MENÚ
martes 23 julio 2019
09:28
Actualizado

Instrucciones para el cambio

Las medidas acordadas por PP, Cs y Vox pasan por la revisión de Madrid Central, soterrar la A-5, un plan contra la ocupación ilegal, la devolución de 400 euros a cada familia por la bajada de impuestos...

  • Javier Ortega Smith cree que Almeida y Villacís van a hacer un buen equipo de gobierno
    Javier Ortega Smith cree que Almeida y Villacís van a hacer un buen equipo de gobierno

Tiempo de lectura 4 min.

16 de junio de 2019. 09:37h

Comentada
Rocío Ruiz 16/6/2019

El Madrid de los próximos cuatro se resume en 161 medidas (80 que ha firmado el PP con Cs y otras 81 el PP con Vox) que se convertirán en la hoja de ruta de la nueva corporación municipal tras el pacto del centroderecha en el Consistorio madrileño. Bajada de impuestos, la puesta en marcha de grandes obras de infraestructura (como el soterramiento de la A-5), la revisión de Madrid Central, la recuperación del sueño olímpico, ayudas a las familias, a los comerciantes, la ampliación de Madrid con el proyecto Madrid Nuevo Norte, un plan contra la okupación ilegal, la simplificación de los trámites administrativos o lograr que los colegios concertados crezcan en la capital son algunos de los puntos en los que se indicidirán en los próximos años. Es en los que existen coincidencias en los programas.

Respecto a la fiscalidad, los tres partidos de «el bloque» municipal pretenden poner en marcha reducciones fiscales que supongan un ahorro para los madrileños de 400 euros anuales. PP, Cs y Vox coinciden en bajar el IBI al mínimo legal (0,40%) o en ampliar la bonificación del 50% de la cuota íntegra de este impuesto de la instalación de sistemas de aprovechamiento energético. Y no sólo eso, pretenden reducir el impuesto de construcciones, instalaciones y obras y bonificar al 95% el impuesto en la plusvalía en donaciones y herencias de viviendas entre parientes directos, conocido como impuesto de sucesiones. Incluso, los tres partidos pretenden poner en marcha un Plan de Devolución de las cantidades que «injustamente» han tenido que pagar los madrileños por la plusvalía municipal cuando han perdido dinero en la venta de su vivienda o inmueble.

Se eliminarán las tasas de cajeros y de generadores de residuos para aliviar a los autónomos y comercios y se revisarán las sanciones del Ayuntamiento para evitar cuantías abusivas. Los trámites municipales serán más ágiles de realizar, ya que se prevé implantar la Identidad Digital Municipal para acceder a todos los servicios municipales desde el móvil. En definitiva, se pretende que la capital esté a la vanguardia de la transformación digital.

Para el comercio también hay un plan. Los tres grupos que gobernarán el Consistorio prevén sacar adelante un plan para el Comercio Local y proyectos de emprendimiento empresarial en barrios vulnerables. En concreto, se pensarán alternativas para el Mercado Puerta de Toledo.

Si hay una seña de identidad del PP es la defensa de las víctimas del terrorismo. Por eso se quiere construir un monumento a la memoria de las 1.429 víctimas en la Plaza de Colón, otro de los puntos de coincidencia en el programa. De la misma manera, se quiere fortalecer el posicionamiento internacional de la ciudad o ampliar el recinto ferial de Ifema «para ganar competitividad» y cambiar la imagen institucional de Madrid que, según el acuerdo firmado con Vox, «ha quedado degradada en los últimos cuatro años».

La movilidad y el urbanismo es otro de los grandes ejes en torno al cual gira el Madrid que quieren para los próximos tres años. Todos están de acuerdo en cambiar el polémico proyecto de Madrid Central, una de las medidas estrella del gobierno de Manuela Carmena, aunque con matices. El pacto con Cs habla de «reconvertir y buscar soluciones alternativas de movilidad» con una moratoria en las multas con efectos desde el 1 de julio. Sin embargo, en el acuerdo con Vox se habla de «acabar con la política de prohibiciones y restricciones de Madrid Central» e incluso se añade la posibilidad de estudiar el soterramiento del tráfico en la Gran Vía.

Los tres grupos quieren hacer un proyecto de regeneración urbana en torno a la A5. Y eso incluye su soterramiento y el fin de la infravivienda, iniciar un anillo subterráneo a su paso por el Vicente Calderón, remodelar el Nudo Norte con la mejora del Nudo de Manoteras y la remodelación de la Plaza de Carlos V y el entorno de Atocha.

El trío de centroderecha quieren que se ponga en marcha un plan de seguridad vial, crear 10.000 plazas de aparcamientos disuasorios, hacer más sostenible la flota de autobuses urbanos, impulsar ayudas para sustituir las calderas de carbón y gasólil y dar incentivos para la renovación de los coches antiguos por otros no contaminantes a particulares. Los tres también son partidarios de proteger a la Policía Municipal y están de acuerdo en luchar contra la venta ambulante ilegal y en dotar de más medios a la Policía Local para combatirla además de poner en marcha un Plan contra la ocupación y combatirán las pintadas vandálicas. Vox ha arrancado a los populares, además, el compromiso de que los cargos públicos sean cesados cuando se abra un auto firme de juicio oral por delitos contra la administración pública.

En materia de violencia de género, el PP ha firmado con Cs un plan de detección temprana contra la violencia machista y planes específicos de formación en funcionarios. Sin embargo, en el acuerdo firmado con Vox se habla de un plan municipal de educación contra todo tipo de «violencia intrafamiliar».

En materia de educación, se facilitará el bilingüimo y los trámites para la construcción de colegios concertados. También se pretende dar ayudas a las personas que cuidan a dependientes.

Últimas noticias