• Luz Casal ilumina la noche de Barcelona
    /

    José Irún

Luz Casal ilumina la noche de Barcelona

La artista actúo anoche en Barcelona en el CaixaBank Polo Music Festival

Hacer magia en un escenario está en manos de muy pocos artistas. Y ella lo consiguió. Luz Casal iluminó la noche de Barcelona envolviendo todo el Real Club de Polo con su inconfundible voz ante un público entregado. Rockera y feminista de otra generación, de aquella que de verdad costaba serlo y lucharlo. Y ella sigue en la lucha. Aún a veces sintiéndose incomprendida y dedicando sus canciones a las mujeres. La mayoría del público asistente anoche a su concierto lo eran. Un publico de diferentes generaciones que se dejó el alma en cada canción que Luz entonaba a la perfección después de dos meses sin subirse a un escenario. Sin titubeos.

Regresó a Barcelona Luz Casal año y medio después de la aparición de su álbum 'Que corra el aire', y lo hizo con la gira, el grupo y el repertorio bien rodados. En una noche que aún tenía más mérito hacerlo, con varios conciertos en la ciudad, entre ellos el de Alejandro Sanz en el RCDE Stadium. Pero Luz volvió por la puerta grande. Buscando la sintonía perfecta con el público en cada una de sus canciones, que son un manual de vida para todo aquel que las escuche. Canciones universales para todo tipo de personas, ideas y conceptos como la honestidad, la verdad, la libertad, la igualdad, la igualdad en todos los sentidos, como el de la mujer y el hombre en todos los ámbitos.

Una diva de varias generaciones que sigue pisando fuerte y dejándose la piel y el alma en cada escenario. Un concierto que cerró con un aplauso generalizado y cerrado después de interpretar su particular versión del 'Boig per tu' que hizo las delicias de todos los presentes. ¡Por muchos años más de Luz y de sentimientos sinceros!

El festival pone hoy punto y final con el concierto de David Bisbal que vuelve a la ciudad que lo lanzó al estrellato en Operación Triunfo, y lo hace recién cumplidos los 40 años, casado y con dos hijos. ¡Y es que el tiempo vuela!