Madrid logra la mayor participación de la historia de las elecciones a la comunidad

El 76,25 por ciento de los madrileños acudieron a las urnas en una jornada electoral celebrada en día laborable y en plena pandemia

Participación histórica en las elecciones a la presidencia de la comunidad de Madrid 2021
Participación histórica en las elecciones a la presidencia de la comunidad de Madrid 2021Cristina BejaranoLa Razón

El tsunami político que comenzó con la moción de censura de Ciudadanos en Murcia ha terminado con una avalancha de votantes en las elecciones a la comunidad de Madrid, que ha logrado el mejor dato de participación de la historia de la democracia con un 76,25 por ciento (casi 3,7 millones de personas) y ha llevado a una victoria incontestable de Isabel Díaz Ayuso, Más Madrid confirma el “sorpasso” al PSOE, que se desploma, y a Pablo Iglesias que deja todos sus cargos después de su fracaso. Ciudadanos confirma los pronósticos y desaparece de la Asamblea, mientras que Vox logra un buen resultado y mejora los datos de hace 4 años.

De esta manera, se supera en casi seis puntos el mejor dato histórico, el de 1995, en las que el 70,36 por ciento de los madrileños con derecho a voto acudieron a las urnas para que Alberto Ruiz Gallardón relevara a Joaquín Leguina en la presidencia madrileña.

Asimismo, si se compara con los resultados de últimas convocatorias autonómicas, la dimensión es mucho mayor. En las elecciones gallegas de julio de 2020, también en plena pandemia aunque con una mayor incidencia del coronavirus, el dato de participación ascendió al 58,88 por ciento, superando el 53,63 por ciento de los comicios de 2016.

Consulte aquí los resultados de las elecciones en todos los distritos y municipios de la Comunidad de Madrid

Si se toma como referencia la última convocatoria, que se produjo en Cataluña el pasado mes de febrero, lo ocurrido en Madrid resulta mucho más llamativo. Las elecciones a la Generalitat, que a día de hoy sigue sin tener un pacto de Gobierno, provocaron una caída de la participación histórica hasta el 53,56 por ciento, casi 26 puntos menos que tres años antes.

La jornada electoral de hoy tenía la característica de que se celebraba durante la jornada laborable, algo que en un principio, unido a la incidencia del coronavirus podía hacer pensar que la participación cayera, tal y como ha pasado en las últimas cuatro convocatorias electorales en la comunidad de Madrid. En 2007, el 67,31 por ciento de las personas con derecho a voto acudieron a los colegios electorales, dato que en 2011 bajó hasta el 65,87 por ciento. En 2015, se produjo un resultado algo inferior pero similar (65,69 por ciento) y en 2019, el dato se quedó en el 64,29 por ciento.

Sólo unas elecciones con una participación inferior al 60 por ciento

Las datos de participación comenzaron a ser públicos en 1983, fecha en la que acudieron a las urnas el 69,7 por ciento de los ciudadanos para llevar Joaquín Leguina al despacho de la Puerta del Sol. Cuatro años después, revalidó su mandato y el dato ascendió al 69,87 por ciento. En cambio, en 1991, Leguina llegó a su último mandato como presidente de la comunidad de Madrid, pero en esa ocasión fue la única en el que el dato cayó del 60 por ciento y el 58,98% de ese día sigue siendo el peor dato de la serie. Curiosamente, la siguiente convocatoria, la que logró logró el máximo de participación de la historia hasta el día de hoy. En 1999, Gallardón revalidó su mandato pero con un escaso dato de participación, un 61 por ciento.

Cuatro años después llegaría Esperanza Aguirre a la presidencia, con una participación del 62,58 por ciento y en las siguientes elecciones logró movilizar al 67,31 de los electores para seguir en el cargo. Su último mandato, en 2011, lo logró con una participación del 65,87 por ciento. Tras el Gobierno de Ignacio González, llegó el momento de Cristina Cifuentes, que se impuso en 2015, momento en el que se movilizó al 65,69 de los electores. Algo más de un punto que la participación de 64,27 por ciento de los comicios de 2019, que auparon a una desconocida Isabel Díaz Ayuso a la presidencia de la comunidad de Madrid.

Sin embargo, la polarización del voto, la agresiva estrategia de los partidos de izquierdas y la particular pelea entre Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayuso han logrado movilizar a los madrileños, que han acudido en masa a los colegios electorales, han hecho un hueco en su horario laboral, han esperado colas de más de una hora en algunas ocasiones, para ejercer su voto y reforzar su confianza en el PP, que ha pasado de 30 escaños a 65.