9.000 urgencias por drogas al año en Madrid: el cannabis no deja de subir

Los datos de 2018 de la Comunidad de Madrid explican esta tendencia que preocupa por su banalización. El perfil del paciente que fallece es el de un hombre de mediana edad, soltero y adicto a la cocaína

El perfil del paciente atendido en Urgencias es, en un 70% de los casos, el de un hombre de unos 38 años
El perfil del paciente atendido en Urgencias es, en un 70% de los casos, el de un hombre de unos 38 añosJesús G. Feria

El consumo de drogas es uno de los problemas que más preocupan a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Por eso llevan más de 30 años –concretamente desde 1987– recabando datos que puedan irles avisando sobre las tendencias en el uso de sustancias psicoactivas. «Nos ayuda a ver las tendencias», explica Ana Ruiz, jefa del servicio de Evaluación e Investigación en Adicciones de la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad. Ella es una de las personas que van a participar en la Jornada de Urgencias por Consumo de Sustancias Psicoactivas que se celebra hoy en la sede del Samur y durante la que se ofrecerán los últimos datos a los que ha accedido LA RAZÓN.

A la espera de que concluya el año y de que se recopilen los datos de 2019, con los recogidos durante el año anterior se sabe el número de personas que ingresan por tomar estupefacientes o cuántos de ellos fallecen en las urgencias hospitalarias. «Las cifras que presentamos son sólo una muestra de lo que ocurre en toda la Comunidad. El número debe multiplicarse por cuatro para poder así extrapolar los resultados», explica Ruiz. Y es que los datos los recogen de siete de las Urgencias de siete hospitales madrileños –Fundación Jiménez Díaz, Hospital Ramón y Cajal, Hospital Gregorio Marañón, Hospital de la Princesa, Fundación Hospital Alcorcón, Hospital 12 de Octubre y Hospital de Getafe–, así como los atendidos por los servicios de emergencias Summa112 y Samur, durante una semana al mes, de ahí que «las cifras puedan variar. Imagina que coincide con la de Navidad», explica la experta.

Con todo, en 2018 se registraron 1.262 episodios de urgencias por consumo de sustancias psicoactivas atendidos por los servicios de emergencias y 1.104 episodios de urgencias hospitalarias como consecuencia. Es decir, un total de 2.266 que si lo multiplicamos por cuatro, alcanzaría los 9.456. «Y nos podemos quedar algo cortos», añade Ruiz.

Más cannabis y menos hipnosedantes

Al igual que en la recogida de datos de años anteriores, el perfil de los pacientes se corresponde con el de hombres con una edad media de 38 años. Igualmente, respecto a las sustancias relacionadas con la urgencia, se observa un incremento del cannabis y una disminución de los hipnosedantes, aunque las principales sustancias siguen siendo el alcohol (63%), la cocaína (27%) y el cannabis (21%). «Unas tendencias que no difieren de los datos nacionales, pero sí es cierto que el incremento que llevamos tiempo observando del cannabis nos preocupa», afirma la responsable de Evaluación.

De acuerdo con esta experta, el problema con esta sustancia «es muy llamativo porque las personas que llegan a Urgencias por este motivo es porque ya han experimentado algún episodio psicótico y están ingresando muchos más». Ruiz considera que se está produciendo «una banalización en su uso». Por ello, «buscamos concienciar en los servicios de Urgencia para que lo detecten rápido. Al final, no deja de ser un círculo vicioso»: el alcohol lleva al cannabis y éste a la cocaína. Y es lo que, desde la Consejería de Sanidad, quieren evitar.

99 fallecidos por drogas en 2018

En cuanto a la mortalidad por reacción aguda a sustancias psicoactivas, en 2018 se produjeron en la Comunidad 99 fallecimientos, de los cuales el 69% eran hombres, con una edad media de 47 años y el 60% solteros. La principal sustancia psicoactiva ilegal detectada en los análisis toxicológicos fue la cocaína (56%). Del mismo modo, en un 46% de los fallecidos se detectaron opioides y en el 7% cannabis, mientras que el alcohol se asoció al consumo de otras sustancias psicoactivas en cuatro de cada diez fallecidos. Si bien se observa una tendencia descendente en este número desde 2007, en los últimos años, ha aumentado la proporción en los que se detectan cannabis y alcohol en conjunto.

Con respecto al tratamiento por consumo de estupefacientes en nuestra Comunidad, en 2018 20.202 enfermos acudieron a centros de atención a drogodependientes (23% de ellos por primera vez). En este sentido, también se observa un patrón relativamente estable respecto a sexo (79% hombres) y estado civil (58% solteros). En cuanto a las sustancias consumidas, presentan un importante patrón de policonsumo y se registra una disminución de la heroína y un aumento del alcohol y el cannabis.

Prevención directa para jóvenes

La Consejería de Sanidad centra muchas de sus campañas de prevención en los jóvenes por la edad temprana de inicio en el consumo de alcohol, tabaco y drogas. Realiza, así, diversas actividades dirigidas a ellos en los entornos que habitualmente frecuentan. Uno de ellos es el servicio itinerante «Drogas o tú», que ofrece información veraz en relación a las drogas. El Programa de prevención «+Familia» busca incrementar los factores de protección en el ámbito familiar frente al consumo de drogas en los hijos, así como sensibilizar, informar y orientar a los padres sobre la importancia de la educación y su relación con el inicio en el consumo. A esto se suma «Pro-muévete» que fomenta actividades de ocio saludable como alternativa al uso de drogas.