Madrid refuerza con 200 agentes la lucha contra los “botellones”

Prestarán una “especial atención” a posibles concentraciones en zonas como el Templo de Debod o el parque de Las Vistillas

Jóvenes haciendo botellón en Madrid
Jóvenes haciendo botellón en Madrid

La delegada de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid y portavoz del Gobierno municipal, ha afirmado que la capital mantendrá las noches de este viernes y sábado el refuerzo de 200 policías municipales, quienes prestarán una “especial atención” a la posibilidad de concentraciones por botellón en zonas como el Templo de Debod o el parque de Las Vistillas.

El actual dispositivo especial de fin de semana para evitar el consumo de alcohol en vía pública está integrado por un total de 200 agentes municipales de refuerzo. Este operativo se ha reforzado para diversos operativos especiales, como los habilitados para evitar grandes botellones tras la finalización de los exámenes de la EBAU (se elevó a 280 agentes de refuerzo diarios) o para el Orgullo LGTBI que tuvo lugar la semana pasada (hasta 360 agentes diarios de refuerzo).

En las próximas semanas del verano, la Policía Municipal de Madrid continuará manteniendo este esfuerzo operativo para tratar de evitar el consumo de alcohol en las calles, plazas y parques de la ciudad y observar el cumplimiento de la normativa sanitaria, manteniendo para ello los 200 agentes municipales de refuerzo cada fin de semana, el uso de los drones de la Sección de Apoyo Aéreo de la Policía Municipal.

En Alcobendas, como en Madrid y otras localidades

La Policía local de Alcobendas también va a reforzar su presencia en los parques y espacios públicos de la localidad con el fin de garantizar “un verano seguro” para todos los vecinos y controlar que no se producen botellones ni se registran problemas de ruidos.

La campaña se pone en marcha con la llegada definitiva del buen tiempo, que aumenta el uso de los parques y espacios públicos de la ciudad, según explica el Consistorio.

Por ello, los agentes reforzarán su presencia en los espacios donde habitualmente se reúnen los ciudadanos, para realizar labores “preventivas” de patrullaje y vigilar el cumplimiento de la ordenanza de convivencia, especialmente en lo que respecta a ruidos, uso correcto del mobiliario urbano y de espacios deportivos, y prevención de actos vandálicos y posibles botellones.

Además, este plan de seguridad de la Policía local incide especialmente en el control del cumplimiento de la normativa sanitaria frente a la Covid-19, actuando contra aquellas infracciones por, entre otros casos, el uso inadecuado de la mascarilla en zonas donde hay mucha gente o fumar sin respetar las distancias de seguridad.