Una primera vez en MENORCA para cumplir el sueño de un verano eterno dando la bienvenida a un OTOÑO mágico

48 horas en Menorca son suficientes para enamorarte para siempre.

Menorca en otoño.
Menorca en otoño. FOTO: Palladium

Las primeras veces siempre son especiales. De esas que recuerdas de por vida. La compañía, el lugar, el olor y cada pequeño detalle que se hace especial. Y después de la pandemia más aún. Casi todo vuelven a ser primeras veces. Subir a un avión, viajar, dar un abrazo o una sonrisa sin mascarilla. Pero esta primera vez era de verdad una primera vez. Nunca había estado en Menorca y como los grandes amores de las películas románticas, nunca es tarde para descubrirla y enamorarte perdidamente de ella. Perder la cobertura, carreteras mágicas, cabras, ovejas y caballos. Esa tranquilidad y ese relax tan menorquín en medio parajes inolvidables. 48 horas en Palladium Hotel Menorca equivalen a una semana de desconexión total. Y amigas, no hay nada mejor para empezar el otoño que un fin de semana con amigas para sentir esas primeras veces de nuevo. Con sol o con lluvia, las vistas a la bahía de Arenal d’en Castell son pura magia.

Despertarse a las seis de la mañana, sin alarma ni prisas, solo para salir al balcón de mi habitación de Palladium Hotel Menorca y ver amanecer con toda la calma del mundo. El sonido del mar, el sol saliendo y un café en mano. ¿Puede ser más mágico? Inspirado “en la verdadera esencia de Menorca y del mar Mediterráneo”, Palladium Hotel Menorca es el segundo hotel de la marca Palladium Hotels fuera de Ibiza. Este hotel del Arenal den Castell, al norte de la isla, es un 4 estrellas que ofrece opciones de todo incluido y media pensión. Dispone de 264 habitaciones “equipadas con la última tecnología”. Entrar es sentirse como en casa y no solo por las magnificas instalaciones y las vistas, si no por todo el personal. Desde el primer momento te hacen sentir como parte de una gran familia menorquina a la que siempre vas a querer volver.

¿No me creéis? Pues como buena amante de las historias que soy, os voy a contar una de las anécdotas que mejor refleja este sensación. ¿Qué es sentirse en casa? Una pareja justo había acabado su estancia en el hotel para trasladarse a otro de la isla. Pues no, ni 24 horas tardaron en volver para hospedarse de nuevo en este hotel, su hotel. Y es que cuando entres, no vas a querer volver a salir. Como cuando te acostumbras al buen jamón y de golpe te dan a probar otro. Nada sabe igual. Y eso es lo que pasa después de estar en Palladium Hotel Menorca.

Palladium Hotel Menorca también está concebido “para disfrutar de una rica cocina internacional y platos tradicionales de las Islas Baleares” en su restaurante Sa Barca, especializado en showcooking; y sus 3 bares, Gregal Bar, Shake it! Pool Bar y un bar teatro de comedia. Además, a través de People of Palladium Entertainment, los clientes de Palladium Hotel Menorca podrán disfrutar de las mejores actuaciones en vivo y de una amplia gama de actividades y entretenimiento para todas las edades.

¿Volvemos a Menorca? Carretera, música de Antònia Font, atardeceres mágicos y un hotel para sentirse en casa.