Pozuelo y Las Rozas: las nuevas zonas más codiciadas de Madrid tras el Covid-19

Motivados también por el confinamiento que vivimos meses atrás, que nos mostró la importancia de sentirnos realmente confortables en nuestra casa.

Quizá, para muchos, estamos más cerca de un cambio de paradigma que nunca: la posibilidad del teletrabajo. Realizar la jornada laboral sin salir de casa puede tener algunos contras, pero viviendo en una ciudad como la capital española, se nos ocurren también muchos pros. Entre ellos, ganar el tiempo que se pierde entre autobuses, coches y trenes en hora punta. Pero se nos viene a la cabeza una gran ventaja que sobresale sobre el resto: la oportunidad de elegir dónde vivir sin contar con la cercanía al trabajo.

Por este motivo, son muchas las personas residentes en Madrid que ante este cambio deciden buscar vivienda en la periferia, en otras zonas donde el contacto con la naturaleza es posible y el ritmo de vida diario pasa más lento. Motivados también por el confinamiento que vivimos meses atrás, que nos mostró la importancia de sentirnos realmente confortables en nuestra casa.

Estos argumentos justifican la revalorización de las zonas de las afueras de Madrid. Zonas que se encuentran bien comunicadas pero cuentan con mucha menos densidad de población. Este es el caso de Pozuelo, Las Rozas o Majadahonda.

Para muestra, un botón: Levitt en Las Rozas

La promoción de villas de lujo de Levitt Lazarejo en Las Rozas ha sido todo un éxito. Desde que comenzara la pandemia, se ha producido un boom de reservas. Además, la previsión es que el interés por estas viviendas y villas que llegan hasta los 450 metros desde los 899.000 euros siga aumentando.

¿Y en el centro? ¿Cuál es la tendencia?

Los datos demuestran que hay una clara tendencia en el interés de los propietarios más solventes a gastarse una cifra más elevada que antes de la emergencia sanitaria en alquiler o compra, si la casa cumple todos los requisitos y cuenta con zonas exteriores amplias. De hecho la compra de los áticos con terraza se ha reforzado de manera destacada. Una casa con terraza vale un 7,4% más que si no cuenta con ella. Por otro lado, un edificio con buenas zonas comunes, vale un 8,3% más. Pero si nos referimos a un ático, podemos estar hablando de un 20-25% más en el precio.

¿Una tendencia que resulta de la incertidumbre ante el Covid-19 o que se mantendrá durante los próximos años?