Se alquila el Boeing 787 más lujoso del planeta por 63.500 euros cada hora

¿Te imaginas estar en la comodidad de tu casa, hotel o yate y de repente despertar en un nuevo destino? Pues esta es precisamente la sensación que se puede llegar a experimentar a bordo del exclusivo Boeing 787 Dreamliner.

Boeing 787 Dreamliner
Boeing 787 DreamlinerBoeing 787 DreamlinerBoeing 787 Dreamliner

Sus promotores, la compañía global de profesionales de la aviación UAS International Trip Support, lo presentan como un “castillo volador” y no es para menos. Este lujoso avión de Boeing está dotado de un dormitorio con dos grandes camas, baños muy alejados de los típicos de los aviones tradicionales y todas las comodidades posibles.

Los privilegiados por sobrevolar las nubes con el Boeing 787 son miembros de la jet set, generalmente altos ejecutivos asiáticos, aunque también puede ser alquilado para hasta cuarenta pasajeros por cada viaje. El precio de arrendarlo es de 63.500 euros por hora y puede hacer viajes de diecisiete horas de duración.

Una de las pocas similitudes que tiene con los aviones comunes son las puertas de acceso y las ventanillas. El resto es puro lujo nada más poner el primer pie en el interior de la cabina de 223 metros cuadrados, entre los que los pasajeros podrán moverse libremente.

El espacio está dividido a la perfección para gozar de privacidad si el cliente lo requiere. Y el diseño es impecable.

Por un lado, hay una antesala cuyo uso está destinado para dieciséis personas. En esta, los pasajeros que la ocupen pueden disfrutar de la tranquilidad de sentarse en un amplio sofá que puede ser ocupado por seis de ellos. Desde él, se puede divisar la enorme pantalla de televisión como si estuvieran en el salón de sus casas u optar por otras maneras de entretenimiento, como jugar sobre un tablero de un ajedrez minimalista o dominó. Un baño exclusivo está situado en esta parte del avión.

Boeing 787 Dreamliner
Boeing 787 DreamlinerBoeing 787 DreamlinerBoeing 787 Dreamliner

A continuación, está el salón principal con cabida para doce personas. Existen dos opciones: disfrutar de las amplias butacas y relajarse o desplegar las dos mesas existentes y degustar la comida como si estuvieran en un restaurante.

Boeing 787 Dreamliner
Boeing 787 DreamlinerBoeing 787 DreamlinerBoeing 787 Dreamliner

Al magnífico dormitorio, con baño privado, por supuesto, se accede a través de la sala circular, el cual está separado por una puerta. Una habitación propia de los hoteles de gran lujo, que dispone de todas las facilidades para una estancia perfecta: televisión, vestidor y amplios recovecos para el almacenaje de pertenencias personales.

Boeing 787 Dreamliner
Boeing 787 DreamlinerBoeing 787 DreamlinerBoeing 787 Dreamliner

Asimismo, los miembros de la tripulación, personal del servicio, o incluso trabajadores subordinados, también tendrán su propio espacio en el Boeing 787 Dreamliner con dieciocho asientos/camas de cuero dispuestos de dos en dos en tres filas.

Pocas diferencias tiene con los servicios de un yate privado, prácticamente la única diferencia es que, en lugar del agua, lo que te mece es el aire.