MENÚ
viernes 23 agosto 2019
03:30
Actualizado

EEUU, horrorizado: «No fue un accidente, estalló en el cielo»

  • Aeropuerto de Kuala Lumpur
    Aeropuerto de Kuala Lumpur
Moscú.

Tiempo de lectura 4 min.

18 de julio de 2014. 08:21h

Comentada
Moscú. 17/7/2014

EEUU dijo hoy estar "horrorizado" por el siniestro de un avión con 298 pasajeros en Ucrania que según la inteligencia estadounidense fue derribado por un misil y demanda una investigación "exhaustiva, creíble y sin trabas" de lo sucedido. "Estados Unidos está horrorizado por el derribo del vuelo 17 de Malaysian Airlines y ofrece su más sincero pésame a todos aquellos que perdieron a personas queridas a bordo", afirmó esta noche en un comunicado el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

A la espera que se determine si había ciudadanos estadounidenses a bordo de la aeronave malaya, Earnest calificó de "crítica" la puesta en marcha "tan pronto como sea posible" de una investigación internacional "exhaustiva, creíble y sin trabas" sobre lo sucedido.

Instó, además, a Rusia, los separatistas prorrusos que luchan en el este de Ucrania, donde se estrelló el avión, y al Gobierno de Kiev, a respaldar "un alto el fuego inmediato" para garantizar el acceso "seguro y sin restricciones" de los investigadores internacionales al lugar de los hechos y permitir la recuperación de los restos mortales.

Adelantó que Washington trabajará con los países afectados y organismos internacionales "en las próximas horas y días" para determinar el mejor camino a seguir.

Mientras tanto, insistió, "es vital" que no se manipule ninguna prueba y que "todas las pruebas potenciales y restos en el lugar del siniestro permanezcan intactos".

Apuntó, por lo demás, que aunque todavía no se han recabado todos los datos, está claro que la tragedia se produjo en el contexto de una crisis en Ucrania "alentada por el respaldo ruso a los separatistas, incluidas armas, material y entrenamiento".

Destacó que lo sucedido subraya la "urgencia" de que Rusia tome "pasos concretos de forma inmediata" para reducir la violencia en Ucrania y respaldar un alto el fuego duradero y un camino hacia la paz que el Gobierno ucraniano ha dibujado de forma consistente.

Sus declaraciones se produjeron tras una intensa ronda de conversaciones telefónicas del presidente estadounidense Barack Obama, quien habló hoy con el presidente ruso Vladímir Putin, quien le informó de las primeras noticias de que un avión se había estrellado en el este de Ucrania.

El inquilino de la Casa Blanca departió también con su homólogo ucraniano Petró Poroshenko, con el primer ministro de Malasia, Najib Razak y el líder holandés Mark Rutte, así como con su secretario de Estado, John Kerry.

Obama recibió también una actualización a última hora de la tarde de su equipo de seguridad nacional, durante una conversación en la que participaron el director de la CIA, John Brennan, el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Denis McDonough, los asesores adjuntos para seguridad nacional Ben Rhodes y Lisa Monaco y la subdirectora nacional de inteligencia Stephanie O'Sullivan.

La tragedia hizo que la Agencia Federal de Aviación (FAA) de EE.UU. decidiese esta noche prohibir todo tipo de vuelos estadounidenses sobre el espacio aéreo del este de Ucrania.

Obama: Qué pasó y por qué

El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo hoy que su prioridad es averiguar si había ciudadanos estadounidenses a bordo del avión malasio siniestrado en el este de Ucrania y ofreció asistencia estadounidense para "determinar qué pasó y por qué" en el suceso.

"El mundo está siguiendo los informes de un avión de pasajeros siniestrado cerca de la frontera entre Rusia y Ucrania", dijo Obama en un discurso en el estado de Delaware.

"Parece que podría ser una terrible tragedia. Ahora mismo estamos trabajando para determinar si había ciudadanos estadounidenses a bordo. Esa es nuestra primera prioridad", añadió.

El gobernante aseguró que su Gobierno está en contacto con el Gobierno ucraniano y ofrecerá "toda la asistencia que pueda para ayudar a determinar qué ocurrió y por qué".

"Como país, nuestros pensamientos y oraciones están con todos los pasajeros y sus familiares, donde quiera que estén", concluyó el presidente en una intervención muy breve en la que no hizo referencia a las posibles causas del suceso.

Por su parte, la exsecretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, dijo hoy que Europa debe de liderar la respuesta en el caso del avión siniestrado.

"Los europeos tienen que asumir el liderazgo en esto", afirmó la exresponsable de la diplomacia estadounidense, quien recordó que el avión viajaba de Amsterdam a Kuala Lumpur, "sobre territorio europeo".

"Debería de haber indignación en las capitales europeas", afirmó Clinton durante una entrevista televisada, a lo que añadió que si los rebeldes prorrusos están detrás de lo sucedido "el equipo tuvo que proceder de Rusia".

Los servicios de inteligencia de EE.UU. consideran que el avión recibió el impacto de un misil tierra-aire, pero no han podido confirmar aún el origen del proyectil que derribó la aeronave.

"No fue un accidente, (el avión) estalló en el cielo", dijo por su parte el vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, durante un discurso en Detroit (Michigan).

Últimas noticias