Otros veraneos (4): La «Numancia» en el Índico

La prueba del algodón de «Atalanta»: desde abril de 2019 no se ha producido ningún ataque pirata en, especialmente a los barcos más vulnerables, los del Programa Mundial de Alimentos de la ONU

Otros veraneos (4): La «Numancia» en el Índico
Otros veraneos (4): La «Numancia» en el Índico FOTO: Barrio

«Atalanta» es una veterana operación de la Unión Europea, con 14 años a sus espaldas con la que España está totalmente comprometida. No solo porque estamos presentes desde el principio, sino también porque somos el único país que ha mantenido buques desplegados de forma ininterrumpida, incluso durante los momentos más duros de la pandemia. Se une a ello que, tras el Brexit, el Cuartel General de la operación ubicado inicialmente en Northwood (UK) se trasladó a Rota en una decisión que el Capitán de Fragata Santiago Martínez Mata, Comandante de la «Numancia», considera «inédita, al tener que efectuar un cambio de responsabilidades en plena ejecución de la operación y ambiciosa al suponer un reto para España, reto ampliamente superado».

Océano Índico arriba, Índico abajo. Hoy, cuando contacto con ellos, rumbo a Mascate en Omán (1); ayer Yibuti principal base logística de la operación, punto esencial para «Atalanta» donde está ubicado el Destacamento «Orión» de nuestro Ejército del Aire (2). Mañana, Dar Es-Salaam, Mombasa o Seychelles. «Siempre es necesario alternar intensos períodos en la mar con algunos días de descanso en puerto». Necesario, porque además la fragata está al completo como algunos hoteles de nuestras costas: «229 personas, la máxima capacidad de alojamiento del buque». A su tripulación se une la de un helicóptero AB-212, un destacamento de UAV,s. (3) un equipo operativo de seguridad de Infantería de Marina, analistas de inteligencia, un pater, un equipo quirúrgico –cirujano, anestesista, traumatólogo, enfermero quirúrgico– y una oficial de intercambio de la Marina de Guerra de Perú. Súmense a ellos los 14 efectivos del Estado Mayor de la Operación (portugueses, italianos, españoles, serbios, montenegrinos, colombianos y surcoreanos) que apoyan a su Comandante, el Comodoro portugués Rui Marcelo Correia, (4).

Solo un asumido sentido del deber y una disciplina inteligente pueden asegurar la convivencia de tanta gente sin tener que recurrir al ancestral método marino de «pasar por la quilla» a intransigentes e indisciplinados. Pienso cómo se debe apañar la gente de cocina y otros servicios básicos.

La prueba del algodón de «Atalanta»: desde abril de 2019 no se ha producido ningún ataque pirata en la mar, especialmente a los barcos más vulnerables, los del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas. Disuasión pura. Ello ha permitido añadir una serie de tareas secundarias referidas a tráfico de armas y de drogas y de carbón vegetal cuyos beneficios revierten directamente en la financiación de redes terroristas, junto al control de la pesca no regulada, no registrada o ilegal.

No es sencillo como comprende el lector. Lo anterior entraña toda una serie de requisitos y procedimientos para su plena efectividad, algunos de ellos ya activados por la Unión Europea. Porque si bien existen acuerdos internacionales con diversos estados para que estos se hagan cargo de los piratas apresados y los enjuicien de acuerdo con su legislación nacional, no ocurre lo mismo con traficantes de drogas y armas. Hoy, ante la eventualidad de abordar un buque dedicado al tráfico de armas o drogas habría que incautar o destruir su carga y liberar después al buque y tripulantes. El denominado «catch and reléase» (5). Este tipo de actuaciones no están permitidas por la legislación española ni por la italiana. Solo es llevada a cabo por buques franceses. Tampoco Somalia permite desde marzo de este año operaciones en sus aguas jurisdiccionales al haber rechazado una prórroga de la Resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que lo permitía. No, repito. No es tan sencilla la misión de nuestra «Numancia» cuya tripulación ya conoce aquellos mares y aquellas dificultades. De hecho fue el buque que desplegó en febrero de 2020 en plena pandemia dejando España de forma bien diferente a como la han dejado ahora. Durante su despliegue prácticamente estuvieron sin poder saltar a tierra; en el mejor de los casos lo hacían en zonas acotadas en los muelles, como una cuarentena en lazareto. Y lo peor es que tuvieron que estar pendientes –espectadores lejanos– del impacto que producía la pandemia en sus seres queridos. «Incluso en estas circunstancias tan difíciles, la dotación supo dar lo mejor de sí misma y estar a la altura de las circunstancias» añadirá el comandante Martínez Mata.

Mismos mimbres. La «Numancia» salió de Rota este 10 de junio en demanda de la base de Souda en Creta (GRE) donde el 15 relevó a la «Canarias». Lo previsto es que vuelvan a casa el 20 de octubre. ¡Cuatro meses de especial veraneo!

¡Bien saben cuánto valoramos su esfuerzo, siempre teñido de amor a la Armada y a España!

(1) País más desarrollado y estable del mundo árabe. Tamaño de Italia, 4,6 millones de habitantes. 60% de sus universitarios, mujeres. Protectorado inglés en el XIX conserva lazos con Londres sin pertenecer a la Commonwealth. (2) Acompañados por el JEMAD, Almirante López Calderón, celebraron la festividad del Carmen el 16 de julio. (3) Vehículos aéreos no tripulados. (4) El Comodoro bien sabe que Portugal se instaló allí en 1507. Aún se conservan fuertes portugueses. (5) Atrapar y liberar.

Luis Alejandre Sintes es general (R).