Italia y la mafia

Saviano: "Italia es un país devorado por la corrupción. Este es el futuro de España si las cosas vienen mal dadas"

En su novela "Los valientes están solos" aborda la figura del juez italiano asesinado por la Cosa Nostra en 1992

El escritor y periodista Roberto Saviano
El escritor y periodista Roberto Savianolarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1d2f781d

 Roberto Saviano (Nápoles, 1979) ha elevado al juez italiano Giovanni Falcone a la categoría de personaje novelesco. Detrás del título "Los valientes están solos", el escritor italiano -que vive bajo la amenaza constante de la mafia desde que escribiera en 2006 su libro "Gomorra"- aborda la figura del juez que quiso desmantelar la Cosa Nostra y terminó asesinado junto a su esposa y tres escoltas en una brutal explosión de su coche en 1992. Saviano asegura que el magistrado fue un "revolucionario" que con sus investigaciones sobre la mafia"cambió la historia del mundo" al demostrar que "el crimen organizado es una forma de capitalismo criminal". Saviano es probablemente el periodista que más sabe del asunto: "No son bandas de ladrones o asesinos sino organizaciones económicas, morales y militares. Si hoy hay investigaciones judiciales en Madrid, en Los Ángeles o en Manila contra el crimen organizado se lo debemos a Falcone".

Saviano asegura que el juez "no solo permitió ver el mundo de otra manera sino que lo transformó". "Por eso lo mataron", explica Saviano a un grupo de periodistas por videoconferencia. "Su cabeza no podía seguir pensando". Falcone está caracterizado en la novela como una persona valiente y sola que "nunca tuvo un cargo de responsabilidad en las altas esferas" y que siempre fue "saboteado" en su entorno. "El día de su muerte todos eran sus amigos, el padre de la patria. Por desgracia, su cadáver daba mucho menos miedo que su vida. En seguida lo santificaron para que nunca más fuera peligroso".

La visión que ofrece de su país es demoledora. "La democracia en Italia es un envoltorio y lo que hay dentro es un país devastado por la corrupción y un sistema judicial lento con una economía que siempre depende de las políticas del gobierno". "Es un país terrible", añade antes de advertir que "el futuro de España y de Francia si las cosas vienen mal dadas" será el mismo que tiene ahora Italia.

Saviano se refiere al "totalitarismo mafioso" como el elemento que articula la vida nacional y explica de esta manera por qué es tan difícil acabar con el crimen organizado. "A diferencia de las dictaduras políticas, en la dictadura mafiosa los tiranos van cayendo pero se renuevan de forma darwiniana. La organización mafiosa nunca queda decapitada". Sucedió así incluso con la detención en 1993 de Toto Riina, el mafioso siciliano que ordenó el asesinato de Falcone, un año después del brutal atentado que conmocionó al mundo. "Fue un error de la Cosa Nostra atraer la atención mediática con este asesinato. Si no lo hubiera matado, Riina hubiera perdido su poder interno, así que fue también una manera de defenderse porque sino otras familias le hubieran matado a él".

España, un país infectado por la mafia

Cuando se refiere a España, Saviano siempre alerta de la implantación silenciosa de las mafias italianas en nuestro territorio. "España está llena, pero no se habla de ello más que de una forma muy general. Los españoles creen que la mafia es cosa de rusos e italianos. Esta percepción hace que las organizaciones criminales inviertan en estos países con total seguridad". Alerta también contra "la indiferencia de Europa, muy distraída", antes de revelar que "el país europeo donde se libra la guerra más feroz contra el narcotráfico es Suecia, pero esto es algo que no llega porque no hay un relato o una narración".

Además, las mafias han cambiado hoy su estrategia, explica el autor de "ZeroZeroZero". "Ya no atacan frontalmente al Estado. El Estado se puede comprar".

Preguntado por la tragedia de vivir oculto y escoltado y qué hubiera cambiado si pudiera revisar su vida, Saviano concluye que "no ha merecido la pena". "Si pudiera volver atrás no haría nada de lo que hice porque me destruyó. Hoy tengo 44 años y he acabado bajo protección con una vida absurda". Saviano reconoce que intenta tener la valentía y el coraje de personajes como Falcone. "Lo que intento es que el miedo no me domine. El miedo puede ser una cosa positiva en la vida, como el dolor, te da información que te ayuda. La valentía es una elección, no se nace con ella".

Saviano no solo se siente atenazado por el aliento asesino de la mafia, cuyos resortes dejó al descubierto en "Gomorra", sino que vive hostigado por "el silencio" que percibe desde el mundo de la política y otros ámbitos como la universidad. "Me acusan de cualquier imbecilidad, de vivir en un ático en Manhattan, de tener una escolta como si fuera un privilegio. Esto lo dijo el actual viceprimer ministro italiano", dice en referencia a Matteo Salvini, "uno de los políticos más peligrosos de Europa, y no solo por su relación con Rusia".

El 7 de diciembre está previsto una nueva vista del juicio al que se enfrenta como acusado por difamación contra Salvini por vincularle con la mafia en una publicación en sus redes sociales en el 2018. Hace unos semanas fue condenado a pagar mil euros a la primera ministra Meloni, a la que llamó “bastarda” en 2020 en un programa de televisión en el que estaba opinando sobre la retórica antinmigración de algunos políticos italianos. Preguntado sobre la política migratoria de la Unión Europea, lamenta que desde Bruselas se haya optado por establecer "alianzas con traficantes y gobiernos corruptos de África" en lugar de intentar planes para que los países emisores de migrantes "puedan crecer y tener una clase política responsable".

Finalmente, el periodista lamenta que "estamos viviendo en la época del silencio, vendes más si no tomas posiciones, eres más simpático si no hablas de gilipolleces".