El reciclado de medicamentos en España: esencial, ahora más que nunca

El uso de fármacos aumentó durante la crisis de la Covid-19, pero el 95% de los españoles está concienciado del daño medioambiental que supone tirar estos residuos a la basura o por el desagüe

Las farmacias españolas son puntos vitales para el adecuado reciclado de los medicamentosManu Reino

Todos sabemos que los fármacos, correctamente administrados, son buenos para la salud. Sin embargo, cuando ya no los necesitamos, se convierten en un residuo. Es entonces cuando aparece la necesidad de que se produzca un reciclaje adecuado para no contaminar el medio ambiente. Su reciclado se ha vuelto ahora aún más esencial que nunca, pues el uso de medicamentos (sobre todo aquellos relacionados con los síntomas de la Covid-19) se ha incrementado durante la pandemia, hasta un 43% en el caso del paracetamol, según el Consejo General de Colegios Farmacéuticos.

Las farmacias españolas son vitales para el reciclaje de medicinas. Desde la implantación de los primeros Puntos SIGRE (contenedores especiales para estos residuos) en estos lugares, hace ya 19 años, el reciclado de los envases vacíos o con restos de medicamentos se ha convertido en uno de los hábitos ambientales más consolidados por parte de los españoles. Existe una red de más de 22.000 farmacias en nuestro país, lo que facilita que los españoles dispongan de un Punto SIGRE por cada 846 hogares.

El estudio más reciente del Sistema Integrado de Gestión y Recogida de Envases (SIGRE) apunta que el 95% de los españoles está concienciado del daño medioambiental que supone tirar estos residuos a la basura o por el desagüe. Igualmente, se registra un grado de conocimiento cada vez mayor por parte de los ciudadanos sobre la existencia y funcionamiento de estos puntos situados en la farmacia (92%).

Para aumentar la concienciación sobre el reciclado de medicamentos, SIGRE -entidad sin ánimo de lucro que cuenta con la colaboración de los laboratorios, los distribuidores farmacéuticos y las farmaciasestrena farmaciasestrena una nueva campaña de sensibilización llamada «Un paso al frente por el medio ambiente». El objetivo es poner especial foco en la responsabilidad y colaboración de toda la sociedad para cuidar del medio ambiente y conseguir un planeta saludable. La labor de esta organización «es posible gracias a la colaboración ciudadana y al esfuerzo conjunto de laboratorios, distribución y farmacias. Toda la sociedad ha de dar ese necesario paso al frente y aunar sus esfuerzos en la protección de la salud y la naturaleza», asegura Juan Carlos Mampaso, director General de SIGRE.

La iniciativa también incide en la importancia de un uso adecuado de los antibióticos, el cumplimiento de los tratamientos y la correcta gestión ambiental de sus residuos. Según datos del último sondeo de opinión llevado a cabo por SIGRE, el 43% de los pacientes, si al finalizar un tratamiento con antibióticos sobra medicación, guarda los restos en el botiquín de casa, con el consiguiente riesgo derivado de una automedicación inadecuada.

Pero, ¿qué se puede depositar en los Puntos SIGRE? Pues, en esencia, todos los medicamentos se pueden reciclar independientemente de si son pastillas, jarabes, pomadas, grageas, etc. Dado que son productos especiales, en ningún caso se deben mezclar con la basura de casa o tirarse por el desagüe, ya que deben de gestionarse de manera específica.

Se recomienda revisar el botiquín de casa al menos dos veces al año y apartar, en una caja o bolsa aparte, todos aquellos medicamentos que ya no sirvan o no necesites. Por ejemplo, el antibiótico que te recetaron recetaron hace semanas para una infección y cuyo tratamiento ya has acabado. Hay otro tipo de materiales sanitarios que no se deben reciclar con los medicamentos, como son los termómetros, las radiografías, las agujas, las gasas u objetos cortantes, entre otros. Éstos se deben depositar en los «puntos limpios» de reciclaje.

En todo caso, los profesionales de farmacia constituyen un colectivo clave al que acuden los ciudadanos (76%) cuando tienen dudas sobre lo que se debe o no se debe depositar en los Puntos SIGRE. Además, el 87% de los farmacéuticos asegura que ha mejorado la actitud y colaboración de sus clientes con respecto a la iniciativa de SIGRE en los últimos años.

El contexto actual que estamos viviendo, marcado no solo por la crisis sanitaria, sino también por la emergencia climática, nos sitúa ante uno de los mayores desafíos a los que nos hemos tenido que enfrentar como sociedad. Por ello, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas son, ahora más que nunca, el camino que hemos de seguir para alcanzar un mundo más próspero y sostenible.

En este sentido, SIGRE contribuye al cumplimiento de aquellos ODS más ligados a la salud pública y al medio ambiente y tiene, además, una activa participación en la creación de un futuro circular, ofreciendo soluciones sostenibles y eficientes en tres grandes ámbitos. Primero, la prevención en origen, fomentando envases de medicamentos cada vez más ecológicos y sostenibles.

Segundo, la gestión responsable de los residuos, mediante un singular sistema de logística inversa que permite reducir emisiones de CO2 y evitar accidentes, sustracciones, tráfico ilícito y falsificaciones. Y, por último, la sensibilización ambiental, con campañas como «Un paso al frente por el medio ambiente», que conciencian a la sociedad en torno a los beneficios de cerrar adecuadamente el ciclo de vida de los medicamentos y sus envases a través del Punto SIGRE.