La señal de Caín

Otegi no caerá asesinado, no. La señal de Caín le protege; y también los votos que ha ido cosechando al amparo de una impostura jurídica que distinguió entre ETA y el MLNV

David AguilarEFE

Arnaldo Otegi es portador de la señal de Caín. Sabe por ello que nunca le matarán, pero también conoce que esa marca no le eximirá de que su estirpe asesina le acompañe hasta que llegue su hora final. Se la impuso Zapatero en un remoto día, poco antes de designarlo como «un hombre de paz», mientras sus colegas de ETA iban perpetrando los últimos crímenes con los que completarían la nómina victimal de medio siglo de terrorismo. Entretanto, apelaba a un conflicto ficticio que le servía para justificar ese reguero de muerte y estragos sin causarle la menor inquietud, el más mínimo trastorno, ningún remordimiento. Y así sigue, mostrando su cínica fisonomía mientras desgrana su respaldo postrero al terrorismo nacionalista vasco y afirma que «nunca debió existir el dolor» causado a quienes fueron sus víctimas arrasadas por el espanto, la incomprensión y la muerte. Dice albergar un «sentimiento sincero» como si a alguien le importara esa sensiblería huérfana de compasión y repleta de calculado interés político para seguir sosteniendo su totalitaria pretensión de hacer de los vascos un rebaño rendido a sus ideas «abertzales» y sumiso a sus designios. Y lo hace mientras recibe el aplauso de un partido socialista que ha perdido la memoria de sus mártires, de los que se opusieron a ETA, de los que no quisieron doblegarse ante el tiránico destino que ésta procuraba. Esos mártires que cayeron en la lucha y cuyos nombres se ocultan y olvidan porque su mera evocación martillea con fuerza el proyecto de la que otrora fue su casa.

Otegi no caerá asesinado, no. La señal de Caín le protege; y también los votos que ha ido cosechando al amparo de una impostura jurídica que distinguió entre ETA y el MLNV para acabar en la resucitación del partido con el que esa organización terrorista gestionaba el frente político de su propósito. Unos votos que ahora tienen valor en un Congreso de los Diputados donde se intercambian y se presentan como un aval de respetabilidad porque son de izquierdas. Como si esto tuviera algún significado que borrara el horror de haberse sustentado sobre la cristalización de una violencia política ejercida resueltamente sobre unas víctimas cosificadas a las que se negó su humanidad.