Terrorismo

Terroristas del Estado Islámico queman una aldea cristiana en el Congo

Prosiguen los ataques contra fieles y edificios sin que haya una respuesta adecuada

La iglesia, en llamas
La iglesia, en llamasjmzfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1fa472f4

No por repetido, es menos grave, pero se produce ante la aparente indiferencia de la opinión pública, que da la espalda a este auténtico genocidio por motivos religiosos. Esta vez le ha tocado a la República democrática del Congo. Terroristas del Estado Islámico han quemado la aldea cristiana de Mabuya en la carretera Beni-Butembo, al este del país. Es la primera noticia, pero seguro que aprovecharon para hacer víctimas si los moradores no habían logrado huir con anterioridad.

El pasado mes de febrero, fue asesinado en esta nación el padre Richard Masivi, tras celebrar la Misa en la Jornada de la Vida Consagrada. El Papa Francisco se hizo eco del crimen y lamentó “la violencia injustificable y deplorable” que acabó con la vida del joven sacerdote de la Orden de Clérigos Regulares Menores.

Pidió que esta violencia “no desanime a su familia, a su familia religiosa y a toda la comunidad cristiana de esa nación para continuar a ser anunciadores y testigos del bien y la fraternidad, a pesar de las dificultades, imitando el ejemplo de Jesús, el Buen Pastor”.

Según se informó en su momento, el joven sacerdote falleció en Vusesa -en el Norte de Kivu- apenas tres días antes de cumplir los 36 años. Después de celebrar la misa, fue asesinado cuando se dirigía a su parroquia, San Miguel Arcángel.

El obispo Melchisédec Sikuli Paluku de la diócesis de Butembo-Beni, donde en los últimos tiempos se han vivido numerosos ataques por parte de terroristas, a los que se vincula con el Estado Islámico, condenó los atentadosde grupos armados que están “destruyendo escuelas y hospitales”.

El sacerdote había estudiado en Kenia y fue ordenado en febrero de 2019. Desde entonces ejercía en la parroquia de San Miguel Arcángel.