MENÚ
miércoles 20 marzo 2019
06:29
Actualizado

Arthur Brooks: "Trump sabe perfectamente que el muro no sirve de nada"

Presidente del American Enterprise Institute (AEI)

  • Arthur Brooks: "Trump sabe perfectamente que el muro no sirve de nada"
    /

    Casa América

Tiempo de lectura 4 min.

16 de marzo de 2019. 17:33h

Comentada
Esther S. Sieteiglesias Madrid. 15/3/2019

El presidente del «think tank» American Enterprise Institute (AEI), Arthur Brooks, acaba de publicar «Love your enemies» («Ama a tus enemigos)», un ensayo sobre cómo los estadounidenses «decentes» pueden salvar a EE UU de la cultura del desprecio en la que está sumido el país. Brooks, un enamorado de Barcelona, es columnista en «The Washington Post». Durante su encuentro con LA RAZÓN, en Casa América, el también músico profesional confiesa que «la política federal de EE UU es un 'reality show', lo verdaderamente importante ocurre en las ciudades y los estados».

¿No cree que resulta muy fácil para los líderes actuales apuntar con el dedo, repartir odio y acusar de todos los males de un país?

Es populismo. Siempre resurge una década después de una crisis financiera. Hay polarización. Es el fenómeno macroeconómico tras una recesión: hay desigualdad. Unos disfrutan de los beneficios de la fase de crecimiento y el 80%, no. Eso siempre ha pasado y pasará. No hay ningún economista del mundo (de derechas o de izquierdas) que sepa solucionarlo. Diez años en los que el 20% de los más afortunados disfrutan de todo el crecimiento económico. Deja de ser envidia y pasa a ser justicia. El rico es cada vez más rico y el político, el populista, el que no es líder sino seguidor, observa esa situación y dice lo que el vecino está pensando. Que la gente de otro pueblo le está robando, que el inmigrante es el culpable, que si el extranjero, el banquero... Siguen lo que piensa la gente. Cuando el crecimiento es más igualitario, los populistas fracasan, y espectacularmente. Donald Trump fracasará y tendremos un recuerdo de él, de que fue mal presidente, la gente hasta dirá que no le votó, aunque lo hizo.

En el caso del muro de Trump, ¿se puede «amar a los enemigos», buscar ese consenso?

Su muro no tiene nada que ver con el muro. Es algo emblemático. Representa cosas culturales. Hablan del muro, pero se refieren a otras cosas: perder un modo de vivir; perder el país, no tanto por los inmigrantes, sino porque los elitistas de izquierdas quieren que tengamos una sociedad en la que ser americano no cuente para nada. Eso es lo que están peleando. Cuando haya menos guerra cultural, pararán de hablar del muro. Será anacrónico. Además, son todos hipócritas. Trump sabe perfectamente que el muro no sirve de nada. Los demócratas, sin embargo, decían hace cinco años que necesitábamos uno. Pero ahora no quieren un muro porque Trump está a favor. Es decir, no tiene que ver con el muro.

¿La inmigración es un problema en EE UU?

Normalmente no es una polémica, pero sí lo es después de una crisis financiera porque hay menos para todos. Cuando se suma cero, te preocupas por los extranjeros, el libre comercio... Cuando pase esa era, nadie hablará de inmigración. En EE UU, cuando miras los 15 temas más importantes, nunca está la inmigración. Solo en estos momentos. Si hablas con alguien de Nebraska o del Lejano Oeste que nunca ha salido del país, dirá que no tenemos que dejar entrar a la gente ilegalmente. No es un opinión fuerte y además, le da igual. Encima, su abuelo fue inmigrante de Alemania o de cualquier sitio, y está muy orgulloso de eso y de vivir en un país de inmigrantes. Es algo sutil. Pero la inmigración en sí nunca había sido un tema sobresaliente en las conversaciones. Solo ahora, y pasará.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs