El Ayuntamiento prevé un “aumento de presión” en los servicios sociales de la capital “a lo largo de las próximas semanas”

El Consistorio destina cinco millones a ayudas de comedor para alumnos de colegios públicos y escuelas infantiles municipales

Imagen del comedor de un colegio en Madrid

Son tiempos complicados y urge estar preparados para imprevistos. En este sentido, el Ayuntamiento de Madrid prevé un “aumento de presión” en los servicios sociales de la capital “a lo largo de las próximas semanas”, para lo que ha destinado “más personal (200 trabajadores) y más presupuesto para dar respuesta a esas demandas sociales”.

Así lo ha indicado en rueda de prensa posterior a Junta de Gobierno la portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz, quien ha señalado que “el año que viene será tremendamente complicado”. “Estamos dispuestos a hacer los esfuerzos que sean necesarios”, ha expresado a renglón seguido.

Fuentes del área de Familias, Igualdad y Bienestar Social, capitaneada por Pepe Aniorte, han trasladado que “debido a la situación de crisis social provocada por la Covid-19, cada vez más familias notan la presión económica”. Así, han señalado que los ERTE finalizan, hay pequeñas empresas que están cerrando, y eso provoca “nuevas situaciones de vulnerabilidad”.

De hecho, los servicios sociales han detectado que se ha rejuvenecido el perfil del solicitante de ayudas, pasando ahora a ser fundamentalmente jóvenes con estudios y familias con hijos.

En este sentido, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid autorizó este jueves el convenio de colaboración con la Comunidad de Madrid destinado a ayudas de comedor para alumnos de colegios públicos y de la Red Municipal de Escuelas Infantiles en 2020 que conllevará una aportación por parte del Consistorio de cinco millones de euros.

Según explicó Inmaculada Sanz, con este acuerdo, se persigue garantizar la cobertura de la alimentación de los menores en situación de vulnerabilidad socio-económica y matriculados en centros educativos sostenidos con fondos públicos. La aportación del Ayuntamiento permite complementar el sistema de precios reducidos de comedor para las familias que no puedan pagarlos.

El Departamento de Aniorte apuntó que, el sistema fija el precio del comedor en 96 euros al mes y establece unas cuotas reducidas de 68, 24 y cero euros para familias que reúnan determinados requisitos. Gracias al convenio autorizado hoy, estas familias no tendrán que pagar cantidad alguna por la comida que se proporciona a sus hijos en los centros escolares.

Entre los criterios para el acceso a los precios reducidos están ser perceptor de la Renta Mínima de Inserción, víctima de violencia de género, víctima de terrorismo o estar en acogimiento familiar. Los cinco millones de euros que aporta el Ayuntamiento al convenio se han calculado para poder atender el 100% de la demanda a partir de una estimación de los menores beneficiarios de acuerdo con los criterios establecidos en las órdenes reguladoras del precio reducido del menú escolar.