Internacional

Diálogo a cambio de flexibilización de sanciones: la puja de Maduro con EEUU

Medios estadounidenses enfatizaron en Washington ante periodistas que las decisiones fueron “por solicitud del gobierno interino venezolano”

Nicolás Maduro
Nicolás Maduro FOTO: PALACIO DE MIRAFLORES EFE

¿Qué ofreció Nicolás Maduro a cambio ante Estados Unidos para volver a negociar con la oposición venezolana en México? La respuesta aún nadie la ha podido determinar. El propio mandatario venezolano se ha mantenido en discreto silencio con respecto a la reactivación de las conversaciones entre sus delegados y los de la Plataforma Unitaria de la oposición, que agrupa a 10 partidos respaldados por la Casa Blanca.

Hasta ahora lo que se sabe es que con misma foto, mismo mensaje y misma hora de publicación, los jefes de las delegaciones del gobierno y la oposición mayoritaria en Venezuela confirmaron un encuentro marcado por “el espíritu de México” con el cual anunciaron “conversaciones formales” para lograr el reinicio de las negociaciones ente ambos sectores, que se paralizaron en octubre de 2021.

Algo que ocurrió poco después de que se dieran a conocer primeras versiones de prensa anunciando alivio de sanciones petroleras a Venezuela por parte de Washington y la sustracción de Carlos Malpica Flores, extesorero nacional y sobrino de la primera dama Cilia Flores, de la Lista OFAC. El familiar de la esposa de Maduro fue tesorero nacional y vicepresidente de Finanzas de Petróleos de Venezuela. También dirigió el departamento de administración de la cancillería.

Medios estadounidenses enfatizaron en Washington ante periodistas que las decisiones fueron “por solicitud del gobierno interino venezolano” y “en respuesta” a conversaciones entre la oposición y el poder ejecutivo de Maduro. Pero desde la Plataforma Unitaria se apresuraron a negar que hubiesen solicitado retirar sanciones personales mediante un comunicado.

“Lo que hubo fue una decisión del gobierno de Estados Unidos encaminada hacia la búsqueda de la negociación”, reiteró Juan Pablo Guanipa, vicepresidente de la Asamblea Nacional electa en 2015 que la Casa Blanca considera aún legítima. Afirmó que flexibilización de las sanciones son aceptables “si están encaminadas a la democratización del país”, durante una protesta en favor de los presos políticos.

La vicepresidenta de Maduro, Delcy Rodríguez, dijo que su gobierno ha “verificado y confirmado” que Washington autorizó a empresas petroleras extranjeras para que negocien y reinicien operaciones en el país, como informaron versiones de prensa. Es hasta ahora la única reacción oficial a algo que la Casa Blanca no ha confirmado, pues no se han hecho públicas nuevas licencias de operación para empresas petroleras.

Se presume que la beneficiada de tal cambio sería Chevron, la empresa norteamericana que se ha mantenido operando en Venezuela con actividad mínima y sin poder invertir o negociar directamente con la estatal Petróleos de Venezuela. Una decisión que ha sido repudiada por congresistas y senadores norteamericanos, incluyendo al demócrata Bob Menendez, jefe del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos.

Permitir la inversión extranjera en la industia petrolera venezolana permitiría aumentar la disminuida producción venezolana, que no logra levantar cabeza desde los 700 mil barriles diarios tan lejanos de los 3 millones de hace una década, y robustecer los ingresos del régimen chavista, de cara a la elección presidencial pautada para 2024.

El regreso a México no tiene fecha. El canciller de ese país, Marcelo Ebrard, dijo este miércoles que están listos para recibir a las delegaciones, que ataviesan un proceso de reconstrucción de entendimientos previos.

Por el lado del oficialismo, Jorge Rodríguez informó que mantienen la exigencia de que el empresario colombiano Álex Saab, preso en Estados Unidos y enfrentando juicio por lavado de dinero, se incorpore a las discusiones; mismo argumento por el cual se levantaron de la mesa hace más de seis meses.

El jefe de la delegación opositora, Gerardo Blyde, publicó un comunicado en el que la Plataforma Unitaria se compromete a acordar los términos necesarios para el pronto reinicio del proceso que, insitieron, “no debió ser suspendido”, y que debe conducir “manera urgente” a la recuperación del país a través de reinstitucionalización democrática con elecciones libres, justas y transparentes.

Tras el anuncio de las conversaciones, el líder opositor Juan Guaidó calificó como “urgente” realizar un acuerdo integral para el país “que dé soluciones a la tragedia y atienda la emergencia humanitaria compleja”. Nicolás Maduro, por su parte, se limitó a repostear en su cuenta Twitter los mensajes de Jorge Rodríguez.

Otros actores insistieron en que los actores de ese diálogo deben ampliarse para incluir a “otras oposiciones” mientras que analistas recomiendan agendas claras.