Madrid: estos son los requisitos para acceder a las nuevas ayudas al alquiler

El Ayuntamiento presenta la nueva estrategia de vivienda

Imagen de un balcon en el barrio de Chueca en el que se anuncia el alquiler de una habitacion.
Imagen de un balcon en el barrio de Chueca en el que se anuncia el alquiler de una habitacion. FOTO: Jesus G. Feria La razon

Reactivar el mercado del alquiler, ofrecer ayudas a los menores de 35 años, garantizar el acceso a la vivienda a colectivos con más dificultades... La Estrategia de Vivienda y el Plan de Alquiler Municipal, anunciada esta mañana en el Palacio de Cibeles por el Ayuntamiento de Madrid, nace como una “política integral de vivienda”, en palabras del alcalde, José Luis Martínez-Almeida. Un acuerdo que surge además entre la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS), que este 2021 cumple 40 años, y el resto de grupos municipales, como consecuencia de los pactos de la Villa. Así, Martínez-Almeida ha presentado el texto acompañado de la vicealcaldesa, Begoña Villacís; el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes y el delegado de Vivienda, Álvaro González.

Entre otras iniciativas, destaca el Bono Vivienda. Una línea de ayudas destinada a los inquilinos que vayan a residir en las viviendas cedidas a la EMVS dentro del Programa Reviva. Estos inquilinos nunca pagarán más del 30 % de sus ingresos por el alquiler. Además, podrán recibir una ayuda directa (el bono) en función del número de miembros de su unidad familiar, sus ingresos totales y otros condicionantes.

Para tener opción al bono hay que cumplir dos requisitos básicos: llevar un mínimo de cinco años empadronado en Madrid y tener unos ingresos brutos, en función del número de miembros de la unidad familiar, de entre 3 y 7,5 veces el Indicador Público de Rentas Múltiples (entre 32.200 y 88.200 euros).

Asimismo, hay unas condiciones que aumentan el bono. Entre las condiciones generales están: ser menor de 35 o mayor de 65 años, tener una discapacidad igual o superior a un 33 %, tener una dependencia de grado II o III; tener hijos menores de 25 años dependientes económicamente; tener hijos que dependan económicamente (da igual la edad) si tienen un grado de discapacidad; o estar separado o divorciado con hijos.

El bono se incrementa mucho más si además el solicitante cumple unos requisitos específicos, como ser familia numerosa o monoparental; tener una discapacidad igual o superior a un 65 %; tener una dependencia de grado III, ser víctima del terrorismo o de violencia de género. En cualquier caso, el bono vivienda nunca podrá superar la cantidad de 900 euros, pero se establece, en todo caso, un alquiler mínimo de 450 euros.

Este Bono Vivienda se encuentra dentro del programa Reviva Madrid. Su objetivo es poner en el mercado las viviendas vacías que miles de propietarios tienen en desuso para aumentar la oferta destinada al alquiler. De esta forma, el propietario cede su inmueble vacío a la EMVS durante un periodo de tiempo concreto, sin perder la titularidad del mismo. Lo hace con una serie de garantías y ventajas establecidas y lo más importante, percibiendo por ello una renta mensual independientemente de que la casa tenga o no inquilino. Si la casa necesita reformas, la EMVS adelantará el coste de las mismas hasta un máximo de 45.000 euros a un 0 % de interés, un anticipo que el propietario irá devolviendo poco a poco descontándoselo de la renta que percibirá cada mes. Cada propietario no podrá ceder más de cinco viviendas a la EMVS. Deben llevar vacías un mínimo de nueve meses (excepto si se trata de viviendas turísticas o si los inmuebles se quedan vacíos porque los titulares ingresan en alguno de los servicios sociales residenciales para la tercera edad) y el contrato de cesión será de un mínimo de cuatro años.

Para Villacís, “se trata de uno de los planes estratégicos más importantes” del Ayuntamiento. “Hemos vivido muchas fórmulas para resolver el problema de la vivienda en esta ciudad. La políticas intervencionistas no solucionan: empeoran la situación de la vivienda para los jóvenes en esta ciudad. Y la mejor forma de arreglarlo es a través de la colaboración público privada”, añadió. Así, en el Ayuntamiento “vamos a conseguir bajar los precios del alquiler, que más jóvenes puedan emanciparse y puedan tener un proyecto de vida. Y eso lo haremos con incentivos fiscales, otorgando seguridad jurídica y combatiendo la okupación”.

En opinión de la vicealcaldesa, “la vida ha cambiado, y las personas ya no se atan a una hipoteca”. Y a fórmula que proponen “va a proteger a todos los propietarios”. Porque el 75% de estos “no son grandes tenedores”. Y a través del plan, “queremos ofrecerles seguridad”.

En opinión de Martínez-Almeida, el plan se dirige a “todos aquellos que no se encuentran en una situación socio económica” óptima para acceder al alquiler. Sin olvidar a los arrendatarios. El programa conFIANZA Joven consiste en anticipar a los inquilinos que lo soliciten la fianza (un mes) que les exige el arrendador. Luego, el inquilino tendrá 24 meses para devolver este dinero a la EMVS sin tener que abonar intereses. Para acceder a esta ayuda, los solicitantes deben llevar empadronados en Madrid al menos cinco años; tener unos ingresos brutos anuales inferiores a 4 veces el IPREM (lo que equivale a 37.300 euros brutos anuales) y que el contrato de alquiler entre propietario e inquilino esté gestionado a través del nuevo programa de intermediación de la EMVS, llamado SIA.

“No somos partidarios de un mayor intervencionismo, de decir cuáles tienen que ser la reglas del mercado, sino de establecer una relación de confianza y de seguridad”, afirma Martínez-Almeida En esa línea, y entre otros puntos, se está estudiando la posibilidad de que las viviendas de uso turístico se puedan ceder al alquiler.

El Ayuntamiento estima que hay cerca de 10.000 viviendas vacías en la capital. Para este 2021, se estima que se sacarán 100 en alquiler, otro centenar en 2022 y un total de 500 al final de la legislatura. Para el siguiente mandato, el Consistorio espera poder sacar otras mil en alquiler.