Frente común del sureste español para defender «a ultranza» el Tajo-Segura

Miles de regantes y agricultores de Murcia, Alicante y Almería se movilizan este martes por el recorte del trasvase

Regantes y agricultores de Alicante, Murcia y Almería protestan contra el recorte del trasvase
Regantes y agricultores de Alicante, Murcia y Almería protestan contra el recorte del trasvase FOTO: Juan Carlos Hidalgo EFE

Defensa a «ultranza» del trasvase Tajo-Segura por parte del sureste español. Así lo definen las organizaciones agrarias, representantes políticos y profesionales afectados por el recorte de la infraestructura que protestarán hoy en Alicante, con el presidente murciano, Fernando López Miras, a la cabeza, en contra del Plan Hidrológico del Tajo aprobado por el Gobierno central que prevé el recorte de 105 hectómetros cúbicos al Segura.

En esta histórica protesta también se ha demandado la presencia de los socialistas murcianos, a quienes el PP dio un «ultimátum» para que acudieran a defender los intereses de los ciudadanos de la Región. Si no lo hacen, dijo la portavoz popular, Miriam Guardiola, «serán los culpables, junto al presidente Pedro Sánchez, de poner en jaque a la Región de Murcia».

«Hacemos un llamamiento al PSOE para que rectifiquen porque no se trata de una cuestión de derechas o de izquierdas, sino algo que afecta a toda la Región porque está en juego su futuro».

La protesta, liderada por Asaja, contará con regantes murcianos, alicantinos y almerienses, que buscan «defender a ultranza» la economía del levante español. Según fuentes de la organización agraria en Murcia, cerrar el trasvase Tajo-Segura es «la muerte en vida el conjunto de la sociedad».

Señalan que ante esta «guerra del agua», el presidente Sánchez «no es consciente de que por encima de todo se está intentando acabar con uno de los sectores más importantes» para la economía del país. «Para nosotros, la desalación no sirve. Se está jugando con el pan de miles de familias que viven del trasvase».

Además, advierten de que la de Alicante no será la única manifestación si no se revierte la situación. «Todo el potencial hortofrutícola de España se concentra en el sureste, y se está poniendo en riesgo».

«Poco margen de maniobra»

Por su parte, el Gobierno de Castilla-La Mancha aseguró que «respetaba» la manifestación de regantes pero incidió en que, una vez aprobado el Plan de Cuenca del Tajo en el Consejo del Agua, «el margen de maniobra es poco» y que «nadie entendería» que hubiera cambios en lo acordado por una «amplísima mayoría».

El Consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, quien dijo que lo acordado es «razonable» para todos y que la existencia en el Levante de desaladoras para poder hacer frente a las necesidades de agua de «un regadío fundamental» para el país es «garantía suficiente» para que siga adelante la agricultura.

Más crítico fue el secretario de Organización del PSOE de Castilla-La Mancha, Sergio Gutiérrez, quien tachó de «buena noticia» la manifestación, pues es sinónimo del «éxito» castellanomanchego a la hora de reivindicar sus «derechos históricos del agua».