MENÚ
martes 19 marzo 2019
16:04
Actualizado

Un juicio convertido en circo

La secta de Manson ya estaba bajo la lupa de la policía antes del sádico asesinato de la actriz Sharon Tate y sus acompañantes en la masacre de la mansión de su marido, el cineasta Roman Polanski. La violencia fue tal, que el encargado de la investigación, el experimentado sargento Joe de Rosa, vomitó al ver las brutales escenas

  • Un juicio convertido en circo

Tiempo de lectura 2 min.

21 de noviembre de 2017. 17:24h

Comentada
21/11/2017

ETIQUETAS

Charles Milles Manson fue un psicópata racista, líder sectario de una comuna pseudohippie y un asesino en masa, o en serie, dependiendo de cómo se analice el tema. En agosto de 1969 su grupo satánico, apodado «La Familia Manson», mató en varios rituales sangrientos a siete personas en al menos dos orgías apocalípticas en San Francisco (Estados Unidos), ordenadas por él. Se sabe que antes de estos crímenes, «La Familia» cometió otros.

La secta de Manson ya estaba bajo la lupa de la policía antes del sádico asesinato de la actriz Sharon Tate y sus acompañantes en la masacre de la mansión de su marido, el cineasta Roman Polanski. La violencia fue tal, que el encargado de la investigación, el experimentado sargento Joe de Rosa, vomitó al ver las brutales escenas.

La investigación fue rápida. Susan Atkins, adepta de Charles Manson, se había ido de la lengua en prisión donde cumplía condena por otro homicidio anterior. Los agentes comenzaron a tirar de la manta hasta detener a los miembros del bautizado como clan del «profeta de satán».

Las pruebas que acumuló la Policía eran tan contundentes que no tardaron mucho tiempo en arrestar a todos los acólitos que la secta tenía en esos momentos. Charles Manson fue detenido el 12 de octubre de 1969.

El arrepentimiento de Linda Kasabian, único miembro de la secta que habló en contra de Manson, ayudó a que pudiera tener lugar en menos de un año el juicio.

La vista oral se convirtió en un circo. Charles Manson decidió defenderse a sí mismo y exhibir su verborrea. Sabía el interés mediático que despertaba en todo el mundo e intentó rentabilizarlo en beneficio propio. Su intervención paranoide y mesiánica puso de manifiesto una personalidad desdoblada y perversa.

Durante la celebración del juicio, Charles Milles Manson y sus seguidores se hicieron incisiones en la frente en forma de X. A Manson lo condenaron a pena de muerte en 1971, pero se la conmutaron al año siguiente por cadena perpetua. Los otros detenidos del clan («Familia Manson») también fueron condenados, algunos a cadena perpetua, excepto Linda Kasabian, que obtuvo inmunidad al declarar contra sus antiguos compañeros y quedó en libertad.

La estancia de Charles Manson en la cárcel hasta su fallecimiento por causas naturales estuvo cargada de problemas. Su trastorno de personalidad y el alimento de la «leyenda del maligno» hicieron el resto. En 1984, un presunto seguidor de hare krishna, convicto por parricidio en la misma prisión, intentó quemarle vivo prendiéndole fuego. No lo logró. Charles Milles Manson murió ayer de viejo a los 83 años en la cama de un hospital californiano.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs