MENÚ
miércoles 23 octubre 2019
02:19
Actualizado

Lo que se juega España en las elecciones Europeas

Los cabezas de cartel responden a las preguntas de LA RAZÓN

  • Fotos: Cristina Bejarano, Javier Fdez-Largo, Cipriano Pastrano
    Fotos: Cristina Bejarano, Javier Fdez-Largo, Cipriano Pastrano

Tiempo de lectura 8 min.

12 de mayo de 2019. 10:31h

Comentada
Pedro G. PoyatosGoyo G. Maestro Madrid. 12/5/2019

En dos semanas, los españoles acudiremos otra vez a las urnas. El próximo 26 de mayo será un «súper domingo» en el que la mayoría de ciudadanos de España votarán en unos comicios municipales, autonómicos y también europeos. Una cita con las urnas que los españoles compartirán con alrededor de 500 millones de personas que forman parte de la Unión Europea y que elegirán a sus representantes, de manera directa, en uno de los mayores hemiciclos del mundo. España es miembro de este exclusivo club de la paz y el bienestar desde hace casi 34 años. En la última legislatura (2014-2019), la Unión Europea ha sufrido una de sus mayores crisis políticas y de identidad con el fantasma de Brexit como protagonista. Aunque la salida de Reino Unido aún no se ha hecho efectiva al 100%, tal y como prometió la primera ministra británica Theresa May, lo cierto es que ha dejado a la UE tocada y prácticamente paralizada en ciertos aspectos en los que no se apuesta en seguir hacia un proyecto europeo común. Con la llegada de cientos de miles de refugiados, que huían de países en guerra como Siria e Irak, la solidaridad europea también se puso en entredicho. Además, varios líderes de los 28 países miembros dejaron claro que importaba más el corto plazo nacional que el bien común de la UE.

Hay mucho en juego el 26 de mayo. Los futuros eurodiputados marcarán el ritmo a una UE que espera que el Brexit sirva para que los europeos se den cuenta de todo lo logrado y las consecuencias nefastas que significa abandonar al club. LA RAZÓN ha entrevistado a los cabezas de lista de los principales partidos españoles para las elecciones europeas. La ex ministra Dolors Monserrat, del Partido Popular; el ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, del PSOE; María Eugenia Rodríguez Palop, de Unidas Podemos; Luis Garicano, de Ciudadanos; y Jorge Buxadé, de Vox, han contestado a un cuestionario sobre asuntos clave como qué se juega la UE en las urnas, cuál debe ser el papel de España, cuáles serán las prioridades de la próxima legislatura o quiénes son los principales enemigos del proyecto europeo. Todos los candidatos coinciden a una en que estas elecciones son decisivas.

Estas son las preguntas

1.- ¿Qué se juega la UE en estas elecciones?

2.- ¿Cuál debe ser el papel de España en el proyecto europeo? ¿Está subrepresentada en las instituciones comunes?

3.- ¿Cuáles deben ser las prioridades de la UE en la próxima legislatura?

4.- ¿Cuáles considera que son los grandes enemigos del proyecto europeo, por orden de importancia?

Lo que se juega España en las elecciones Europeas

Dolors Montserrat, Partido Popular: "No podemos dejara la UE en manos de Salvini o Le Pen"

1. El proyecto de integración europea se halla en un momento decisivo de su historia. Están en juego los valores de Europa. Los españoles y europeos nos jugamos una Europa unida, fuerte y segura frente a la de populistas y nacionalistas; una Europa con peso, cuya voz cuente y sea respetada.

2. España debe ser pieza clave en el proyecto europeo y eso solo lo puede garantizar un PP fuerte en Europa. Lo contrario conducirá a que nuestro país tenga un papel secundario. La mejor Política Agraria Común de la historia de la democracia la consiguió el PP y la competitividad de la UE la asegura el PP; sin competitividad no habrá crecimiento, empleo ni futuro. El 26M los españoles optarán por dos modelos para Europa, al igual que en España: el del PP, un modelo realista que busca el crecimiento económico, la creación de empleo y la generación de riqueza, o el de la izquierda, que es rico en promesas pero pobre en resultados.

3. Una Europa en paz y libertad, que crezca económicamente y cree empleo y en la que las personas sean el centro de las decisiones. Me comprometo a trabajar para que Europa siga encabezando su liderazgo como potencia económica, financiera y comercial, como gran potencia cultural y turística, con un Estado de Bienestar sin parangón, y siendo uno de los principales donantes de Ayuda al Desarrollo y Ayuda Humanitaria y líderes destacados en la lucha contra el Cambio Climático.

4. La mayor amenaza la representan los populismos. Es urgente acabar con la amenaza de la antipolítica, que está poniendo en riesgo la prosperidad de la UE y quiere acabar con ella. Ni España ni el resto de países europeos podemos dejar Europa en manos de políticos como Le Pen, Salvini y un fugado de la Justicia. Desde el PPE siempre hemos luchado por defender España y la Constitución.

Lo que se juega España en las elecciones Europeas

Josep Borrell, PSOE: "El referéndum británico ha sido una especie de vacuna"

1. Todas las elecciones son importantes, pero estas adquieren un carácter existencial porque las crisis del euro y de los refugiados, pasadas sus fases agudas, han provocado la aparición o el refuerzo de las políticas nacional-populistas que abiertamente quieren parar el proceso de integración europea. Al mismo tiempo, se ha generado un incipiente debate europeo en torno a estas elecciones, lo que será bueno para que sigan siendo mayoritarias las políticas europeístas.

2. En apenas un año de gobierno socialista, España se ha posicionado en el grupo motor de la integración europea junto a Alemania y Francia, gracias a la apuesta por una mayor integración en campos tan importantes como el fiscal, el social, o el de las migraciones, y una mayor capacidad de interlocución.

3. Sólo desde una Europa cohesionada y capaz de actuar con una sola voz en el mundo la UE podrá pesar de manera significativa. El mundo necesita una UE que sea capaz de transmitir su legado, que no es otro que la combinación de paz, prosperidad y un modelo de sociedad abierto que dignifica la condición humana. Debemos avanzar en el liderazgo en materia climática, el refuerzo de la política de seguridad y defensa común (eliminando la unanimidad) y la profundización en el pilar social (seguro europeo de desempleo), además de la reforma de las instituciones.

4. Los principales enemigos que tiene Europa son la indiferencia y el nacional-populismo. En una primera mirada, el anti-europeísmo cotiza al alza dadas las buenas expectativas electorales de las formaciones con un marcado carácter antieuropeo. Sin embargo, la realidad es que incluso partidos como el Frente Nacional o Alternativa por Alemania parecen haber asumido la imposibilidad de presentar a sus opiniones públicas la opción de salida de la UE, o del euro, como una hipótesis factible. Todas las encuestas indican que el referéndum británico ha sido una especie de vacuna frente a este tipo de tentaciones.

Lo que se juega España en las elecciones Europeas

María Eugenia Rodríguez Palop, Podemos: "La prioridad es la democratización de las instituciones"

1. La UE se juega su futuro. Existe un peligro real de que las fuerzas xenófobas y machistas que ya están en el poder en algunos países se hagan con el poder también en la UE. Frente a ellas, las élites europeas solo proponen recortes, precariedad y competencia entre pueblos y personas. Esto ha llevado a la extrema derecha al lugar en el que está. Hay una tercera alternativa, la Europa de sus pueblos y sus gentes, la Europa feminista y ecologista que sabe que la democracia es sobre todo justicia social y derechos sociales.

2. El papel de España es clave en la conformación de un nuevo proyecto político europeo que se asemeje a esa España democrática del 15M y el 8M, que se levanta contra los que nos quieren llevar al pasado y que puede liderar e impulsar en la UE los cambios y la democratización que necesita. España está en un lugar único para asumir el papel de referente en producción de energías renovables; en el cumplimiento del derecho internacional en materia de migración (que impida muertes en el Mediterráneo y garantice vías de acceso legales y seguras), y con su liderazgo en las relaciones con América Latina.

3. La democratización de sus instituciones, especialmente las económicas, que toman decisiones muy relevantes sin que nadie las haya elegido y sin explicar por qué, para qué, ni para quién; el impulso de un Green New Deal, que en Unidas Podemos llamamos Plan Horizonte Verde, y queremos dedicar al menos el 2,5% del PIB; y la articulación de un nuevo Pacto Social en Europa fundando en la justicia social, fiscal y ecológica.

4. Los grandes enemigos de Europa son las fuerzas de extrema derecha con su xenofobia, su aporofobia, su misoginia y su homofobia; las élites económicas obsesionadas con obtener el máximo beneficio en el menor tiempo posible, y sin pagar los costes sociales y ambientales que acarrea; los nacionalismos excluyentes; y los tecnócratas.

Lo que se juega España en las elecciones Europeas

Luis Garicano, Ciudadanos: "El nacionalismo es el gran peligro para este proyecto común"

1. Los europeos nos jugamos el futuro de nuestras libertades en estas elecciones. El inmovilismo de los viejos partidos a izquierda y derecha ha hecho que muchos ciudadanos sientan que Europa es algo lejano que no les ha protegido cuando más lo necesitaban. En estas elecciones Cs presenta un proyecto reformista y renovador para defender las sociedades y las economías abiertas, y tiene el mejor equipo para ponerlo en marcha.

2. España es la cuarta economía de la zona euro. Sin embargo, otros países con menor peso político y económico como Países Bajos juegan un papel mucho más relevante a la hora de tomar decisiones a nivel europeo. Esto tiene una doble explicación. Por un lado, el PP y el PSOE no han tenido la valentía necesaria para poner a España en el lugar que se merece dentro de Europa. España debe jugar un papel de líder en asuntos como la inmigración o las relaciones con América Latina, pero también en otros temas como la lucha contra el cambio climático, la seguridad, la agricultura sostenible y la innovación industrial.

3. A nivel europeo, las prioridades deben ser las reformas. Tenemos que completar la Unión Económica y Monetaria para evitar que otra crisis tenga efectos tan graves como la de 2008. Otra de las prioridades debe ser la reforma del Sistema Común Europeo de Asilo, para poner en marcha un verdadero mecanismo en el que los países compartan la responsabilidad de acoger a quienes huyen de la guerra y la persecución.

4. Sin duda, el populismo y el nacionalismo son los grandes peligros que amenazan nuestro proyecto común de libertades. Sin embargo, no podemos entender su éxito sin tener en cuenta la dejación de funciones que han hecho los socialistas y los populares en Europa. No han sido capaces de ofrecer un proyecto ilusionante ni de llevar a cabo las reformas necesarias para adaptarla al siglo XXI.

Lo que se juega España en las elecciones Europeas

Jorge Buxadé, Vox: "España no puede ser una provincia de Bruselas"

1. Tenemos que empezar a ver qué Unión Europea queremos para los próximos 30, 40 ó 50 años. Tenemos el modelo agotado que encabezan Macron y Merkel, que consiste en un súpergobierno de eurócratas que compite contra los Estados miembros y encadena una crisis detrás de otra (financiera, migratoria, de refugiados, yihadista, el Brexit). Y tenemos el modelo que defendemos en VOX, que es el de una unión de naciones soberanas e iguales orgullosas de su historia y de sus raíces que cooperan en pro de una Europa fuerte y unida.

2. En primer lugar, es necesario defender los intereses de España en la UE. España debe volver a ocupar el lugar que le corresponde siendo uno de los pilares, en igualdad con el resto de los Estados miembros. Esto comienza por una función que hemos olvidado hacer los últimos 25 años: ser el puente de Europa con Hispanoamérica. España no puede limitarse a ser una provincia de Bruselas.

3. La prioridad debe ser evitar más fugas como la del Brexit, porque si hay más fugas, la UE desaparecerá. Algunos dirigentes europeos piensan a muy corto plazo. No hay liderazgo, sino un puñado de gobernantes y burócratas intentando salvar su puesto. Si quieres una Europa fuerte, tienes que empezar por respetar la soberanía de los Estados, saber que los problemas de Alemania no son los de Italia o Lituania. Y pensar a largo plazo, aunque ello implique tomar decisiones poco populares.

4. El gran enemigo de la UE es la burocracia, son las oligarquías que se han ido creando alrededor de las cuotas de poder, y que lo único que hacen es servirse a ellos mismos. Y esto lo hemos visto en las negociaciones del Brexit, en la crisis migratoria, en la crisis de la deuda, en la crisis en Grecia. Hemos visto cómo los eurócratas que gobiernan desde su torre de cristal no hacen ningún caso a las decisiones que toma el pueblo legítimamente en las urnas.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs