Actualidad

Polémicas políticas en la marcha del 8-M: ministros de PSOE y Podemos por separado

Muchas de las asistentes portaron pancartas y carteles reivindicativos, llevan pintados símbolos feministas o vestimenta morada

Los partidos políticos no han querido perderse un año más las manifestaciones con motivo de la celebración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, convocadas por el movimiento social Comisión 8M en toda España, y sus polémicas se han vuelto a colar en la marcha ciudadana. Concretamente, a la de Madrid, han acudido PSOE, Unidas Podemos, PP y Ciudadanos. Los socios de Gobierno, que acaban de protagonizar una disputa por las discrepancias en torno a la Ley de Libertad Sexual, ya avanzaron esta semana que acudirían por separado a los actos y así lo han hecho.

La manifestación convocada por la Comisión 8-M de Madrid con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra este 8 de marzo, ha partido hacia las 17.00 horas desde la Glorieta de Atocha. La cabecera, bajo el lema ‘Con derechos, sin barreras, feministas sin fronteras’ ha echado a andar desde las inmediaciones de Neptuno con miles de personas detrás, principalmente mujeres.

Momento de la manifestación por el Día Internacional de la Mujer a su paso por la plaza de Cibeles.
Momento de la manifestación por el Día Internacional de la Mujer a su paso por la plaza de Cibeles. FOTO: Luis Diaz La Razón

Desde una hora antes se ha cortado el tráfico en el Paseo del Prado, vía que une ambos puntos de la capital y que a las 16.00 horas ha empezado a llenarse de gente. Muchas de las asistentes portan pancartas y carteles reivindicativos, llevan pintados símbolos feministas o algo de vestimenta morada, el color representativo del movimiento feminista, pañuelos e incluso pelucas de esa tonalidad.

Esa ‘marea morada’, tras una multigeneracional y multiracial cabecera, ha echado a andar alrededor de las 17.00 horas al grito de ‘revuelta feminista’ y ‘que viva la lucha de las mujeres’. Tras ello, han seguido la marcha al paso marcado por una batucada con música feminista, concretamente la canción ‘Solo se vive una vez’ versionada. Tras la cabecera asomaban pancartas que señalan la procedencia diversa de las asistentes. “Papeles para todas, o todas sin papeles”, han coreado. Por delante, la habitual furgoneta desde la que con un megáfono animan sin cesar con cánticos feministas. “Sola borracha, quiero llegar a casa”, han cantado. Tampoco han faltado referencias al coronavirus: “El machismo sí es un virus y no el coronavirus”, han coreado.

Escaparate de las reivindicaciones

Ana Useros, vocera de la Comisión 8M, ha explicado que esta manifestación, que es el acto central del 8M, “es el escaparate de las reivindicaciones”. Este año son “muchas”, tal y como ha dicho, pero ha destacado la educación afectivo sexual porque es la “única manera de garantizar la libertad sexual de las mujeres”. “Juntas somos más fuertes.

Hoy ha habido más de mil movilizaciones en España”, ha remarcado Lina, también vocera del 8M, destacando lo “amplia y diversa” que es la manifestación. Sobre las 17.45 horas, la cabecera ha bordeado la Plaza de Cibeles para enfilar por la Gran Vía, en dirección al destino final: Plaza de España. “Machismo criminal, justicia patriarcal”, han cantado desde allí.

Precisamente, junto a Cibeles un grupo de batucada ha cantado el lema del feminismo chileno que ha dado la vuelta al mundo ‘Un violador en tu camino’, junto al edificio del Ayuntamiento de Madrid. Denunciaban que la fachada del consistorio no estuviera iluminada de color morado, aunque las luces se encendieron finalmente, en torno a las 19.00 horas. Fueron varios los grupos que al pasar por delante del Ayuntamiento de Madrid increparon a su alcalde, José Luis Martínez Almeida, gritando “Almeida machista, estas en nuestra lista” y “Almeida carapolla”.

En la plaza de la fuente, la cabecera de la manifestación había hecho una primera parada, en la que Mari Carmen se ha lanzado a entonar un chotis feminista. “He venido a protestar y a pedir unas pensiones dignas, y la libertad de las mujeres”, ha recalcado a Europa Press la feminista, que ha permanecido en la cabecera de la marcha. “No son arrebatos, son asesinatos”, han coreado las asistentes mientras avanzaban hacia el edificio Metropolis de la capital, con algunas dificultades por la abundancia de gente que estaba en los laterales observando el paso de la manifestación, cuyo destino final en Plaza de España.

Al grito de No estamos todas faltan las asesinadas, han seguido andando. Entre los cánticos coreados, no ha faltado el ‘No es No’, habitual durante las manifestaciones contra la polémica sentencia de ‘La Manada’ que tuvieron lugar durante 2018. “Sola borracha quiero llegar a casa”, se ha exclamado también. Mientras, las decenas de voluntarias que formaban el cordón de seguridad alrededor de la pancarta continuaban animando la marcha desde la megafonía, cabecera de la manifestación, que ha marchado con ambiente de festival, como es habitual.

Desde allí, no han parado de gritar consignas de todo tipo, este año poniendo especialmente el foco en que la lucha “se hace desde todas las latitudes”, tal y como señala el lema “feminismo sin fronteras’ elegido este año. Aldara, una joven madrileña, ha acudido a la movilización con su hija Daniela, de 4 años, que portaba una pancarta con el lema 'Sola, con falta, quiero llegar a casa”. “El futuro tiene que ser suyo”, ha remarcado. “Las jóvenes tienen mucho que pelear aún, queda mucha lucha por delante”, ha explicado Adelina, de 64 años, que lleva tres años acudiendo a la manifestación de Madrid.

Este año el feminismo acude a la manifestación en medio de un debate entre dos corrientes y también se ha dejado notar entre las participantes. Así, desde el Colectivo de Gays, Lesbianas, Transexuales y Bisexuales de Madrid (Cogam) han asegurado que ven con “vergüenza” el movimiento “transexclusivo” que ha nacido entre del movimiento feminista. “Las mujeres trans también son mujeres”, han denunciado a Europa Press la vocal de cultura, Yolanda Cosgaya.

Las Polémicas políticas se cuelan en la marcha

Por su parte, PSOE, Podemos, PP y Ciudadanos no han querido perderse este año las manifestaciones. La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha recordado que los socialistas llevan 42 años con el feminismo, mientras que la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha reivindicado una alianza feminista para conquistar derechos. Las ministras de ambos partidos han acudido cada una por su lado.

Ministros del Gobierno antes de la salida de la marcha.
Ministros del Gobierno antes de la salida de la marcha. FOTO: Luis Diaz La Razón
La ministra de Igualdad, Irene Montero (centro), en la manifestación del 8M detrás de la pancarta de Unidas Podemos.
La ministra de Igualdad, Irene Montero (centro), en la manifestación del 8M detrás de la pancarta de Unidas Podemos. FOTO: Jesús Hellín Europa Press

Por su parte, desde el PP han abogado por un “feminismo sin etiquetas” y Ciudadanos reivindicaba un “feminismo inclusivo”, pero finalmente los ‘naranjas’ han abandonado la manifestación increpados por un numeroso grupo de mujeres. También ha sido increpado un militante de Vox, Bertrand Ndongo, al grito de "¡Fuera fascistas de nuestros barrios! EP