MENÚ
lunes 15 julio 2019
04:18
Actualizado

Villacís habría incumplido el código ético de Cs

Ocultó durante tres años una sociedad mercantil con dos millones de euros en inmuebles

  • La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, ayer tras conocerse la noticia / Efe
    La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, ayer tras conocerse la noticia / Efe

Tiempo de lectura 4 min.

20 de febrero de 2019. 13:24h

Comentada
C. S. M. / J. L..  20/2/2019

El código ético de Ciudadanos para los representantes y cargos orgánicos del partido que la formación que lidera Albert Rivera tiene colgado en su página web indica que los miembros del partido están obligados a mantener una «perfecta honradez y probidad en su conducta». Para ello deberán velar «siempre por el interés público y el servicio a los ciudadanos» y abstenerse de realizar cualquier conducta que pueda dañar la imagen u honorabilidad de la organización política. Asimismo, en el desarrollo de sus funciones indica que deberán actuar «de acuerdo con los principios de transparencia», algo que habría incumplido la portavoz naranja en el Ayuntamiento de Madrid Begoña Villacís por haber ocultado una sociedad patrimonial con dos millones de euros en inmuebles, según publicó ayer «Abc».

La formación naranja es uno de los partidos que siempre ha presumido de tener un código ético muy exigente en cuanto a cualquier tipo de irregularidad y además sus miembros son especialmente críticos con el resto de partidos cuando las cometen. De hecho, cuando se publicó que la ministra de Economía, Nadia Calviño, compró su casa a través de una sociedad mercantil creada por dos asesoras –irregularidad que la ministra negó argumentando que se había desvinculado de la sociedad en 2004 cuando llegó a un cargo público– el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, acusó a Sánchez de hacer su Gobierno «de cualquier forma» y reclamó la comparecencia de Calviño.

Ayer, la candidata de Cs al Ayuntamiento de Madrid salía al paso de la información publicada por «Abc» en la que se apuntaba que ocultó durante tres años en sus declaraciones que fue administradora solidaria de Iuriscontencia S.L. –la sociedad mercantil que administraba junto a su marido, el abogado Antonio Suárez-Valdés– desde febrero de 2007 hasta marzo de 2018, valorada en dos millones de euros. Según apuntó, se desvinculó de la misma en 2009 y no tres días antes de la elecciones de 2015, cuando vendió a su esposo las acciones de la sociedad. «Fue un error administrativo», señaló la portavoz de Cs en el ayuntamiento, quien añadió: «Inmediatamente lo corregí en el Registro Mercantil. Pedí cita en la Secretaría del Pleno y se modificó en la agenda de actividades. Está desde marzo del año pasado». «Si tuviese una empresa lo hubiera declarado sin ningún tipo de problema, pero como no la tengo no la puedo declarar», añadió la aspirante a la alcaldía de la capital, que no ha sido designada formalmente.

De acuerdo con el citado diario, en la sociedad mercantil se incluían inmuebles por valor de dos millones de euros. A pesar de insistir en su desvinculación de la sociedad, la responsable de Ciudadanos colaboró «de forma puntual» en algunos casos de Iuriscontencia en 2014, tres años después de su cese. Así aparece en el portal de transparencia al que ha tenido acceso LA RAZÓN. Desde su partido aseguraron que la «dedicación exclusiva» que exigía Legalitas, donde trabajaba en esos momentos, «era para puestos de dirección». De este modo, Villacís estaba dada de alta como abogada en ejercicio, colegiada y «de forma puntual colaboró en algunos casos de esa sociedad».

Para Villacís esta información es «un ataque» con intereses electorales. «Yo no me desvinculé de la empresa ni ahora, ni hace dos meses ni hace tres; fue seis años antes de entrar en política», afirmó. «Estamos en campaña electoral y hay gente que empieza a ver en Ciudadanos una candidatura muy fuerte», comentó la portavoz naranja, que asegura que siempre ha dado las «explicaciones oportunas».

Últimas noticias