Internacional

Carencia militar

La UE admite un agujero de 160.000 millones en armamento

Los Veintisiete reconocen la infrafinanciación de la defensa dentro del club y alertan de que se ha perdido una década

El máximo representante de la diplomacia comunitaria, Josep Borrell
El máximo representante de la diplomacia comunitaria, Josep BorrellSTEPHANIE LECOCQAgencia EFE

Nadie duda de que la guerra en Ucrania ha roto tabús a la hora de abordar la necesidad de una política de defensa europea más autónoma. Los ministros de Defensa de los Veintisiete, reunidos este martes en la capital comunitaria, analizaron un informe sobre la infrafinanciación sufrida por el club comunitario en este terreno. Aunque ahora mismo el gasto militar europeo está en los mismos niveles de 2008, se ha perdido casi una década.  

Coincidiendo con los  peores años de la crisis económica, los datos manejados por el Ejecutivo comunitario, aseguran que desde 2009 los países europeos acumulan unas carencias valoradas en 160.000 millones de euros, lo que obliga a corto plazo a reponer las existencias y a medio y largo plazo a mejorar las capacidades militares y su modernización.

“Si hubiéramos estado gastando en defensa cada año, desde 2009 y hasta 2018, la misma cantidad de dinero que gastábamos en 2009 durante nueve años, habríamos gastando en defensa 160.000 millones más”, explicó el máximo representante de la diplomacia comunitaria, Josep Borrell.

Se espera que este informe sea aprobado mañana por el colegio de comisarios y que sea discutido por los líderes europeos en una cumbre extraordinaria convocada para el 30 y 31 de mayo.

“Ha sido un fuerte proceso de desarme que han atravesado los países”, aseguró Borrell, quién no sólo defendió la necesidad de gastar más sino gastar más juntos, con el objetivo de evitar duplicidades. “Ahora afrontamos las consecuencias de esta carencia acumulada y tenemos que recobrarnos de esas dinámicas. Cómo recobrarnos es la gran pregunta”, reflexionó.

Aunque la llegada de Trump a la Casa Blanca – con su amenaza de dejar a la UE a la intemperie- y la invasión de la península de Crimea en 2014 supusieron ciertos acicates para avanzar en una política de Defensa más autónoma, resulta evidente que la guerra en Ucrania ha supuesto la gran señal de alarma.

En cuanto a los últimos acontecimientos,  el político español alertó de que la contienda “se encuentra en un punto de inflexión y no podemos permitir que Ucrania se quede sin equipamiento”. “Los enfrentamientos en el Donbás están en un momento en el que los ucranianos están expulsando a los rusos, ya han tenido éxitos considerables y esto demuestra que los ucranianos tiene una gran capacidad de resistencia y contraatacar. Vamos a aportar nuevas ayudas financieras con cargo el presupuesto de la UE, pero esto es solo una parte del esfuerzo europeo, los Estados miembros por su parte también están haciendo grandes esfuerzos”, aseguró.

Este pasado fin de semana, Borrell pidió a los Veintisiete incrementar en 500 millones la aportación para armas a Ucrania del Fondo Europeo de Apoyo a la Paz, lo que supone un total de 2.000 millones de euros desde el inicio de la contienda. Tras este últimos esfuerzo, este instrumento europeo dispondría ahora mismo de 3.000 millones más que quizás no sean suficientes si la guerra se alarga durante meses o quizás años.

El propio Borrell abrió hoy la puerta a incrementar esta cantidad ya que, al ser un instrumento intergubernamental que oficialmente está fuera del presupuesto comunitario, tan sólo necesita el aval de los países europeos, lo que agiliza la toma de decisiones porque no se requiere la luz verde de la Eurocámara.

La reunión de este martes también sirvió para que los países europeos apoyaran el ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN que Borrell calificó como un “cambio geopolítico importante”.