MENÚ
jueves 22 agosto 2019
14:34
Actualizado

#MeToo “apunta” a Oscar Arias

El ex presidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz es acusado de abuso sexual

  • Mujeres marchan en Costa Rica para apoyar a las denunciantes contra Oscar Arias / Foto: Reuters
    Mujeres marchan en Costa Rica para apoyar a las denunciantes contra Oscar Arias / Foto: Reuters
Corresponsal en Iberamérica.

Tiempo de lectura 4 min.

11 de febrero de 2019. 19:18h

Comentada
Ángel Sastre Corresponsal en Iberamérica. 9/2/2019

Costa Rica se encuentra conmocionada al conocerse las últimas denuncias que salpican a Oscar Arias uno de lo hombres más reconocidos en el país centroamericano. “De Premio Novel a depravado” titulaban ayer un diario local. “Un lobo con traje” afirmaba otra columna editorial. Todos los relatos muestran a un hombre que abusaba con total impunidad, consciente de su poder.

La última víctima en denunciar fue una ex miss de Costa Rica, Jazmín Morales, quien acudió a la Fiscalía Adjunta de Género para interponer una denuncia penal contra el ex presidente por el delito de abuso sexual.

De acuerdo con la denuncia presentada, los hechos ocurrieron en el año 2015, cuando el premio Nobel de la Paz de 1987 la habría invitado a su casa, a través de un mensaje de Facebook, con el pretexto de regalarla un libro.

“Él se puso frente a mí, atravesó la puerta que estaba cerrada. Yo soy más alta que él, sin embargo, él me agarró la cabeza. Yo llevaba el cabello suelto, me agarró, me acercó a la fuerza contra su cuerpo, luego con una de sus manos me tocó mis senos por encima de la ropa y luego me dio un beso en contra de mi voluntad. Yo me quité, me quedé congelada, no sabía que decirle, lo único que se me ocurrió decirle fue ‘Don Oscar, tengo que irme’, me acerqué a la puerta, él no me hizo ni me dijo nada más. No esperaba algo así de una persona tan reconocida y a quien yo admiraba muchísimo”, recoge la denuncia.

Morales argumentó que en ese momento intentó presentar una denuncia, pero que los tres abogados con los que contactó se negaron a acompañarla para presentar el caso. Y, finalmente, decidió interponer la demanda esta semana tras ver que otra mujer acusó al ex presidente de agresión sexual.

"Cuando vi lo que pasó con la nueva muchacha y el movimiento #MeToo pensé que tenía que tomar fuerzas, ya que el tema era ya algo habitual en él. Busqué dos abogados y me dijeron que no me ayudaban, pero logré encontrar a uno que sí decidió ayudarme y acompañarme a presentar la denuncia", comentó la mujer.

El detonante de esta ola de acusaciones fue a raíz de una denuncia judicial por violación presentada por la doctora y activista antibélica Alexandra Arce von Herold. Arce sostuvo que el ex gobernante le tocó los senos y le introdujo los dedos en su vagina sin su consentimiento durante una reunión realizada el 1 de diciembre de 2014 en la casa de este, a donde ella acudió a brindarle información sobre una campaña de desarme nuclear.

Después de ella, otras cinco mujeres han narrado, en su mayoría por redes sociales, experiencias, que habrían tenido con Arias. Se trata de las periodistas Eleonora Nono Antillón, Emma Daly y Mónica Morales, así como la editora Marta Araya Marroni y, por último la ex reina de belleza, antes citada.

Eleonora Antillón, una conocida periodista y conductora de televisión costarricense, relató que Arias la agredió a mediados de la década de 1980, cuando ella trabajaba para su candidatura presidencial.

En otra entrevista, Emma Daly, directora de comunicación de Human Rights Watch (HRW), narró que Arias la manoseó en el vestíbulo de un hotel en Nicaragua en 1990 cuando trabajaba como reportera en Costa Rica.

Por su parte Mónica Morales, una editora literaria de 53 años, alegó que Arias le puso la mano en la pierna de forma inesperada durante una reunión en 2012.

El político se apartó el jueves de cualquier actividad vinculada con el Partido Liberación Nacional, con el que trabajo más de medio siglo. El ex presidente está casado desde 2012 con Suzanne Fischel, después de divorciarse de Margarita Penón, con la que compartió 22 años de su vida y es la madre de sus dos hijos.

Arias, además de haber sido elegido dos veces presidente, ganó el Premio Nobel de Paz en el año 1987, gracias a su papel en las negociaciones que acabaron con los conflictos civiles en Centro Amércia. Sin embargo, en la actualidad, sigue siendo el principal personaje político del país y mantiene una fundación que promueve la paz y la democracia.

La pasada semana, a través de su equipo legal, emitió en un breve comunicado en el que negó la acusación presentada por la activista. El ex presidente alegó que nunca violó la voluntad de ninguna mujer y que a lo largo de su carrera ha luchado por la igualdad de género. Pero ante la aparición de las nuevas denuncias el pasado miércoles, su abogado, Erick Ramos, se hizo eco de ese mensaje y dijo que "por respeto al proceso que está en curso, no vamos a dar ningún tipo de declaración”.

Con la salida a la luz de estos casos, las mujeres activistas organizaron ayer una manifestación en San José, la capital de Costa Rica, bajo el eslogan “Yo te creo”.

Aunque el movimiento #MeToo, iniciado de forma viral como hashtag en las redes sociales en 2017, salpicó a varios hombres poderosos en los últimos años en Estados Unidos, sus efectos han sido más limitados en Latinoamérica, una región donde las actitudes machistas están más enraizadas.

Por ejemplo en Brasil, desde diciembre más de 250 mujeres acusaron a un destacado curandero espiritual de agresiones que van desde caricias no deseadas a violación, lo que provocó su detención por varios cargos. En Argentina, se plantearon demandas por agresión o acoso sexual contra un conocido actor, un senador y un alto cargo político.

Últimas noticias