Tamarit Gullwing X, la Triumph Thruxton 900 consigue alas

El equipo de Tamarit Motorcycles, para presentar el especial Gullwing, comienza así: “Seguimos rindiendo homenaje a una de las máquinas más icónicas de la histori a delautomovilismo, ¡el Gullwing vuela de nuevo!”.

Tamarit Gullwing X
Tamarit Gullwing XTamarit Gullwing XTamarit Gullwing X

Reconocer la belleza de un coche construido a mediados de la década de 1950, que incluso ahora, 70 años después, no ha perdido nada de su encanto y es una fuente constante de inspiración. Así es como Tamarit Motorcycles partiendo de la base de una Triumph Thruxton 900, crea el Gullwing X, una igualmente atractiva café racer.

Inspiración del pasado

El equipo de Tamarit Motorcycles, para presentar el especial Gullwing, comienza así: “Seguimos rindiendo homenaje a una de las máquinas más icónicas de la histori a delautomovilismo, ¡el Gullwing vuela de nuevo!”.

Gullwing, traducido significa gaviota y estas palabras inevitablemente se refieren al Mercedes 300 SL apodado Gullwing por las puertas que se abren hacia arriba (como alas de gaviota).

Tamarit Gullwing X FOTO: Tamarit Gullwing X Tamarit Gullwing X

La marca alicantina especifica bien que nunca hace motos idénticas y, partiendo de la base del Triumph Thruxton, quisieron rendir homenaje al que, según ellos, es el coche más emblemático y hermoso del automovilismo.

Inspirado en un coche icónico, la elección recayó en modelo británico Triumph Thruxton 900, en parte porque Tamart se especializa en la marca Hinckley y en parte porque es una motocicleta apreciada por los nostálgicos de la vieja escuela que quisieran “volar” en la parte trasera de una Gullwing inspirada en los años 50.

Es una moto de edición limitada que ya ha conquistado medio mundo, con un motor icónico y un diseño innovador entre las motos neoclásicas.

Así se concibió el nuevo Gullwing X, rindiendo homenaje a uno de los primeros superdeportivos biplaza producidos por el fabricante alemán entre 1943 y 1969.

Tamarit Gullwing X FOTO: Tamarit Gullwing X Tamarit Gullwing X

Las cosas en común

Setenta años después, no se encuentran muchos modelos que aún tengan una fuerza inspiradora, técnica y estética, y el 300 SL Gullwing aún conserva esos elementos que lo hacen único y apreciado por los amantes de las gemas del automovilismo.

El equipo de Tamarit Motorcycles se ha centrado en los elementos que lo han convertido en un icono: las curvas redondeadas de los faros, las puertas que se abren hacia arriba representadas por la cola de una pieza que se levanta hidráulicamente.

El aspecto deportivo y retro de esta café racer se ve mejorado por el carenado deportivo y las ruedas de radios Kineo con tetones y cubos dorados, así como las pinzas de freno Beringer.

Una concesión a la tecnología moderna está representada por la ignición o arranque, a través del smartphone.

En los primeros bocetos los chicos de Tamarit han pensado en crear líneas redondas en los más pequeños detalles, lo que más llama la atención en el 300 SL son sus “alas”, luego, lo primero que se añadió fue el colin, de una sola pieza, que se levanta gracias a la hidráulica, al igual que las puertas del Mercedes.

El Tamarit Gullwing se fabrica en una edición limitada de 9 ejemplares en colores diferentes pero no aleatorios: de hecho, corresponden a los utilizados por la marca alemana.

“Para los que formamos parte de Tamarit y somos grandes entusiastas del automovilismo, el vehículo insignia y también el más emblemático es sin duda el Mercedes 300 SL Gullwing de los años 50. En Tamarit no creamos coches, creamos motos icónicas y queríamos representar esta maravilla de coche, sobre dos ruedas con un motor carburado Thruxton 900·”.