Qué bueno tener amigos

“Pero lo de Plus Ultra ya le parece más extraño. Suena más a premio gordo, pero amañado. Y eso le cabrea enormemente. ¿Será así como se trabajan los premios?”

Qué bueno tener amigos
Qué bueno tener amigosPlatónIlustración

A Elena nunca le ha tocado la lotería. Conoce gente que ha tenido décimos premiados, terminaciones y esas cosas, pero a ella ni eso. Y tampoco ha tenido cerca agraciados con premios importantes. Quizá tengan razón los que dicen que para que te toque un gordo tienes que trabajártelo, pero no sabe muy bien cómo se hace eso.

Elena piensa que seguramente será una lotería lo de las ayudas y los créditos a las empresas para que se recuperen del puñetazo de la Covid y puedan salir del «K.O.» (no le gusta el boxeo, pero el símil se le antoja apropiado) en que han quedado cientos de miles de ellas, sobre todo pequeñas. Tampoco aquí conoce a muchos que hayan podido alcanzar esa pequeña fortuna del crédito. Que sí, que en la primera tanda, los ICO sí se generalizaron, y contribuyeron a aliviar situaciones. Pero lo que se pensaba que iba a ser temporal se ha cronificado en muchos casos o ha terminado por hundir empresas. Y no son pocas las que no van a poder devolver lo prestado. La suya, por ejemplo, que han tenido que cerrar la tienda y no sabe cómo y cuándo podrá volver a abrirla. O pagar lo que debe.

Entiende Elena perfectamente las razones por las cuales los casi cuarenta procesados por malversación de fondos públicos de la Hacienda catalana gozan del privilegio de fianzas prestadas con aval de esa misma Hacienda a la que malversaron. Son razones políticas, de interés político y están en la línea oficial del independentismo de negar la jurisdicción de cualquier ley en el ámbito que sea, que emane de la autoridad legal española sobre todo si perjudica sus intereses o a su gente. Evidentemente, Elena cree también que esto es, por lo menos, irregular; hasta está casi segura de que podría acercarse a otro delito de malversación. Malversar sobre lo malversado. Pero tiene su sentido en este carrusel de locura que envuelve el ecosistema del independentismo; no es solo cuestión de suerte o trabajo: hablamos de política y del extraño e impredecible juego en el tablero de los sueños imposibles en que despliega su estrategia el inexcrutable ajedrez indepe.

Pero lo de Plus Ultra ya le parece más extraño. Suena más a premio gordo, pero amañado. Y eso le cabrea enormemente. ¿Será así como se trabajan los premios? ¿Comprar en el lugar adecuado el número justo y con la cantidad de boletos o hasta series que aumentan el índice de probabilidades hasta el infinito?

La diligencia de una jueza de Madrid obligará a que la semana que viene la empresa informe debidamente de las razones para cobrar el segundo pago de los 53 millones adjudicados. Ha cobrado ya 19. Se supone que el paraguas del Fondo de Apoyo a la Solvencia de las Empresas Estratégicas, abriga préstamos a empresas con perspectivas de solvencia y estratégicas, como su propio nombre indica. Además, españolas. Y que se hayan visto afectadas por la Covid. Plus Ultra es una compañía aérea que en el momento de concederse la ayuda, marzo de este año, operaba con un solo avión fijo y su amplitud estratégica es tanta como la de cubrir menos de un uno por ciento de las conexiones aéreas en España, un total de 800 vuelos en 2019, y estar por debajo de la posición 160 en cuanto a tráfico aéreo. Además, acumula pérdidas desde su nacimiento en 2011, con lo cual difícilmente puede aspirar a que resulte creíble que devolverá el dinero en los plazos previstos (2024 y 2026). Por si esto no fuera suficiente para albergar la impresión de que se han trabajado muy bien la lotería de un premio inmerecido, más del 56 por ciento del capital está directa o indirectamente en manos de empresarios venezolanos, algunos cercanos a Maduro. Pero hay más: la Abogacía del Estado, se ha opuesto a la decisión de la jueza con el curioso argumento de que si no se le dan los 35 retenidos, no podrá devolver los 19 que ya ha recibido, porque se hundirá definitivamente. Hombre, piensa Elena, siempre será mejor que se pierdan 19 millones que no 53…pero como ella no es abogada del Estado, quizá le falte conocimiento. Le suena rarísimo todo esto. Feo, turbio. Ojalá esta semana presenten los papeles y se aclare todo.

De lo que no carece es de capacidad de juicio. Y de la sensibilidad suficiente como para poder apreciar que en este tiempo de dolor y escasez, de empresas que se hunden y personas que pierden la esperanza y el futuro, hay gente que tiene buenos amigos con dinero de los demás, y otros a quienes les alcanza una fortuna tan inexplicable como lejana para el común de los mortales. También con dinero de los demás. Ella sigue esperando, con la verja de la tienda echada, y la esperanza diluyéndose en el silencio un poco más cada día.