Luz verde a la transformación de la antigua cárcel de Carabanchel

Los 172.000 metros cuadrados acogerán más de 600 viviendas, el 30% de protección oficial. También se prevé la construcción de un hospital

Después de una década paralizado y de varios convenios modificados con el paso del tiempo, el Ayuntamiento de Madrid ha dado luz verde al plan parcial aprobado para urbanizar los terrenos donde se encontraba la antigua cárcel de Carabanchel. El Área de Gobierno de Desarrollo Urbano, que lidera Mariano Fuentes, ha elevado hoy a Pleno, tras su paso por la Comisión, la estimación de la iniciativa. Un trámite que permitía dotar de una nueva vida a un ámbito con una superficie de 172.000 m2. Finalmente, la iniciativa ha salido adelante con los votos a favor de PP, Cs, PSOE y Vox, y el único voto en contra de Más Madrid.

“En 2008 dejó de estar la cárcel de Carabanchel en este solar que seguimos teniendo 12 años después. En lugar de un descampado, los vecinos de este distrito dispondrán de dotaciones, con espacio para un gran hospital del sur”, indicó el pasado domingo la vicealcaldesa, durante su visita a los terrenos. Por su parte, Fuentes recordó que uno de los objetivos de su Área era recuperar proyectos “que durante años se han encontrado en un cajón. En este caso, se trata de poner en valor un espacio degradado de la ciudad”.

El proyecto de urbanización posibilitará el inicio de las obras que ejecutarán los propietarios del suelo, que, en este caso, son la Administración General del Estado, la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios y de la Seguridad del Estado (Siepse) y la inmobiliaria Pryconsa.

La urbanización de los terrenos de la antigua cárcel permitirá generar nuevos espacios, así como nuevas zonas verdes, que representarán el 13 % de la superficie total. En el sureste se ubicarán las manzanas residenciales, en la zona más próxima a los barrios, donde la vivienda ya está consolidada; en el noreste, las reservas de suelo para dotación singular; en el centro, las manzanas que se destinan a uso terciario, articulando las parcelas destinadas a equipamiento y las manzanas residenciales; y en el noroeste, las parcelas destinadas a uso dotacional.

Además, se prevé el mantenimiento de la Comisaría y Centro de Acogida de Extranjeros y se propone una nueva reserva para alojar un equipamiento singular en la categoría de salud.

Además, la ordenación propuesta prevé la prolongación del camino de los Ingenieros, la conexión de la avenida de los Poblados con la calle Ocaña y la conexión de las calles Monseñor Óscar Romero y del Pingüino con la calle Ocaña. La distribución interior del viario permite estas conexiones incorporando una serie de glorietas perimetrales.

De los 172.000 m2 de superficie, 128.000 m2 se reservan para usos no lucrativos, esto es equipamientos y zonas verdes. El resto, 44.000 m2, es para vivienda colectiva libre, vivienda colectiva de protección y uso terciario, con una edificabilidad total de 88.000 m2. Se prevé la construcción de más de 600 viviendas (el 30 % de ellas de protección oficial.