En colaboración con

Inclusión laboral de las personas con discapacidad: de la ley a la práctica

La inclusión de personas con discapacidad en el mercado de trabajo resulta imprescindible para progresar como sociedad. Sin embargo, a día de hoy sigue siendo un desafío: tan solo el 34% de las personas con discapacidad con edad para trabajar lo hacen, frente al 64,4% de la población general

En España, la actual legislación obliga a que las empresas con más de 50 trabajadores a que al menos un 2% de su plantilla sean personas con certificado de discapacidad superior al 33%.
En España, la actual legislación obliga a que las empresas con más de 50 trabajadores a que al menos un 2% de su plantilla sean personas con certificado de discapacidad superior al 33%. FOTO: Pexels La Razón

Si bien en los últimos años la tendencia era positiva, la pandemia supuso un alto en el camino: en 2020 se destruyeron más de 100.000 empleos. Actualmente solo una de cada cuatro personas con discapacidad en edad de trabajar tiene un empleo. Ahora más que nunca, es esencial el compromiso de los poderes públicos, instituciones y agentes sociales. Banco Santander, a través de Fundación Universia, tiene en marcha varios programas con el propósito de acabar con los prejuicios e impulsar la inclusión sociolaboral de este colectivo.

Mismo talento, distintas capacidades

El objetivo de la inclusión laboral es lograr que cualquier persona pueda trabajar y desarrollar su carrera profesional en igualdad de condiciones. En España, la actual legislación obliga a que las empresas con más de 50 trabajadores a que al menos un 2% de su plantilla sean personas con certificado de discapacidad superior al 33%.

Esta normativa ayuda, pero no parece ser suficiente, tal y como demuestran los datos: 2 de cada 5 personas con diversidad funcional se encuentran en situación de pobreza o exclusión social, según el Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo. Las personas con discapacidad sensorial auditiva o visual y quienes tienen una discapacidad física o de movilidad son las que registran una tasa mayor de empleabilidad frente a quienes tienen una enfermedad mental o una discapacidad intelectual: solo un 15,8% y un 17,4%, respectivamente, tienen un empleo.

“Tener un trabajo digno para cualquier persona es un derecho, pero en el caso de las personas con discapacidad la sociedad piensa que el empleo es cuestión de solidaridad”, señala Francisco Mesonero, director general de Fundación Adecco. Y es que, para continuar trabajando por la plena inclusión laboral y social de las personas con discapacidad, es fundamental invertir en su formación, orientación y sensibilización corporativa.

Empleo y formación, claves para la integración

La inclusión y la accesibilidad comienza con la educación. Desarrollar e invertir en el modelo educacional inclusivo para todos los niveles, desde la etapa obligatoria hasta la universitaria y las FP, es, de hecho, uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU de cara a alcanzar antes de 2030.

Organismos públicos, empresas e instituciones se han comprometido a poner en marcha medidas para eliminar las barreras en el acceso al empleo y la educación. Fundación Universia, de Banco Santander, impulsa actualmente varias iniciativas en pro del futuro profesional de las personas con discapacidad, además de otras acciones que fomenten su inclusión social: solo en 2021 1.500 personas con discapacidad se han beneficiado ya de programas de becas, mentoring y prácticas formativas para mejorar sus competencias.

Pero eso no es todo: con el objetivo de visibilizar y sensibilizar sobre la situación de este colectivo vulnerable, Banco Santander también promueve otras iniciativas transversales para trabajar la empatía de sus trabajadores. “Abre tus sentidos’' es una acción a través de la que los empleados de la entidad financiera viven en primera persona los obstáculos y barreras que una persona con discapacidad se encuentra en su día a día.

Su compromiso con la inclusión laboral y social de las personas con discapacidad ha hecho que Banco Santander sea reconocido como Mejor Banco para la Diversidad e Inclusión el pasado 2020. Desde el nacimiento de la Fundación Universia, hace más de 15 años, Santander ha destinado más de 15 millones de euros a proyectos de acceso y accesibilidad, educación y empleo para las personas con discapacidad.

“Abre tus sentidos'' es una acción a través de la que los empleados de Banco Santander viven en primera persona los obstáculos y barreras que una persona con discapacidad se encuentra en su día a día.
“Abre tus sentidos'' es una acción a través de la que los empleados de Banco Santander viven en primera persona los obstáculos y barreras que una persona con discapacidad se encuentra en su día a día. FOTO: Pexels La Razón

Una red de apoyo

Banco Santander y Plena Inclusión, la red de organizaciones que vela por el cumplimiento de los derechos de las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo en España, tienen un acuerdo para impulsar la figura del asistente personal. Se trata de un perfil profesional que trabaja para prestar apoyo a las personas con discapacidad en sus actividades cotidianas con el objetivo de favorecer su autonomía e independencia. Este acuerdo entre la ONG y la entidad financiera incluye un Congreso Nacional de Asistencia Personal para generar aprendizaje y contribuir a la promoción de estos servicios de asistencia.

Normalizando la diversidad

Más allá de la norma y los beneficios fiscales para las empresas que contraten a personas con discapacidad, contar con un entorno laboral inclusivo y diverso es beneficioso para el clima laboral, mejora la competitividad y contribuye, además, a que otras compañías tomen ejemplo.

La integración en las empresas parte de una política de recursos humanos abierta a la diversidad y centrada en las competencias profesionales y no en las etiquetas ni en la condescencia. Según Antonio Cobo, director general del Centro Especial de Empleo Coolaboro, “es muy importante llevar a cabo medidas de ajuste para que estas personas estén totalmente integradas, atendiendo a sus necesidades y evitando que sus limitaciones sean un hándicap”.

Si el tejido empresarial es un reflejo de la sociedad, es fundamental que sea diverso e inclusivo. Ya lo advirtió el conocido físico teórico Stephen Hawking, un referente no solo para la ciencia, sino para la inclusión de las personas con discapacidad: “tenemos el deber moral de eliminar los obstáculos a la participación y de invertir fondos y conocimientos suficientes para liberar el inmenso potencial de las personas con discapacidad”.

Un proyecto de LR Content para