Álvaro Soler: “La envidia es muy traicionera y a veces es más fuerte que el amor. Por eso hay que hacer lo que sientas de corazón y no quedarte con las ganas”

Álvaro Soler presenta su nuevo tema, ‘A contracorriente’, junto a David Bisbal.

Álvaro Soler presenta su tema 'A contracorriente'.
Álvaro Soler presenta su tema 'A contracorriente'. FOTO: @alvarosolermusic

Vivir a contracorriente, luchar con fuerza por todos tus sueños y buscar la felicidad en las pequeñas cosas. Esa es la magia de Álvaro Soler, que vive con la misma pasión y positivismo que le pone a sus canciones. Con una sonrisa de oreja a oreja mientras lo entrevistamos en el Jardín de Diana, en plena Gran Vía de Madrid, con un día de esos primaverales donde luce el sol con una temperatura increíble que nos enamora a todos. Y más a él que llevaba un mes sin ver el sol en Berlín. Las pequeñas cosas de la vida.

Dos fuentes de energía inagotables, David Bisbal y Álvaro Soler, se han unido para dar luz al último lanzamiento del músico hispano alemán. ‘A contracorriente’ pretende llenarnos de energía y de buen rollo con su mensaje de optimismo y de esperanza en estos años tan duros para todos. Luchas por tus sueños, reinventarse y disfrutar de los pequeños momentos únicos. Con la ilusión en los ojos de un niño y la madurez de alguien que sabe donde pisa y lo que le ha costado lograr sus sueños. Álvaro Soler reflexiona sobre la música y la vida. ¡No te pierdas la entrevista!

¿Qué tal Álvaro? Te veo muy feliz de vuelta en España y además con este solazo que te ha recibido Madrid.

Estoy muy feliz la verdad, después de un mes sin ver el sol (risas) y además viniendo para presentar este nuevo tema.

Llámalo tema o llámalo temazo, este ‘A Contracorriente’ junto a David Bisbal.

Una pasada, está siendo muy bonito todo y la respuesta de la gente. Además con David que es una pasada, fue muy bonito hacer la canción con él. Todo fue una casualidad, él estaba grabando voces en un estudio en el que estaba yo también. Teníamos pendiente grabar una canción juntos y ese fue el momento en el que el destino nos juntó. Aproveché y le dije “David tío, pásate por el estudio y te enseño un par de canciones”. Y solo escuchar ‘A Contracorriente’ me dijo que parase y se puso en ese momento a crear el estribillo que no existía. Fue un momento mágico y así es como tienen que ser las colaboraciones. Fue muy orgánico y me lo pasé súper bien.

Entonces como tu cuentas, fue el destino quién os junto...

¡Exacto! Teníamos pensado hacer una canción juntos, pero por nuestras agendas nunca encontrábamos el momento. El destino nos junto.

Que dentro de todo lo malo de estos años de pandemia, la parte menos mala, es que os está permitiendo juntaros a artistas que tenías las agendas antes imposibles para coincidir.

Eso es verdad. Aunque en mi caso he tenido la suerte de que se han parado los conciertos pero las he llenado con otras cosas como Disney o ‘La Voz Kids’ en Alemia. Así que parar tampoco he parado.

Ese momento que os juntáis y surge la magia, ese buen rollo y buenas vibraciones que necesitamos más que nunca y que nos traéis con este tema.

Totalmente...

Aunque bueno, tus canciones siempre han aportado ese buen rollo.

Sobre todo con el mensaje de ‘A Contracorriente’ que es un mensaje de fuerza, de no tirar la toalla, de reinventarse muchas veces. Algunos de mis músicos han dejado de serlo, unos es cocinero por ejemplo. Mucha gente está a contracorriente ahora mismo para reinventarse, es un momento perfecto para la canción sin planearlo.

Con qué cualidad te quedarías de David Bisbal ahora que has trabajado con él.

Con su energía positiva. Porque ese es el causante de muchos factores. Su manera de ser tan explosiva y tan amable. Eso me encanta. Su energía es contagiosa.

Y una canción de Bisbal que te gustaría que fuera tuya.

‘Silencio’, sin duda. Es buenísima. La escuché mucho en esa época. ‘Bulería’ y el boom de Operación Triunfo no lo viví tanto porque estaba en Tokio pero cuando volví ya me hice adicto.

En estos años de carrera, ¿has sentido también que ibas a contracorriente?

Sobre todo por la pandemia, acabo de anunciar que voy a retrasar la gira otra vez... Es un tostón por no decir otra palabra. Me siento ya mal por la gente no sé ni que decirles. La gente que tiene cinco tickets en la nevera pegados esperando ir a loc conciertos y lo hemos tenido que volver a aplazar por ómicron. Me rompe el corazón y me frustra. Pero sí que es verdad que todo pasamos por momentos a contracorriente porque si no no aprenderíamos nada. Es importante desafiarse para el crecimiento personal.

Desafiarse, aprender... ¿Qué es lo más importante que has aprendido en estos casi dos años de pandemia?

Ya era una persona positiva, pero he aprendido a disfrutar aún más el momento. Enamorarme de las cosas pequeñas que es lo que vi con ‘Magia’ también. Enamorarse de esos momentos como ahora que estoy en el sol contigo y soy feliz porque no he visto el sol en un mes. Igual para alguien de Madrid es algo normal y no lo valora, pero si lo apreciamos de esta manera lo valoramos más. Una cena con amigos, comer jamón... (risas)

Que cuando estás fuera lo echas tanto de menos, o nosotros que somos catalanes el ‘pa amb tomàquet’.

Por suerte aquí en el hotel también lo tienen y me está llenando de alegría. Esos pequeños momentos que en pequeñas dosis aún hacen más feliz.

Hay una aparte de la canción que dice: “dicen que no puedo, que más da, yo sigo a mi aire, a mí me da igual, soñando fuerte”. En algún momento te has sentido cuestionado o qué no entendían los pasos que dabas en tu carrera.

Sí, sobre todo la gente que estaba más cerca. Al principio de mi carrera cuando decidí cantar en castellano se me cuestionó mucho, lo veían muy extraño. La gente más cercana decían aquello de ‘a ver cuánto dura’, pero lo peor era que no me lo decían a la cara y a mi me daba mucha rabia y pena. Sabiendo el esfuerzo que había hecho. La envidia es muy traicionera y a veces la envidia es más fuerte que el amor. Pero hay momentos que dices, me da igual lo que piensen. Si lo sientes en el corazón lo tienes que hacer, tienes que probarlo. Si no te quedas con las ganas.

Hablando de envidias, no sé cómo estás viviendo toda la locura de críticas que se han generado estas semanas alrededor del Benidorm Fest. ¿Alguna vez has pensado en quitarte las redes sociales?

Por suerte nunca he tenido tantos haters, lo siento mucho por Chanel y por toda la gente que está siendo atacada. Chanel se merece estar ahí, ha hecho una actuación como yo no había visto en mucho tiempo en España. Pero sí, me gustaría desconectar más de las redes y del móvil. Sin redes sociales sí que me puedo imaginar la vida, pero no sin el móvil, es un medio de trabajo. Pero viendo lo de Benidorm Fest dan ganas de quitárselas.

Pero en tu caso no te lo has planteado, ¿no?

Me he planteado mi adicción al móvil (risas). Pero eso es otro tema. Pero por críticas no.

Eso es cuestión generacional. También todos decíamos después del confinamiento que íbamos a dejar el móvil y a disfrutar de los momentos con las personas y nos duró poco.

Exacto, es como los propósitos con los que arrancamos cada año. Yo he empezado con una lista de propósitos bastante saludable. Sin alcohol durante un mes, a ver que no era alcohólico, pero una caña por aquí otra por allá... Y vegetariano/vegano.

¿Y los has cumplido todos ahora que hemos empezado febrero?

Sí, hasta este viernes que voy a ver a mis amigos y ahí ya se abre la veda y adiós (risas).

Y hablando de cumplir propósitos, que le dirías a ese Álvaro tan tímido de pequeño.

Que confiara en sí mismo. Esa ha sido la clave, en el momento que tuve confianza en mi mismo todo cambio. Ha sido también a contracorriente, pero ese aprendizaje me ha traído aquí.