.

Este portaaviones lidera actualmente la Fuerza de Respuesta de la OTAN. Esta fuerza conjunta consta de un componente terrestre y otros navales, aéreos y de operaciones especiales y es capaz de desplegarse en pocos días ante cualquier amenaza o desafío que pueda surgir en los flancos de la Alianza Atlántica.

UK Defende Journal revela que los buzos destacados bajo el agua en busca de la avería estaban preocupados por el eje de la hélice de estribor, si bien detalla que según una fuente no se pueden confirmar los detalles del alcance en este momento de la revisión del buque.

El HMS Prince of Wales había partido de la Base Naval de Portsmouth, Hampshire, el sábado, y debía haberse desplegado hacia Estados Unidos para una misión “histórica”, tal y como la ha definido la Royal Navy, con la que “dar forma al futuro de las operaciones de drones y aviones furtivos frente a las costas de América del Norte y el Caribe”.

Estaba previsto que el portaaviones visitaría Nueva York, Halifax en Canadá y el Caribe. En los próximos tres meses el Príncipe de Gales y sus barcos escoltas tendrían que haber trabajado en estrecha colaboración con los aliados de EEUU “operando cazas F-35B y sistemas no tripulados que definirán la aviación de la Royal Navy del futuro”.

El Prince of Wales, de la clase Queen Elizabeth y un coste de 3.840 millones de euros, tiene una dotación mínima de unos 700 tripulantes, que puede aumentar hasta casi 1.600 cuando transporta aeronaves. La cubierta de vuelo, de 70 metros de ancho y 280 de largo, permite operar con hasta 36 cazas F-35B y cuatro helicópteros Merlin.

El portaaviones, que desplaza 65.000 toneladas y tiene su base en Portsmouth, se sometió a un proceso de mantenimiento y actualizaciones en 2020.

En mayo este portaaviones completó dos semanas de preparativos frente a las costas del sur del Reino Unido antes de unirse a los buques de guerra de la OTAN para unas maniobras dirigidas por la Armada Española Flotex y visitó Rota y otros puertos de Portugal.

HMS Prince of Wales leaving Portsmouth

El barco británico participó hace dos meses con el buque insignia español Juan Carlos I y trabajó en el mando y control de la fuerza multinacional de la OTAN. El HMS Prince of Wales es actualmente el buque que lidera la Fuerza de Respuesta de la OTAN, que posee la capacidad de desplegarse en cualquier lugar con poca antelación para reaccionar ante acontecimientos inesperados.

Anteriormente, se desplegó en el Ártico para los ejercicios más grandes en la región durante 30 años.

La prensa británica asegura que el buque insignia de la flota, el HMS Queen Elizabeth, se desplegará en el Mediterráneo y el Báltico este otoño como parte de un grupo de trabajo de la Royal Navy, lo que significa que ambos portaaviones del Reino Unido operarán aviones F-35B a miles de millas de distancia.