‘Cohousing’: una corrala en inglés

La política española -y en esto Junqueras es muy español-, consiste en una serie de alineaciones por las que termina dando lecciones de corrupción un tipo condenado por sedición y malversación

Chapu Apaolaza

Notas del 18 de enero, hay resaca de lo nuevo de Rosalía -te quiero ride como a mi bike / hazme una tape como de Spike-, y de la entrevista de ayer en ‘La Brújula’ al líder de ERC. Antes Junqueras -mi princesa Disney preferida-, iba por las radios llorando por la libertad de Cataluña y desde que lo indultaron, se parte la caja cuando le preguntan. La política española -y en esto Junqueras es muy español-, consiste en una serie de alineaciones por las que termina dando lecciones de corrupción un tipo condenado por sedición y malversación.

Me enternecía aquella figura de Oriol como de curilla de Lledoners con hábito de anorak, tonsura y discurso de pancatalanismo fondón. Ahora, en cambio pasa de todo y le da la risa cuando sostiene que ellos que ayer invocaban la sacrosanta libertad de los pueblos, hoy dicen que vienen a hablar de la productividad de las empresas. En el procés se fueron 4.600 a otras regiones. A mi, lo cierto es que por muchas vueltas que le doy, la Cataluña empobrecida, dividida y enfrentada donde los hermanos dejan de hablarse y montan manifas a las puertas de los colegios de los niños españoles, no me hace ni puñetera gracia.

Pero el humor es de cada cual y el futuro es el ayer. El Gobierno ha planteado un bono de ayuda al alquiler y quiere fomentar el ‘coliving’, que consiste en compartir piso con treinta y cinco palos. La celebración de la miseria es posible si convence al que no tiene nada de que nada le hace falta. También pretenden más ‘cohousing’, que no es compartir piso, ni ser propietarios: hablamos de una nueva manera de vivir en la que el inquilino disfruta de una parte privada de la vivienda y comparte los espacios comunes.

Eso es el ‘cohousing’: una corrala en inglés. Mi Españita 2050 es que no tendremos coche, no viajaremos en avión, no comeremos carne, no iremos a Nueva York, curaremos nuestras enfermedades con cúrcuma, haremos el amor con la luz apagada, frotaremos la ropa en el río y lavaremos al crío en una palangana. Guardará las llaves el sereno, pero le diremos el ‘cool’.

Puedes escucharlo también en Onda Cero