Internacional

Así es el sistema Aegis Ashore, la esperanza de Ucrania para evitar una invasión de Rusia

Presente en Rumanía y en construcción en Polonia, Moscú está particularmente intranquila con el operativo, puesto que podría trastocar todos sus planes

El sistema Aegis Ashore es un sistema antimisiles de Estados Unidos, una versión terrestre del sistema de defensa aérea que se lleva a bordo de los cruceros y destructores
El sistema Aegis Ashore es un sistema antimisiles de Estados Unidos, una versión terrestre del sistema de defensa aérea que se lleva a bordo de los cruceros y destructores FOTO: U.S.

Más de 100.000 soldados rusos se encuentran desplegados en la frontera con Ucrania, listos para una posible invasión de Rusia al país, que podría ser “inminente” según los países de Occidente y Estados Unidos, pese a que el mandatario ruso, Vladimir Putin, y el Kremlin niegan categóricamente cualquier posibilidad de ataque al territorio ex-soviético. Las tensiones entre ambos países se han ido incrementando en las últimas semanas, lo que ha llevado a Estados Unidos y la OTAN a tener que intervenir para evitar cualquier ataque a Ucrania, incluida una reunión entre Putin y el mandatario norteamericano, Joe Biden.

Tenga o no intención de usar la fuerza en territorio ucraniano, Moscú está particularmente intranquila con el sistema conocido como Aegis Ashore situado en Deveselu (Rumanía) – pensado para hacer frente a ataques provenientes de Irán- y el que estará completamente operativo a finales de año en Redzikowo (al norte de Polonia), muy cerca de Kaliningrado.

El sistema Aegis Ashore es un sistema antimisiles de Estados Unidos, una versión terrestre del sistema de defensa aérea que se lleva a bordo de los cruceros y destructores estadounidenses de las clases Ticonderoga y Arleigh Burke. Entre otros, este sistema utiliza el radar naval de cara plana AN / SOY-1, los lanzadores verticales Mk41 y el misil de intercepción SM-3.

No solo los buques americanos utilizan este sistema, pues también está presente en buques españoles, australianos, surcoreanos y japoneses. Polonia actualmente se encuentra desarrollando una infraestructura para desplegar una brigada acorazada. El programa fue iniciado en 2018 y se preveía que estaría listo en 2020. No obstante, en 2022 todavía no ha llegado, aunque el Gobierno polaco está completando la instalación final del procedimiento. Por otro lado, un sistema Aegis Ashore ya está presente en Rumanía, que fue ideado en principio para derribar misiles balísticos iraníes.

Por esta razón, desde Rusia alertan de que se está creando “una brigada multiesférica” que será armada con distintos sistemas de armas de ataque de misiles, tal y como afirmó el ministro de defensa ruso, Serguéi Shoigú. El político también declaró que compañías estadounidenses están preparando “una provocación con componentes químicos” en el este de Ucrania, detallando que la Administración Biden ha desplegado alrededor de 8.000 efectivos de las Fuerzas Armadas estadounidenses por varios países del este del viejo continente en países como Rumanía, Bulgaria, Hungría, Polonia, Lituania y Letonia, aunque “una posible ofensiva rusa a Ucrania”.

La respuesta rusa al sistema

Pero en Rusia no esperan quedarse con los brazos cruzados, por lo que en su actualizado programa de armamento, contempla construir 34 buques de guerra y submarinos, veinte de los cuales son de largo alcance, y que estarán disponibles para el año 2030.

En 2021, en las Fuerzas Armadas rusas se conformaron cuatro nuevos regimientos militares, incluido uno de artillería y uno de ingeniería marina. La Armada también incorporó tres submarinos modernos, cuatro buques, diez lanchas o diecisiete embarcaciones y lanchas de servicio, así como sistemas de misiles costeros.

Este 2022, se espera que el Ejército ruso reciba los misiles hipersónicos Tsirkón, después de que Putin expresa “de urgencia” la necesidad de desarrollar armas hipersónicas “en respuesta a las acciones de Occidente” y con la esperanza de que “prevalezca el sentido común y la responsabilidad de no violar las líneas rojas”. “¿Y qué deberíamos hacer? Entonces tendremos que crear algo similar en relación con aquellos que nos amenazan de esta manera. Y podemos hacerlo ahora”, subrayó el mandatario. El primer lanzamiento de prueba lo realizaron a finales del año pasado: un misil de crucero hipersónico Tsirkón desde el submarino de propulsión nuclear Severodvinsk. El proyectil completó la trayectoria según los parámetros previstos e impactó contra un objetivo, situado en el mar de Barents.