Los pescadores del Mar Menor exigen que se abran las golas para reducir la entrada de nutrientes

La Cofradía de San Pedro del Pinatar, preocupada por la campaña de langostinos que empieza en septiembre

El presidente murciano, Fernando López Miras, durante su visita este lunes a la cofradía de pescadores de San Pedro del Pinatar que hoy ha capturado 4 toneladas de doradas y lubinas en el mar Menor
El presidente murciano, Fernando López Miras, durante su visita este lunes a la cofradía de pescadores de San Pedro del Pinatar que hoy ha capturado 4 toneladas de doradas y lubinas en el mar MenorALFONSO DURANComunidad de Murcia/EFE

La Cofradía de Pescadores de San Pedro del Pinatar ha reclamado soluciones para el Mar Menor. Su patrón mayor, José Blaya, ha pedido que “se abran las golas” y se evite la llegada a la laguna de aguas con nutrientes, porque de no ser así “cada vez irá a peor y nos encontraremos con más problemas”.

En un encuentro que ha mantenido con el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, y la alcaldesa de San Pedro del Pinatar, Visitación Martínez, ha asegurado que la pesca se mantiene igual y que las embarcaciones “están faenando”. De hecho, ha destacado que hoy ha sido un “buen” día de pesca, con un mantenimiento de los precios, pero temen por la campaña venidera del langostino.

Aunque ha puntualizado que el pescado que retiraron como consecuencia del episodio de anoxia era pescado que “no se suele comer, no he visto ninguna dorada ni lubina en la recogida”, observaron langostinos muertos en la zona sur, donde se originó el problema y donde se suele pescar este crustáceo. “Por eso pensamos que tendremos problemas, la campaña empieza el próximo 10 de septiembre pero hasta que no empecemos no sabemos cómo vendrá”, ha manifestado.

Para concluir, Blaya ha dejado claro que no ha visto a ningún pescador marcharse del Mar Menor para faenar al Mediterráneo. “Hay 65 embarcaciones aquí y el mes de agosto, la pesca ha sido igual, floja por la falta de oxígeno, pero para estos días que ya ha refrescado el agua se está recuperando y la pesca va a más y los pescadores aguantarán”, ha indicado.

La solución: el colector norte

Por su parte, el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, ha resaltado la necesidad de “actuar urgentemente” para frenar el agua con nutrientes que llega al Mar Menor a través de la rambla del Albujón, y ha vuelto a reclamar al Gobierno central “que permita a la Comunidad Autónoma poner en marcha el colector norte recogido en el Plan de Vertido Cero, que es imprescindible para atajar el problema”. La redacción fue finalizada hace casi dos años por parte de la Confederación Hidrográfica del Segura, dependiente del Ministerio, y “su ejecución es urgente”.

El objetivo, ha dicho, es “acabar con los vertidos procedentes del acuífero, cuya agua es la que está aflorando por la rambla del Albujón. Y queremos hacerlo con una actuación que permita recoger esas aguas freáticas, evitar que acaben en el Mar Menor y darles el tratamiento necesario para poder ser reutilizadas”.

Ha recordado que esta petición la trasladó personalmente a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en la reunión que ambos mantuvieron la semana pasada, y mostró su “confianza” en que la respuesta en este sentido sea favorable por parte del Ministerio. “Sabemos lo que hay que hacer y estamos dispuestos a hacerlo, sólo falta que nos dejen”, ha incidido.

Las cifras del desastre

En este sentido, el presidente ha recordado que “cada día, la rambla del Albujón está echando al Mar Menor una media de 30 millones de litros de agua dulce y 5.000 kilos de nitratos” y ha lamentado que “seguirá haciéndolo, con el daño que ello supone para el Mar Menor, si nadie actúa”.

El proyecto del colector norte es una de las principales actuaciones recogidas en el Plan Vertido Cero, tiene un presupuesto de 70 millones de euros y supone construir 55 kilómetros de tuberías, estaciones de bombeo, una balsa de regulación y un emisario.

Para que ese proyecto sea viable, el agua captada por el colector no podrá ser vertida al mar de no ser desnitrificada previamente, con lo que es precisa la construcción de una planta desnitrificadora para la puesta en servicio de la obra.

Esta infraestructura no estaba contemplada en el proyecto del Ministerio, por lo que su anteproyecto fue redactado por la Comunidad Autónoma y enviado al Ministerio con el fin de que se incluyera en la tramitación ambiental del mismo, para así poder materializar la ejecución de esta medida que resulta indispensable para el Mar Menor.

Además, López Miras considera “urgente” que se recupere el calado de la gola de Marchamalo, ya que en esa zona “el nivel de oxígeno es muy bajo, y la situación es muy delicada. Debemos oxigenar el agua”.

El responsable autonómico ha puntualizado que se trata de una medida “con la que están de acuerdo los científicos del Comité del Mar Menor. Se puede hacer esta recuperación de calado de forma puntual y reversible, y así se lo trasladé la semana pasada a Teresa Ribera”.

Así, espera que en la comparecencia de esta tarde de la ministra Teresa Ribera “arroje luz y haga ciertos algunos de los compromisos a los que se remitió que dijo que valoraría y que las peticiones que le hice se materialicen con presupuesto y un periodo corto de ejecución”.

Ha subrayado que el Gobierno regional “no renuncia” a que el Mar Menor sea declarado zona gravemente afectada por emergencia de protección civil, también conocido como “zona catastrófica”.

La cuantía económica asociada a esa declaración permitiría, según López Miras, “habilitar ayudas a comerciantes, hosteleros y todos los sectores afectados por los daños derivados de esta crisis ambiental”. También para los pescadores, en el caso de necesitarlas.

Durante su visita a San Pedro del Pinatar, el presidente de la Comunidad también se ha reunido con representantes de la Cofradía de Pescadores del municipio, que representa el 50 por ciento de la flota de artes menores de la Región. Dicha flota opera mayoritariamente dentro del Mar Menor, con la excepción de algunos barcos de más porte que operan en el Mediterráneo.