Abordar el cambio climático más allá de los objetivos de descarbonización

Científicos internacionales reflexionan sobre los retos climáticos de futuro e instan a abordarlos con una visión global y sistémica

Julio Lumbreras, profesor de la Universidad Politécnica de Madridcontact@klaarphotography.com

El libro ‘Cambio Climático. Bases científicas y cuestiones a debate’, nueva publicación de la Fundación Naturgy, se ha presentado recientemente en un acto que contó con la participación de Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico. La obra aborda las principales preguntas que se hace la ciencia en torno al cambio climático y, a través de las reflexiones de científicos y expertos de universidades y centros de investigación internacionales, tratan de responder a las dudas más recientes sobre diversos aspectos del cambio climático, basándose en el estado actual de la ciencia.

El objetivo de este trabajo, coordinado por el profesor de Universidad Politécnica de Madrid, Julio Lumbreras, es concienciar sobre la complejidad que entraña el reto del cambio climático. Los autores participantes consideran que, si bien «los objetivos del Acuerdo de París aún son técnicamente viables, además de económicamente favorables, dado que el cambio climático parece inexorable, no basta con plantear solo reducción de emisiones. Es necesaria una transformación mucho más amplia, que requiere modificaciones en los sistemas completos y tener a las personas y sociedades en el centro. Porque son la principal causa y la principal solución del cambio climático. Una transformación que sólo se puede hacer con innovación sistémica, es decir, innovación tecnológica, social, política, económica, financiera e institucional».

La ministra Ribera, en su intervención, añadía: «hay soluciones que hoy ya están disponibles y otras que probablemente no; pero empezar a trabajar sobre ellas nos permitirá acelerar el ritmo de descarbonización y también, evidentemente, la capacidad de construir resiliencia frente a los impactos del cambio climático».

El profesor Julio Lumbreras contestó a varias cuestiones planteadas por La Razón.

-¿Quién debe liderar este cambio sistémico por el que se aboga en el libro?

–El liderazgo debe ser colaborativo. No basta con que un tipo de actor lidere el proceso. Necesitamos que todos los actores colaboren y lideren desde su posición y cada uno tiene que liderar contribuyendo con su valor añadido: las empresas, aportando su capacidad de inversión inversión en tecnologías sin emisiones e innovando en los modelos de negocio; los gobiernos, a través de incentivos y cambios regulatorios; la universidad y centros de investigación, alineando su investigación a la resolución del problema y comunicando los resultados a los tomadores de decisiones; la ciudadanía, modificando comportamientos y exigiendo acción a los políticos; y las organizaciones sociales, liderando con el ejemplo y movilizando a la sociedad.

–¿Cree realmente que alcanzaremos la neutralidad en emisiones en 2050 que se ha fijado Europa como objetivo?

–Sí creo que se dan las condiciones condiciones apropiadas: hay conciencia ciudadana, existe la tecnología a un precio asequible, se puede aplicar de forma masiva y, además, es la solución más inteligente porque genera empleo, mejora la calidad del aire, la salud de las personas y revaloriza nuestros activos. Daniel P. Schrag, director del Centro para el Medio Ambiente de la Universidad de Harvard, como autor del prólogo del libro, participó en la presentación, y respondió a algunas preguntas de La Razón.

-¿Somos conscientes los ciudadanos de que el cambio climático ya está aquí?

-Aunque no soy experto en actitudes públicas, sí creo que ha habido un cambio. Hace años pensaban que era algo lejano, que afectaría dentro de mucho tiempo a otros. Hoy se están dando cuenta gradualmente de que los impactos del cambio climático están ocurriendo ya y que les están afectando. De lo que quizá no sean tan conscientes es de lo peligrosos que serán en el futuro si no hacemos nada. Así que es necesaria más educación.

–¿Cuáles son las principales razones por las que tenemos que actuar.

–Hay muchas. Se está dando un enorme cambio en el sistema climático que genera impactos muy importantes. Si no nos anticipamos a todo este avance, será demasiado tarde. No podemos esperar a que ocurran los desastres y tratar de responder después.

–¿Qué deberían hacer los países para resolver el problema?

-Hay dos cuestiones principales. La primera: cada país debe conocer su propia vulnerabilidad e invertir para mitigar esos impactos. Solo eso ya reduciría el sufrimiento de millones de personas en todo el mundo, además de reducir el coste de los daños. La segunda: todos los países deben establecer políticas para acelerar la transición hacia una economía basada en energía limpia.

–¿Tendremos que cambiar nuestro modelo socio-económico para sobrevivir?

–No está claro que tenga que cambiar el modelo. Si los países pueden llegar a acuerdos para no permitir la contaminación continuada de la atmósfera y si la innovación en tecnologías limpias tiene éxito, el mundo puede hacer la transición hacia un sistema descarbonizado sin cambiar sustancialmente el modelo socio-económico de la mayor parte del mundo.