King Sapo: “Al rock le vino bien dejar de interesar y volver a los garitos”

King Sapo publican su debut, “Niño gurú”, pura descarga de guitarras eléctricas

Juan Pérez Fajardo (nombre del dueño)

Llevan ya unos cuantos años en la escena musical. Jesús Trujillo (voz), Andrés Duende (guitarra), J.A. Solis (bajo) y Javier Planelles (batería) han militado en muchas formaciones como Eldorado o Última Experiencia, pero necesitaban una refundación para reafirmarse en sus principos rockeros. Ahora han formado King Sapo, que publican su álbum debut, “Niño Gurú”, rock de alto voltaje en castellano.

-Recogen la herencia de Eldorado pero de forma distinta.

-No podía ser lo mismo ni una continuación de eso, pero no puedes cerrar tus signos de identidad. Lo demás, hemos dejado que las canciones señalaran el camino. Y que no sonase a lo que veníamos haciendo, sino que hubiera una evolución. La química es muy distinta.

-Les comparan con Led Zeppelin.

-¿Y a quién no le gustan? Son como los Beatles. Indirectamente estás marcado por ellos. Y Robert Plant ha hecho unos discos en solitario buenísimos. Mientras sea con astros así, todo bien. Pero bueno, también hay reminiscencias de los setenta y de los noventa, que es cuando estábamos en el instituto.

-¿Cuál es la salud del rock?

-Pienso que cuando lo de “Operación Triunfo” a principios del 2000 hubo un cambio grande y el rock volvió a los bares, a las cervecerías, y a lo underground. Y eso fue muy positivo. Aunque puede que ya antes empezase a desaparecer. Metallica y Pearl Jam sonaban en las radios comerciales pero entonces llegó Britney Spears y el rock ya dejó de interesar. Y eso, que podría parecer algo malo, visto con la perspectiva del tiempo creo que fue muy bueno. Porque volvió a ser una criatura de garito. Y a partir de ahí ha vuelto a reinventarse en los parámetros del género y con los problemas de la industria. Estamos en una situación en continuo movimiento con internet y demás, pero los que venimos del siglo XX que todavía somos muchos estamos algo desorientados. Y bueno, el rap y Rosalía y eso, pues siempre han existido modas y algunas eran buenas. El tiempo dirá. Hay cosas del rap o de otros estilos que me gustan y no tengo el menor problema de decirlo.

-Es una idea interesante que el rock tuviera que refugiarse en los garitos.

-El rock nunca ha desaparecido. Puede tener sus bajadas y eso, pero ya es un género clásico como el jazz o el blues. Y pienso que lo siguiente en entrar es el rap. Pero el rock no va a desaparecer, creo que el rock y sus variantes, como el psicodélico o el heavy o el clásico es el movimiento musical más relevante de siempre.

-¿Cómo hacen para crear un rock en lenguaje 2020? ¿Les preocupa ser actuales?

-No, para nada nos preocupa. Tampoco queremos sonar como si estuviéramos en 1970, pero no hay duda de que cuanto más pienses en eso, peor. Todos queremos tener un impacto en la gente, pero cuanto más te pones a pensarlo, más se alejarán de ti. Lo importante es que las canciones generen el camino. Sobre lo de ser actual, me imagino a Mr Burns haciénsose el guay en el colegio de Bart Simpson. En la música, cuando intentas mentir, suenas a mentira. Y creo que hay que sentir más que pensar. Es cierto que una vez que todo está grabado, por qué no, le puedes dar una pensada para venderlo y colocarlo en el mercado, que eso tampoco es malo y muy pocos músicos lo tienen. Pero es un talento que hay que tener. A la hora de crear, hay que olvidarse de la cabeza.

-¿Se dedica solo a la música?

-Sí, malvivo más que sobrevivo. Pero la vida es corta y no voy a dedicarme a cosas que no me gustan para meter dinero en el bolsillo pero ser un amargado de la vida. Hay que pelear por lo que uno quiere. El éxito es hacer lo que quieres y sobrevivir con ello. A veces es duro pero lo hago con el corazón. Esa es mi forma de ver la vida.

-Supongo que en esa línea de sinceridad está cantar en castellano.

-Nosotros con Eldorado hicimos discos en inglés y hasta en los dos idiomas a la vez. Pero al final íbamos por Europa y la gente quería que cantásemos en castellano. Y fuimos a EE UU y nos pedían que cantásemos en nuestro idioma. Y vale, yo hablo bien inglés pero me expreso mejor en español. Y es una de las lenguas más habladas del mundo. Yo, a diferencia de algunos compañeros de profesión, creo que si lo haces bien, suena estupendamente.

-Intentan que sus letras no caigan en el tópico.

-Creo que son textos muy humanos y que están escritos y cantados en tono coloquial. Mi referencia es Pink Floyd, que con todo lo épicos que eran, si miras las letras te das cuenta de que son coloquiales. Puedes decir muchas cosas bonitas y directas usando un lenguaje natural. La mayor parte de nuestras canciones están cantadas en primera persona.